Policiales

Se presentaron padre e hijo acusados de matar a un taxista

El martes a la tarde tuvieron una pelea fatal en Nansen al 500 por viejas diferencias. Ayer les tomaron declaración y quedaron libres.

Viernes 20 de Marzo de 2015

Un hombre de 60 años y su hijo de 33 se presentaron ayer espontáneamente en la Fiscalía de Homicidios donde quedaron imputados, aunque en estado de libertad, de provocarle la muerte a golpes a un taxista en Nansen al 500 luego de una acalorada discusión motivada en viejas diferencias que nada tienen que ver con la inseguridad a la que están sometidos los choferes de vehículos de alquiler. Explicaron que todo se desencadenó luego de que el trabajador del volante tomara de los pelos a la mujer de uno de los imputados, que salió en su defensa con el resultado fatal conocido.

José Luis Arine, un taxista de 51 años, murió el viernes de un shock hipovolémico (pérdida de sangre que provoca un paro cardiorrespiratorio) como consecuencia de los violentos golpes que recibió de parte de dos hombres con los que se conocía de antemano. Si bien en principio las pesquisas se orientaron hacia la hipótesis de una deuda previa que generó el fatal encontronazo, la defensa de los acusados lo descartó de plano.

Tarde de puños. El hecho sucedió el viernes, cerca de las 17, en calle Nansen al 500, a dos cuadras del shopping Portal de Rosario. En ese lugar Claudio C., de 60 años, detuvo su Chevrolet Corsa gris para realizar una compra. El hombre iba acompañado de su mujer, Sabrina, y el hijo de ambos, Rodrigo.

Los dos hombres descendieron del vehículo mientras que la mujer se quedó esperándolos. En ese momento, y de acuerdo a la versión coincidente que brindaron ayer los dos acusados ante el fiscal de homicidios Miguel Moreno, el taxista Arine estacionó su auto de alquiler detrás, se bajó y fue directamente a tomar de los pelos a la mujer que aguardaba a su esposo y a su hijo.

Al ver esa situación, Rodrigo regresó para defender a su madre y se interpuso para evitar que la reyerta pase a mayores. Pero en esa instancia entró en escena Claudio, quien se trenzó a golpes de puño con el taxista, algo que presenciaron varios testigos que incluso pretendieron detener la pelea sin éxito.

Escape y después. Luego, la familia se subió al Corsa gris y se alejó del lugar, mientras que Arine buscó ayuda en la casa de un un familiar que reside en la zona. Desde ese domicilio lo trasladaron a un hospital, donde sobre las 1.30 de la madrugada del miércoles falleció a causa de las graves lesiones recibidas en la riña.

Algunos testigos, y los primeros datos recogidos en el lugar por la policía, señalaron que tanto el padre como el hijo siguieron agrediendo al taxista a pesar de que estaba caído en el piso, versión que el fiscal deberá dilucidar.

Lo cierto es que Claudio y Rodrigo se presentaron voluntariamente el mediodía de ayer en la Fiscalía de Homicidios donde declararon espontáneamente y dieron su testimonio. Su abogado, Germán Mahieu, confirmó que quedaron imputados del delito de homicidio simple pero en estado de libertad.

El fiscal los acusó de provocar la muerte de Arine con golpes de puño y patadas mientras estaba en el suelo, dejando a la víctima inconsciente.

Sin embargo, Mahieu indicó a este diario que, "aunque el fiscal les atribuyó el hecho como coautores, el hijo de Claudio no participó de la pelea. Se citaron testigos para avalar esa versión del caso, que dista mucho de una agresión desproporcionada. Ellos en ningún momento vieron inconsciente al taxista, que se alejó del lugar caminando", aportó a este diario el abogado.

Mientras que en principio se habló de que la pelea se produjo en el marco del reclamo por una deuda, fuentes cercanas a la investigación y algunos testigos del barrio introdujeron también la problemática de la venta de estupefacientes, que no tiene atribuciones claras ni directas. En concreto, padre e hijo seguirán ligados a la causa, imputados del homicidio, pero en estado de libertad.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS