Policiales

Se llevaron herramientas y unos 250 mil pesos de una ferretería

Los ladrones levantaron una persiana y por debajo de la misma sacaron el botín. Además abrieron una caja fuerte.

Viernes 01 de Noviembre de 2019

Una ferretería instalada hace más de 35 años en barrio Azcuénaga sufrió un robo tipo escruche la madrugada del miércoles. "Fueron tres personas; uno ingresó y los otros se quedaron para recibir y llevar la mercadería a algún vehículo", contó ayer a la tarde Alberto, dueño del comercio ubicado en Larrea y San Luis. Los ladrones se llevaron máquinas y herramientas de uso doméstico e industrial así como unos 250 mil pesos guardados en una caja fuerte para pagar a proveedores.

Alberto y su hija Marcela descubrieron el robo cuando fueron a abrir el negocio el miércoles y vieron la persiana levantada y la puerta abierta. "Se metieron por abajo y fueron a las cajas y a la oficina. De la caja registradora sacaron hasta dos billetes de un dólar de la suerte. De la oficina se llevaron las chequeras y buscaron documentos. Y de una caja fuerte se llevaron unos 250 mil pesos. A eso hay que sumar cámaras de fotos que eran de la familia, celulares del negocio y objetos que mientras vamos chequeando vemos que faltan", dijo Marcela.

"Escuché un ruido, pero no le di importancia porque estaba dormido. Después no sentí más nada. Igual fue una madrugada de lluvia y ruidos. También escuché ladrar al perro del vecino, pero no le di importancia", recordó Alberto, que vive en la casa de la planta alta del comercio.

Marcela arriesgó una hipótesis basada en el tamaño de las herramientas robadas, como una máquina que se usa para cortar cerámicos. "Tiene una caja grande pero no más de 30 centímetros de altura. Todo lo robado tiene esa medida, para mí que uno entró e iluminó con un celular el negocio y las vitrinas. Y a medida que sacaba cosas se las pasaba a los otros por debajo de la persiana". Añadió que los ladrones la trabaron con una madera y una piedra para luego barretear la puerta.

El dinero

Sobre la caja registradora y en la caja fuerte, los comerciantes prefirieron la cautela. "El dinero era para pagar proveedores y compromisos. Es probable que una vez dentro de la oficina principal se dieran cuenta de que estaba la caja fuerte".

Alberto se lamentó de que el negocio no contara hasta ayer con alarmas ni cámaras de vigilancia. "No pensé que con los recaudos que tomamos nos fueran a robar, es el sexto robo en estos últimos años. La última vez trabamos la persiana para impedir que pudieran moverla, pero esta vez la levantaron. Ahora pusimos más rejas y trabas".

Marcela, a cargo del comercio luego de años de trabajar como azafata, está indignada. "Viví en varios lugares, entre ellos Caracas, y nunca me robaron como me pasa acá. Pido a los responsables de la seguridad de Rosario y de la provincia que hagan algo, esto es insoportable".

Por otro lado Alberto comentó que "en Echesortu y la zona oeste están robando mucho. Vendemos candados y elementos de seguridad y los clientes nos cuentan distintos casos, sobre todo en pequeños comercios".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario