Policiales

Seguirá preso un joven acusado de asesinar a una médica para robarle

Un juez le prorrogó la prisión preventiva a Joaquín S., de 24 años y oriundo de Marco Juárez, por homicidio ocurrido en Tortugas en enero.

Sábado 24 de Agosto de 2019

Un joven de 24 años continuará preso acusado de haber asesinado a la médica María Irene Cardinali, asesinada a comienzos de este año en la localidad de Tortugas. Se trata de Joaquín Eloy S., de 24 años y oriundo de Marcos Juárez, quien había sido contratado por la víctima para realizar trabajos de albañilería en su casa y fue detenido días después del crimen.

   La defensa del imputado había solicitado su libertad en una audiencia realizada el miércoles en los Tribunales de Cañada de Gómez, pero el juez de primera instancia Alvaro Campos decidió dictarle una prórroga de la medida cautelar por el plazo legal de hasta dos años.

Escena

“Mery” Cardinali apareció asesinada el pasado 24 de enero. Fue por la mañana cuando dos jóvenes que hacían tareas de jardinería en su casa fueron a tocarle timbre y como nadie respondía le avisaron a una vecina que tenía una copia de la llave de la casa de la médica. Al entrar a la casa hallaron a la mujer de 65 años sin vida en una escena que presentaba características de un robo.

   Primero hubo que descartar la posibilidad de una muerte accidental, y fue luego de que la autopsia confirmara su muerte por “sofocación a raíz de asfixia mecánica”. Además se estableció que alguien había entrado por el ventiluz del baño del primer piso de la casa de dos plantas en la que vivía sola. También se hallaron huellas de una camioneta que había sido estacionada en un garaje semicubierto.

   El televisor encendido hizo presumir que el agresor encontró a la víctima despierta y que la mujer pudo haber reconocido al asaltante. La pesquisa estableció que el ladrón le robó un celular y el dinero que la médica tenía en su billetera. Esos datos robustecieron la posibilidad de que la homicida fuera conocido de la médica.

   Otro dato en favor de esa hipótesis fue el descubrimiento de que antes de escapar, según la pesquisa, el atacante trató de incendiar la casa prendiendo fuego una silla de madera y dejando abierta una hornalla de la cocina que, por tener una válvula de seguridad, evitó la fuga de gas y el incendio mayor.

   La investigación indagó en los vínculos de la médica, sobre todo en los días anteriores a su muerte, fue identificado Joaquín S, quien había sido contratado por Mery para trabajos de albañilería y jardinería. Eso originó cinco órdenes de allanamientos en Marcos Juárez y el sospechoso fue apresado en barrio Lavalle de esa ciudad cordobesa.

Evidencias

El 2 de febrero pasado la fiscal Ana Graciela Tulián lo imputó sobre la base de filmaciones de cámaras de vigilancia, vestimenta secuestrada al acusado, declaraciones testimoniales de testigos, rastros y pericias. Huellas detectadas en la vivienda y en la camioneta coincidían con la suela de un calzado hallado en poder del acusado.

   La teoría de Tulián fue que el acusado mató a Mery y quemó la silla con la intención de originar un incendio. Por eso le imputó un homicidio críminis causa, en el cual se mata para ocultar otro delito como el robo y que contempla pena de prisión perpetua.

   El joven quedó con prisión preventiva por el plazo de ley pero la fiscalía requirió días atrás una audiencia para solicitarle al sospechoso una extracción de sangre. El acusado aceptó. Pero además, en esa audiencia la defensa solicitó su libertad, lo que fue rechazado por el juez.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario