Femicidio

Seguirá preso el acusado de asesinar con un ladrillo a Lorena Riquel

Carlos B fue imputado por los delitos de femicidio, abuso sexual con acceso carnal y hurto calamitoso, los tres en concurso real y en carácter de autor.

Jueves 27 de Agosto de 2020

La fiscal Georgina Pairola imputó a Carlos B., de 32 años, como autor material del femicidio de la militante social y trabajadora sexual Lorena Riquel, ocurrido el sábado pasado en la madrugada en Rueda al 5500. En la audiencia realizada por videoconferencia, el juez Nicolás Vico Gimena aceptó los argumentos y criterios de la Fiscalía y dictó la prisión preventiva efectiva por el plazo de ley (dos años), por los delitos de femicidio, abuso sexual con acceso carnal y hurto calamitoso, los tres en concurso real y en carácter de autor.

En la madrugada del crimen, dos vecinos escucharon como un hombre discutía con Lorena María del Luján Riquel y la obligaba a ponerse boca abajo y además de advertir el sonido de fuertes golpes: la víctima fue asesinada con golpes en la cabeza efectuados con un bloque de cemento. Lorena había estado minutos antes en Godoy y Rouillón con amigas que vieron a un hombre vestido con jean y buzo gris, y con una lágrima tatuada en su pómulo izquierdo, quien pasó a a buscarla por esa esquina.

Un día después del femicidio la policía detuvo a Carlos B. Según la investigación, "el imputado fue hasta la esquina de Rouillón y Perón mientras Lorena estaba con sus compañeras. Este hombre, valiéndose de la confianza de la víctima, a quien conocía desde hacía tiempo, la llevó hasta Rueda al 5500. Allí mantuvo una discusión, abusó sexualmente de ella y la habría matado con reiterados golpes con bloques de cemento, para luego masturbarse frente al cuerpo inerte de Riquel y robarle un par de zapatillas marca Adidas color negro".

>> Leer más: Cómo llegó la policía a detener al sospechoso de matar a Lorena Riquel

Un vecino declaró ante el policía que lo entrevistó al momento de los hechos: "Eran más o menos las 3.45 cuando estaba durmiendo con mi pareja Alejandra en nuestra habitación que da a la vereda de la calle. Escuché ruidos como que estaban golpeando a alguien y como que una mujer se quejaba, me levanté a mirar por la ventana y vi a un hombre que vestía un buzo con capucha gris y jeans claritos y un barbijo blanco. Sobre el cuerpo de una mujer arrodillado, la golpeaba con una piedra y le gritaba: «¿Por qué viniste a trabajar? Dame la plata», y ella le decía que no tenía ninguna plata".

También se tomó en cuenta la declaración de las amigas de Lorena, quienes aseguraron que un hombre llegó al lugar cuando estaban sentadas en la estación de servicios de Presidente Perón y Rouillón. "Ella se iba caminando con uno que le dicen el lágrima, no sé su nombre. Tenía un barbijo blanco y estaba todo tapado, usaba una capucha, una campera azul y verde, medía 1,80 más o menos, y ella me dijo: «Me voy que lo conozco»”. Y le dije que se no se fuera que estaban todos zarpados y atrevidos. Y me dijo que se iba para el lado de Quinta Luciani a comprar drogas y que lo conocía y que la iba a acompañar, que no pasaba nada".

La segunda mujer que se encontraba con Lorena afirmó que este hombre "le ha faltado el respeto a varias de las chicas. Hace bastante este muchacho le pegó una vez a Lorena, fue hace bastante. Yo sé que mi hermana tuvo problemas con él por una cuestión de un servicio que me parece que ella no quería salir".

Entre las pruebas presentadas se sumó una rueda de reconocimiento en la que una de las mujeres conocidas de la víctima reconoció al hombre acusado de cometer el femicidio, destacó su tatuaje en el pómulo izquierdo y aseguró que fue a quien vio esa noche con Lorena por última vez.

>> Leer más: "Quiero justicia por mi mamá, era una buena persona y no merecía morir así"

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS