Policiales

Sin pistas por la balacera contra un narco

Las dos hijas de Diego Cuello, heridas el lunes a la tarde en Hilarión de la Quintana al 1900, están fuera de peligro. Sospechan de un ajuste.

Jueves 23 de Abril de 2015

Los investigadores del ataque a balazos contra un narco afincado en la zona sur de la ciudad, hecho ocurrido la tarde del martes que deparó que dos pequeñas niñas recibieran heridas en sus piernas, se toparon con un escollo importante en el avance de la pesquisa: el hombre que era blanco de las balas no contó más de lo necesario y no colaboró con ellos a la hora de brindar posibles hipótesis para conocer de dónde y por qué se produjo el episodio.

Diego Fabián Cuello había sido apresado el 4 de abril de 2013 junto a otras cinco personas en un controvertido operativo policial que se realizó en una chacra de la localidad de Alvear. Allí los investigadores, que llegaron tras la pista del robo a una casa de electrodomésticos, encontraron 19 kilos de drogas, varias armas de fuego, tres vehículos y unos 150 mil pesos en billetes de baja denominación.

Tras pasar un par de años en prisión el hombre volvió a la calle con libertad condicional y la tarde del lunes llegaba a su casa a bordo de un Volkswagen Gol Trend en compañía de su mujer y sus cuatro hijas cuando, según trascendió, "observó por el espejo retrovisor que era seguido por un Peugeot 306 color champagne que, cuando él detuvo la marcha frente a su casa, lo sobrepasó unos metros para después retroceder y, desde su interior, empezar a disparar a mansalva", según confió un pesquisa.

Como consecuencia de los disparos que perforaron el vehículo de Cuello y que habrían sido no menos de 15, por las vainas calibre 9 milímetros que se recogieron en el lugar, dos pequeñas hijas del hombre resultaron heridas en sus piernas y fueron internadas en el Hospital de Niños Víctor J. Vilela. "A una nena le extrajeron un proyectil que ahora será peritado y a la otra una bala le produjo una herida con orificio de entrada y salida, pero ambas están fuera de peligro", dijo el vocero.

El pasado lo condena. A la hora de especular sobre las hipótesis investigativas, aunque todo indica que las mismas estarían ligadas a la actividad narco de Cuello, nadie quiso aventurar nada durante la jornada de ayer. "La policía está buscando testigos en el barrio, gente que pueda haber visto al menos el auto desde el cual se efectuaron los disparos, y se buscaron cámaras de videovigilancia o de seguridad de alguna empresa vecina que puedan aportar registros de lo ocurrido pero no hay nada de eso", dijo la fuente que accedió a hablar con La Capital.

Más allá de eso, todos coinciden en remarcar el pasado de Cuello como un hombre que supo ser ladero de la banda de Los Monos del barrio Las Flores y después un acérrimo enemigo, quizás por haber querido independizarse del redituable negocio de la comercialización de drogas, algo que en septiembre de 2012 llevó a la muerte por idéntico motivo a Martín "Fantasma" Paz dando inicio a la megacausa que esta semana se cerró con un juicio abreviado.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario