Policiales

Según la escritura, el jefe de Drogas pagó u$s 61 mil por un departamento

La propiedad estaba valuada entonces en más de 200 mil dólares. Expensas de esa casa se hallaron en una quinta de un presunto narco

Martes 04 de Diciembre de 2018

El estruendo que provocó que se hallaran boletas de servicios y expensas de un comisario jerárquico de Drogas en la casa de un presunto narcotraficante dio origen a una batería de medidas en el Ministerio Público de la Acusación (MPA). Lo que empezó por examinarse es la historia del departamento que pertenece al policía, situado en Puerto Norte. Una primera revisión revela que según la escritura que data de 2014 el policía y su esposa pagaron por una unidad de tres dormitorios un total de 500 mil pesos que, al cambio oficial en la misma fecha, equivalía a 61.124 dólares. Una magnitud completamente desajustada del valor de mercado de esa propiedad que superaba, para la misma época, los 200 mil dólares.

En la edición impresa de La Capital de hoy se deslizó un error involuntario en esas esas cifras porque se tomó la cotización del dólar de agosto de 2018. En realidad debería haberse tomado la de agosto de 2014. Por ese motivo, hay una incongruencia entre los números que se publicaron en el diario de papel y los que ahora figuran en la versión digital.

Esa es la suma que según la escritura del título pagaron el comisario Javier Makhat y su esposa al celebrarse el acto notarial el 7 de agosto de 2014. Compraron un departamento, además de dos cocheras en distintos niveles del subsuelo de ese complejo. Según la escritura por ambas pagaron 80 mil pesos, vale decir, 9.780 dólares. La cotización del dólar ese día era 17,98 pesos por unidad.

La situación descubierta motivó que un equipo de fiscales del MPA se propusiera establecer cómo se constituyó el fideicomiso que se integró para la construcción del edificio donde el policía tiene escriturado un departamento, quién puso el dinero para comprarlo y con la participación de qué administradores. A ese efecto realizará citaciones de personas implicadas en todos los trámites y analizará la documentación de propiedades que interesan.

Marco

Toda esta circunstancia se originó el miércoles pasado en el marco de la investigación de la ejecución de Lucio Maldonado, un prestamista de 37 años secuestrado por cuatro hombres el 11 de noviembre pasado que apareció asesinado de tres disparos a 200 metros del Casino City Center dos días después. Los fiscales que estaban tras el caso supieron que un auto estuvo la noche del secuestro frente a una casa quinta en la A-012 a ocho kilómetros de Rosario. Al allanar esa casa supieron que era de Esteban Alvarado, un hombre que cumple en libertad condena como jefe de una banda de ladrones de autos y que está sospechado de tener lazos con el narcotráfico.

En la casa de Alvarado hallaron, en una carpeta, recibos de pagos de servicios de 14 propiedades. Al allanar una de las viviendas que figuraban en esas boletas descubrieron que allí vivía el comisario Makhat, jefe de Inteligencia de Drogas de la Policía de Investigaciones de Rosario (PDI).

Los recibos de Direct TV y expensas que correspondían al departamento de Makhat eran de 2013 pero el comisario aparece adquiriendo esa misma unidad en 2014. Los fiscales ayer empezaron ayer a establecer todas las cesiones que hubo en el fideicomiso bajo la presunción de que Alvarado fue comprador de la unidad en la que vivía Makhat pero que quedó disimulado por la naturaleza propia de ese tipo de herramientas financieras o inmobiliarias, que lo que favorece es la captación de fondos cuyo origen no se puede acreditar, por ejemplo los que provienen de evasión impositiva de actividades legales, o de empresas criminales.

Prófugo

Alvarado tiene pedido de captura nacional e internacional bajo la presunción de que participó del homicidio de Maldonado. Sus abogados Paul Krupnik y Claudio Tavela estuvieron ayer en el MPA interesándose en la situación de su cliente.

El jueves pasado se allanó la casa donde se presume vive Alvarado, una vivienda de dos plantas en el barrio privado Funes Hills, que según fuentes del caso estaría escriturado a nombre de la mujer del ahora declarado prófugo. La quinta de la ruta A-012 donde se encontraron las boletas de impuestos y servicios está a nombre de los hijos de Alvarado, dos chicos de 14 y 17 años.

Los investigadores entienden que esta trama indica la presencia de inversiones con fondos delictivos en el rubro inmobiliario con participación de empresarios legales. La idea la resumió uno de los pesquisas en un concepto. "Nadie debe prejuzgar porque es posible que todo lo que está en el legajo del caso pueda ser explicado. Pero está muy estudiado que las sociedades fiduciarias posibilitan blanqueo de activos ilícitos. Situaciones como estas muestran que al generar un ámbito de inversión en negro es aprovechado no sólo por gente que no quiere pagar impuestos sino por empresas criminales que matan gente. Y llegamos a esto justamente en la investigación de un homicidio".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});