Policiales

Se fue el jefe de policía de Rosario y para Binner hizo bien en renunciar

El jefe de policía de Rosario, comisario mayor Ricardo Ruiz, anunció la salida de su cargo con una nota que reportaba el cese de sus funciones a la superioridad. En ese acto, que no es más que un trámite formal, pareció implícita la manifestación...

Viernes 08 de Febrero de 2008

El jefe de policía de Rosario, comisario mayor Ricardo Ruiz, anunció la salida de su cargo con una nota que reportaba el cese de sus funciones a la superioridad. En ese acto, que no es más que un trámite formal, pareció implícita la manifestación de un malestar, a tal punto que se lo leyó durante todo el día como una dimisión. Lo sorpresivo resultó que esa interpretación fuera asumida anoche por el mismísimo Hermes Binner. “Hizo muy bien en renunciar”, dijo el gobernador, con un explícito tono de reproche.
  “No nos sorprendió la renuncia del jefe de policía de Rosario, porque estaba (implicado) en una serie de acciones que infringían las reglas claras que han ordenado el sistema policial de nuestra provincia, como haber relevado inconsultamente a jefes de seccionales”, comentó el gobernador a los periodistas que montaron guardia en el Palacio de Justicia santafesino, donde el mandatario acudió a una entrevista con ministros de la Corte Suprema provincial (ver pág. 9)
  Binner hizo esa referencia en relación a una serie de movimientos que tres semanas atrás Ruiz había ordenado a nivel de la cúpula de la Unidad Regional II y de inspecciones de zona. Ni bien trascendió, esa medida fue revertida por el ministro de Seguridad, Daniel Cuenca, en razón de no haber sido informado de las mismas.
  Otro incidente, más reciente, contribuyó a enrarecer más la relación entre Ruiz y la jefatura de policía provincial que conduce el comisario general Daniel Cáceres: el aparente pago de servicios adicionales a policías de la Unidad Regional II, decidido por el saliente jefe rosarino, con partidas que estaban previsionadas para atender otras obligaciones de la Jefatura.
  Según Binner, el apartamiento del comisario Ruiz “era una situación que se venía esperando y él ha optado por renunciar, cosa que le hace bien a la policía de Rosario”. El gobernador dijo que aún no está definido el nombre de su reemplazante. Fuentes del Ministerio de Seguridad se limitaron a calificar como normal la situación planteada, propia de las transiciones de un mandato a otro. No anticiparon fecha del nombramiento del sucesor. Y remarcaron que el actual número dos de la Unidad Regional II, el comisario mayor Daniel Pool, queda interinamente a cargo de la Jefatura.

La salida. Ruiz, que manejó durante los últimos doce meses los destinos de los 4.500 hombres de la Unidad Regional II, elevó el miércoles por la tarde una nota a la superioridad anunciando el cese de sus funciones. Técnicamente una formalidad de parte de un empleado policial con la antigüedad incluso rebasada para egresar de la fuerza. Dadas la relevancia de su cargo y las circunstancias de su salida, sin embargo, el acto fue interpretado como una renuncia.
  “El comisario Ruiz tiene la antigüedad suficiente para irse, algo que seguramente sucederá a partir de marzo”, consignaron temprano fuentes de la cartera que conduce Cuenca, que se refirieron al paso al costado como algo previsible. Ruiz tiene 31 años de servicio, al igual que su sucesor interino. En la provincia, de acuerdo a información oficial, hay al menos 1.500 uniformados con más de 30 años de servicio.

Con reconocimiento. En una fuerza con opiniones no homogéneas, Ruiz parece ser un hombre apreciado por la tropa que comandó. Es un policía que pasó por distintas comisarías, por el Comando Radioeléctrico y por la Brigada de Investigaciones, como empleado y luego como jefe.Tras estar a cargo una inspección fue jefe de Orden Público. El 18 de noviembre de 2005 fue nombrado por la administración de Jorge Obeid como subjefe de la Unidad Regional II, acompañando a Héctor Hermida. Y cuando este falleció en febrero de 2007 quedó a cargo de la policía rosarina.
  Al producirse el cambio de gobierno Cáceres y Ruiz fueron confirmados respectivamente como jefe provincial y rosarino de la policía. Entre ambos oficiales superiores las turbulencias, según altas fuentes de la fuerza, se habían tornado frecuentes.

El pago. El desvío de una partida de dinero de la Jefatura de Unidad Regional II, destinada a pagar a proveedores, para liquidar servicios adicionales a efectivos de Rosario pareció aproximar las cosas a un final. Según pudo saber La Capital por voceros policiales y fuentes cercanas al gobierno, el jefe de policía de provincia habría requerido a Ruiz explicaciones sobre ese movimiento de fondos, y precipitado en su contra la apertura de un sumario interno.
  No pocos oficiales salieron en defensa de Ruiz: explicaron que es una costumbre liquidar los adicionales de los policías, que son servicios de pago diferido, usando partidas destinadas a otros rubros. Cuando el solicitante del servicio de vigilancia concreta el pago por esa contratación, el dinero retorna al rubro afectado.
  El gobierno provincial, según uno de sus portavoces, no da por válido ni ese hábito ni la explicación justificatoria. Pareció enfatizarlo el ministro Cuenca hace un mes: sus primeros nombramientos fueron en las áreas de Logística de la Jefatura de provincia y de los habilitados de las 19 unidades regionales.
  Estos funcionarios son quienes se ocupan de administrar el dinero en la fuerza provincial. Y el mensaje que Cuenca emitió en forma correlativa a esa decisión fue que la medida buscaba demostrar que habría un control rígido de la circulación de dinero en la policía.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario