Policiales

Se enfrentan a tiros con un policía tras robar $ 34 mil en una salidera

Actuaron al menos dos ladrones. Atacaron a la empleada de un estudio jurídico en Rioja y Callao. Al escapar se tirotearon con un policía de civil que, para algunos, cumplía un adicional trucho.

Miércoles 25 de Agosto de 2010

Para los vecinos de Callao y Rioja el de ayer no fue un mediodía más. Es que dos ladrones que huían tras robarle 34 mil pesos a la empleada de un estudio jurídico se toparon con un policía vestido de civil y se desató una intensa balacera. Algunos ocasionales testigos aseguraron que fueron entre cinco o seis detonaciones, presuntamente calibre 9 milímetros. La intervención del efectivo, un sargento primero de la sección Homicidios, no alcanzó para frustar el atraco. Aunque varias personas apuntaron que uno de los ladrones había resultado herido, igual lograron fugarse en un auto que los esperaba guiado por un cómplice.

De acuerdo con fuentes de la Unidad Regional II, el policía que resistió el robo pasaba de modo azaroso por el lugar. Pero ayer a la tarde vecinos de la cuadra refutaron tal cosa: aseguraron a LaCapital que el suboficial está habitualmente vestido de civil y prestando servicio de vigilancia adicional en el lugar donde ocurrió el atraco.

Todo emperó cuando Zunilda, una mujer de 52 años que trabaja como empleada en un estudio jurídico de Callao 915, se dirigió a media mañana al centro para realizar una serie de trámites: entre ellos retirar 34 mil pesos en efectivo de la casa central de un banco céntrico. La mujer llegó en un taxi hasta la entidad bancaria y, según confiaron fuentes de la investigación, no retiró el dinero de una de las cajas sino que lo hizo en un box ubicado en un entrepiso del edificio. Tras realizar la extracción, cerca de las 11.15, volvió a tomar un taxi y se dirigió hacia el estudio jurídico ubicado en Callao 915, en el macrocentro rosarino.

Ida y vuelta. La mujer pagó el viaje, se bajó del vehículo de alquiler y caminó con cautela hacia la puerta del estudio, ya que en la vereda del lugar se están realizando algunas refacciones. Luego sacó las llaves de la cartera y, cuando abrió la puerta, dos hombres se abalanzaron sobre ella. La empleada, una mujer de contextura menuda, nada pudo hacer ante el embate de los ladrones y terminó tirada sobre el piso del hall del estudio. En ese escenario, uno de los maleantes le arrebató la cartera y el otro le quitó el abrigo. "Tenían el dato de que había retirado dinero, pero no sabían si lo llevaba en la cartera o en el abrigo", explicó una fuente de la pesquisa. "No se puede determinar si a la mujer la siguieron desde el banco o si la estaban esperando con el dato de que traía una cifra importante en efectivo. Lo que sí está claro es que la mujer se movió en tramos cortos", indicó la fuente.

En el mismo momento en que los ladrones salían a la vereda con el botín, según los voceros consultados, por el lugar pasó en su auto particular el sargento primero Rodolfo S., de la sección Homicidios, que ayer tenía franco. "El suboficial vio lo que pasaba, detuvo el auto, se bajó y se identificó como policía", relató un vocero consultado. Entonces la escena trocó en una serie televisiva. Mientras los dos ladrones corrían hacia un Fiat Duna de color rojo que los esperaba a pocos metros guiado por un cómplice, el policía desenfundó su arma reglamentaria y comenzó a disparar, generándose un intercambio de balazos. "Yo estaba trabajando en un edificio y escuché las detonaciones. Primero pensé que eran las explosiones del motor de una moto, pero cuando me asomé vi a un hombre vestido de civil que tiroteaba a un Fiat Duna de color rojo o bordó. El auto estaba parado en la esquina de Rioja y Callao", contó un testigo ocasional de la balacera.

A su vez, un muchacho aún sorprendido, contó ayer a la tarde a este diario: "Robaron en el estudio jurídico y escuché dos disparos. Me asomé por la ventana y vi a un hombre de seguridad disparándole a uno de los ladrones. En medio de los tiros, el ladrón corrió hacia un Duna Rojo que lo esperaba en la esquina de Rioja y Callao". Uno de los proyectiles perforó el cristal de la ventana del departamento donde vive el testigo, contiguo al estudio jurídico asaltado. "Yo escuché diez balazos. Una bala pegó en el marco y rompió el vidrio", comentó.

En tanto, otro vecino indicó que "el Duna salió tan rápido que casi deja abajo a uno de los ladrones: «Pará, pará», gritaba mientras se tiroteaba con el policía. Y se siguieron disparando una vez que el Duna se iba por Callao hacia el norte", indicó otro vecino. Mientras las vainas servidas quedaban sobre la vereda, uno de los testigos le aseguró a la policía que escuchó que uno de los ladrones gritó: "Levantame, levantame que me la puso", en obvia alusión a que había sido baleado.

Aunque hasta el cierre de esta edición en ningún hospital de Rosario se había reportado el ingreso de un herido de bala. "Por lo que comentó la mujer asaltada, los ladrones eran hombres grandes. De entre 45 y 50 años. Muy osados, resueltos a la hora de prenderse en un tiroteo", relató una fuente policial. Tanto la víctima, quien sufrió una intensa crisis nerviosa, como el empleado policial, resultaron ilesos. El hecho es investigado por la seccional 6ª —controla la zona donde ocurrió el hecho— y la Brigada de Investigaciones.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS