Policiales

Se entregaron dos hermanos acusados por un homicidio

Dos hermanos, de 23 y 27 años, se presentaron ayer a la mañana en el Centro de Justicia Penal (CJP) y quedaron detenidos bajo la sospecha de ser los autores del pirmer crimen del año 2020 en la ciudad, hecho en el cual falleció por una herida de arma blanca Raúl Orellano, un changarín de 32 años que mantuvo una pelea con vecinos en la zona de Centeno al 2600.

Viernes 03 de Enero de 2020

Dos hermanos, de 23 y 27 años, se presentaron ayer a la mañana en el Centro de Justicia Penal (CJP) y quedaron detenidos bajo la sospecha de ser los autores del pirmer crimen del año 2020 en la ciudad, hecho en el cual falleció por una herida de arma blanca Raúl Orellano, un changarín de 32 años que mantuvo una pelea con vecinos en la zona de Centeno al 2600.

Según fuentes oficiales, los hermanos Alejandro Nicolás A. y Oscar Alberto A. llegaron al CJP ayer a la mañana sabiendo que agentes de la comisaría 21ª y de la División Homicidios rosarina los buscaban como posibles autores del homicidio de Orellano, ocurrido a las 4.35 del primer día del año.

La pelea entre los vecinos comenzó a las 3 de la mañana. Orellano había pasado la noche en su casa de Centeno al 2600 y a las 2.45 fue hasta una vivienda de la esquina de Rodríguez y Centeno donde estaba su cuñada. Al llegar, otras personas que compartían la mesa comenzaron a insultar a su cuñado y a amenazar al mismo Orellano, quien se defendió a los gritos.

Entonces el grupo salió a la vereda, discutieron y al menos dos personas tomaron a golpes de puño a Orellano. La cuñada del hombre también comenzó a pelear con sus vecinos hasta que en un momento "uno apareció con un cuchillo y se lo clavó. El se quiso levantar, pero no pudo, había perdido mucha sangre", dijo un familiar de la víctima.

Sabrina G., la viuda de Orellano, contó a este diario que "una vecina fue en una moto a buscar una ambulancia pero al final lo llevamos en una camioneta de otro hombre de la cuadra. Perdía mucha sangre y nadie quería levantarlo". El hombre ingresó al Heca a las 4.30 y ya estaba sin vida como consecuencia de una profunda herida en el tórax.

Orellano trabajaba en una cooperativa que realiza podas para la Municipalidad y hacía changas en el barrio: "El trabajaba por nuestros dos hijos. Nunca tuvo problemas y no pensé nunca que esto fuera así", dijo Sabrina.

Testigos reservados

El caso quedó en manos de la fiscal Marisol Fabbro quien dispuso las primeras medidas investigativas. En ese sentido, según fuentes policiales, "testigos de identidad reservada sostuvieron la identidad de los autores de la fatal pelea" y la funcionaria del Ministerio Público de la Acusación ordenó allanar la vivienda de los mismos, ubicada en la misma cuadra donde residía la víctima con su familia.

Sin embargo, antes de ser arrestados, ambos muchachos se presentaron en la guardia policial del Centro de Justicia Penal donde quedaron presos e incomunicados hasta la realización de la audiencia imputativa prevista para hoy.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario