Policiales

Seguirá presa por matar y quemar el cuerpo de su pareja

El caso que ayer motivó la realización de una audiencia de revisión de la medida cautelar tiene ribetes trágicos. La mujer es acusada de homicidio doblemente calificado por el vínculo.

Miércoles 24 de Junio de 2015

Una mujer de 35 años acusada de matar a su novio al rociarlo con alcohol y prenderle fuego, seguirá detenida luego de que un juez denegara un pedido de la defensa para que disponga un plazo al encierro y se acelere la investigación del caso ocurrido hace 6 meses. Entonces, en noviembre de 2014, la imputada fue derivada a un instituto psiquiátrico debido a trastornos mentales que presentó en ese momento. Pero en abril pasado recibió el alta médica tras determinarse que había comprendido la criminalidad del acto.

El caso que ayer motivó la realización de una audiencia de revisión de la medida cautelar impuesta sobre Marina Angélica A. tiene ribetes trágicos. La mujer es acusada de homicidio doblemente calificado por el vínculo y ensañamiento.

Entre frazadas. El 14 de noviembre de 2014 la mujer fue detenida bajo la firme sospecha de haber matado y prendido fuego a su novio, Alejandro Silva, de 37 años. El cuerpo de la víctima apareció calcinado entre frazadas en el cruce de Lamadrid y la colectora de Circunvalación, en villa La Cariñosa. A unos cien metros de allí vivía Marina en una tapera de ladrillos, madera y chapas.

Tras quedar detenida, la mujer demostró tener algunos problemas mentales, lo cual puso dudas acerca de si estaba en condiciones de ser imputada y se decidió su internación en el neuropsiquiátrico Agudo Avila, donde en abril pasado le dieron el alta.

Es que la hermana del hombre contó que Marina había confesado a un amigo que había matado y quemado a Silva. Los primeros datos sobre el asesinato, de acuerdo a un vecino que fue testigo directo, indicaban que había arrastrado el cadáver hasta donde fue hallado, luego le prendió fuego y salió corriendo.

Esa persona añadió que a la mañana vio a Marina "arrastrando unas cobijas con un bulto". La siguió y pudo ver cómo lo dejaba en Lamadrid y la colectora y lo prendía fuego. "Estaba todo quemado, le faltaban partes. Se ve que le había querido tapar la boca con algo. Ella empezó a gritar y salió corriendo", agregó el vecino, que retuvo a Marina hasta que llegó la policía.

Luego del hecho, el juez Javier Beltramone ordenó su internación y seguimiento médico. En marzo la Dirección de Juntas Especiales de Salud Mental determinó que "no presenta afecciones en la comprensión de sus actos y comprende la criminalidad de los mismos". Por ende, puede recibir tratamiento ambulatorio.

Entonces se llevó a cabo la audiencia imputativa en la cual el fiscal Ademar Bianchini acusó a Marina por el delito de homicidio doblemente calificado por el vínculo y ensañamiento. El juez Gonzalo López Quintana hizo lugar al encuadre legal, dictó la prisión preventiva sin plazos y ordenó trasladarla a la Unidad Penitenciaria Nº 5 previo paso por el Agudo Avila para recibir la medicación prescripta.

La salud bajo la lupa. Ayer, en tanto, la defensora pública Andrea Siragusa apeló la prisión preventiva sin plazos de su defendida en el marco de una nueva audiencia y planteó objeciones a esa condición debido al estado de salud de la mujer. La abogada señaló además que la causa lleva un lapso de investigación de más de seis meses, y que resulta vital fijar un plazo de detención por la condición psíquica de la imputada. Pero el fiscal de Homicidios, Adrián Spelta, replicó esa posición.

El funcionario apuntó que seis meses resulta un plazo "razonable" para una investigación, y aclaró que la imputada no estuvo durante todo ese tiempo en prisión preventiva, sino que gran parte lo atravesó internada en el Agudo Avila.

Además enumeró una serie de evidencias que restan acumular (dos informes del Colegio de Farmacéuticos) en la carpeta judicial, por lo cual dejó en claro que la investigación sigue adelante, y sólo restan detalles para llegar a formular la acusación.

La defensora replicó la postura de Spelta y aclaró que, para el caso, su defendida igual cumplió la medida cautelar, tanto internada como estos últimos dos meses en un instituto penitenciario. Pero el juez que presidió el audiencia no tuvo en cuenta el reclamo de la defensa y finalmente confirmó la prisión preventiva sin plazos de Marina Angélica A., que deberá esperar tras la rejas el juicio.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS