Policiales

Seguirá preso un acusado por la muerte de un vecino

Un hombre de 29 años seguirá preso por el homicidio de Jorge Altamirano, con quien mantuvo una discusión que terminó trágicamente cuando éste cayó de un techo y murió.

Miércoles 07 de Agosto de 2019

Un hombre de 29 años seguirá preso por el homicidio de Jorge Altamirano, con quien mantuvo una discusión que terminó trágicamente cuando éste cayó de un techo y murió. Se trata de César C., apodado "Lacha", para quien el fiscal Florentino Malaponte pidió ayer una prórroga de la prisión preventiva que se le dictara en febrero pasado cuando se lo imputó de homicidio simple.

Lacha fue imputado del crimen de Altamirano, de 46 años. El hecho ocurrió el 3 de febrero en Argelia al 2100, en la zona sur. Según la investigación, la víctima estaba arreglando el techo de la casa de su madre y durante todo el día había estado discutiendo con el acusado, vecino de una casa lindera, quien le advertía que no tocaran la medianera.

La discusión se transformó en un forcejeo que terminó con la caída de ambos a un patio vecino. Como consecuencia Altarmirano murió por los golpes sufridos en la cabeza, mientras que Lacha se dio a la fuga.

El sospechoso quedó detenido días después, cuando el 5 de febrero se presentó en sede de Fiscalía de Sarmiento 2850. Al ser imputado, el acusado aseguró que Altamirano y sus sobrinos le habían robado materiales y que él se había defendido de una agresión.

Por su parte el fiscal Miguel Moreno —en reemplazo de Malaponte— describió a partir de los relatos de tres testigos una secuencia de los hechos. Según esas versiones, Altamirano y sus sobrinos empezaron el trabajo a las 7 de la mañana y le avisaron a Lacha que iban a hacerlo. Pero el vecino respondió "no toquen la medianera porque se pudre todo".

Hasta que a la noche Lacha subió a la terraza y subió a la terraza con un hierro y volvió a recriminarles que tocaran su pared. Un sobrino de la víctima insistió en que cortarían las chapa sobrante de la medianera pero Lacha lo agredió con el hierro en el rostro y trató de empujarlo al vacío. El chico logró zafó pero entonces Altamirano quiso interceder. Entonces ocurrió el forcejeo fatal.

Sin embargo, la jueza Hebe Marcogliese admitió la imputación y le dictó prisión preventiva, medida que fue revisada ayer a pedido de la Fiscalía, ya que estaba por vencer. El fiscal pidió la prórroga de la prisión preventiva y la defensa requirió la libertad, o en su defecto una prisión domiciliaria con tobillera electrónica. Sin embargo, el juez de primera instancia Gonzalo López Quintana le dictó la extensión de la prisión en forma efectiva hasta que se formalice la audiencia preliminar al juicio oral.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario