Policiales

"Si los policías participaron en la muerte de Escobar se pedirá su destitución"

El secretario de Control de las Fuerzas de Seguridad se refirió a los dos uniformados que prestaban adicionales en el boliche La Tienda la noche que desapareció Gerardo "Pichón" Escobar.

Lunes 31 de Agosto de 2015

Tres patovicas y dos policías que cumplían servicios adicionales en el boliche La Tienda la madrugada del viernes 14 de agosto fueron detenidos el sábado por la mañana en cinco allanamientos ordenados por el juez Juan Carlos Curto a pedido de la fiscal Marisol Fabbro y llevados adelante por la Dirección de Asuntos Internos de la policía y la Tropa de Operaciones Especiales. Los cinco estaban presentes en el boliche el último día que se vio con vida a Gerardo "Pichón" Escobar, quien una semana después apareció muerte en el río. Desde la Secretaría de Control policial anticipan que pedirán la destitución de los uniformados si se prueba su participación en la muerte del joven.

Ignacio Del Vecchio, secretario de Control de las Fuerzas de Seguridad, dijo a "El primero de la mañana" de La Ocho que desde el primer momento se pusieron "a disposición de la Justicia" y que incluso "los primeros diligenciamientos a través de la la Dirección Provincial de Asuntos Internos fueron obtenidos inmediatamente y se la dimos a la fiscal".

"El bar la tienda había un adicional que estaba trabajando y otro con carpeta médica desde hacía aproximadamente un año, pero desconozco las declaraciones de ese personal", señaló el funcionario. Recordó que el viernes la fiscal ordenó a la Secretaría a su cargo que concurran al domicilio del personal policial presuntamente implicado en la muerte de Pichón Escobar. "La orden judicial del doctor Curto era el secuestro de arma de fuego, celulares y autos. Concurrimos el mismo sábado a la mañana temprano con la Dirección Provincial de Asuntos Internos, pero desconozco cuáles son las pruebas".

"Acá tenemos policías buenos y malos. Pero obviamente si llega a ser cierto vamos a pedir directamente la destitución de los mismos. Nuestra labor es clara, es tratar  de empezar a limpiar la fuerza con aquellos policías que están en la senda del delito. Y la única forma es esta, seguir investigando", señaló Del Vecchio.
 
Destacó además que desde que asumió en la Secretaría de Control "hay alrededor de 1200 denuncias, algunas son exposiciones o reclamos", pero que "muchos de ellos están presos o con imputativas".
 
"Todo reclamo o denuncia que ingresa lo que hacemos es dar aviso a la Fiscalía. Y desde la parte administrativa trabajando con rigor. En este caso si se llega a demostrar que (el personal policial) participó del hecho encubriendo esta muerte que se está investigando la Secretaría va a pedir a la división judicial que corresponda el pedido de destitución", agregó.
 
Muerte. Gerardo Ezequiel Escobar tenía 23 años y era jefe de cuadrilla de la Dirección de Parques y Paseos de la Municipalidad de Rosario. Según pudo reconstruir la investigación, la tarde noche del jueves 13 de agosto estuvo en el Casino donde ganó unos 5 mil pesos, después se compró ropa en un local del complejo City Center y de allí se fue a su casa. Luego salió con amigos. Su primer destino fue Bogart, un cantobar ubicado en Santa Fe y Presidente Roca. Después, avanzada la madrugada, fue a La Tienda, el after de Tucumán al 1100 donde estuvo hasta las 5.45 del viernes.
 
Según imágenes de video registradas frente al boliche, el joven salió de allí acompañado por otros muchachos y se dirigió hacia la esquina de Tucumán y Sarmiento. Esa filmación también muestra que un patovica del local y la mujer que sería la encargada del lugar también salen a la calle. Mientras el hombre va hacia la esquina, la mujer mira y con un gesto de preocupación se toma la cabeza.
 
Extraoficialmente se dijo que ahí Escobar fue ferozmente golpeado. Entre las diversas hipótesis circuló la información dada por amigos de Escobar que, mediante un sistema de rastreo hogareño, dijeron que el teléfono celular del muchacho se había activado en la zona suroeste de la ciudad, cerca de la casa de uno de los patovicas que la noche de la desaparición estaba en La Tienda y que fue detenido. Según publicó ayer este diario, la mayoría de las cámaras de videovigilancia pública que se encuentran en la zona de La Tienda no tenían registros o no andaban, por lo que la fiscal Fabbro tuvo que limitarse a las que aportó el boliche (tanto las cámaras externas como internas) y la de edificios cercanos al boliche.
 
Este sábado los tres patovicas y dos policías que custodiaron el local aquella madrugada quedaron presos después de que la TOE y la Dirección de Asuntos Internos requisaran sus viviendas. Los dos policías fueron identificados como Luis Alberto N. (prestaba servicios en el Comando Radioeléctrico); y Maximiliano A. (con licencia en la fuerza desde hace un año por carpeta médica psiquiátrica).
 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario