Policiales

Santa Fe evita una sanción internacional por la condena arbitraria de un albañil

Pasó 19 años preso por una confesión que, según dijo siempre, la policía le arrancó con torturas. Binner acordó ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos remediar el error.

Martes 06 de Diciembre de 2011

La provincia celebró ayer un acuerdo que le evita al Estado Argentino afrontar sanciones internacionales por una condena arbitraria que implicó que una persona estuviera presa en una cárcel de Santa Fe durante 19 años. Se trata de una solución amistosa sugerida por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (Cidh) y aceptada en todos sus puntos por la provincia. El gobierno hizo explícito que con esto no sólo se intenta remediar ese error, sino contraer un compromiso para evitar que cosas así, por responsabilidad del Estado, se repitan en el futuro.

Rubén Darío Godoy es un albañil de Villa Gobernador Gálvez que tiene actualmente 50 años. En 1994 fue sentenciado en un juicio oral que, por ser de instancia única, no permitía la apelación. Tres jueces de la Sala II de la Cámara Penal rosarina le dieron prisión perpetua por el intento de violación y homicidio calificado de una chica de 19 años. Nadie revisó el caso y los defensores de Godoy siempre alegaron que fue condenado sin más que una confesión policial obtenida bajo torturas.

Durante años el defensor oficial de Godoy, Carlos Giandoménico, cuestionó por arbitraria la condena, en una larga carrera que llegó hasta la Comisión Interamericana. Este órgano con sede en Washington contempló la petición ya que el sistema de juicio imperante en la provincia con el cual Godoy fue enviado a la cárcel viola tratados internacionales.

Liberar e indemnizar. La solución que evita las sanciones implica adoptar recomendaciones efectuadas hace tres años por la Comisión, como por ejemplo la revisión del caso penal en la justicia local, el reinicio de la causa por los apremios ilegales denunciados por Godoy, la vigencia de un nuevo sistema de juicio penal que respete los tratados internacionales de derechos humanos, como el que se está implementando en la provincia de Santa Fe, y la reparación de los daños mediante una indemnización al albañil, que ya fue convenida.

Hubo una voluntad explícita de imprimir al acto fuerte significación política: la de que estos compromisos son posibles porque hay un nuevo sistema de enjuiciamiento de delitos rigiendo en la provincia cuyo espíritu, según se dijo, es impedir que alguien pueda experimentar la penuria de ser condenado a prisión sin prueba sólida. Por ello ayer en la sede rosarina de la Gobernación se sentaron a suscribir el convenio el gobernador Hermes Binner, la relatora de la Cidh para la Argentina, Luz Patricia Mejía y el ministro provincial de Justicia, Héctor Superti.

"El caso Godoy no nos habla sólo de lo que vivió esta persona sino de muchos casos de hombres y mujeres que han sido juzgados por una Justicia selectiva, que no respeta garantías y que no investiga los procesos policiales", dijo Luz Patricia Mejía, que es de nacionalidad venezolana. "Lo valioso del caso es que se transformó en una política pública", subrayó.

"Un símbolo". Esa valoración fue ampliada por Binner. "Hay mucho para aprender sobre las cosas que no hay que hacer. Esto que estamos firmando expresa un cambio cultural y representa qué cosa es el progresismo en Santa Fe. Así como el primer acto de gestión fue sacar las vallas de la Casa de Gobierno, que impedían que la gente entrara a dialogar con sus gobernantes, aspiramos a que la resolución del caso Godoy también sea un símbolo en el final de nuestro mandato", le dijo a este diario.

A la cita de ayer se arribó tras una negociación entre la provincia y la Cidh encarada en 2008. Luego hubo un preacuerdo homologado por la Cidh, en tanto el Estado santafesino terminó de cumplir los compromisos asumidos con un decreto.

El primer paso para el acuerdo fue la excarcelación de Godoy y la posterior conmutación de su pena. Godoy abandonó la cárcel de Coronda hace tres meses, el 22 de julio pasado, luego de que el juez de Ejecución Julio César Arri le concediera la libertad condicional. Tenía comportamiento ejemplar y ya había cumplido los dos tercios de la condena a 25 años que recibió en 1994.

Superti declaró que el acuerdo de ayer marca que la negociación debe ser el camino a seguir para resolver los conflictos. "Los que sostenían que el viejo sistema penal santafesino no se adecuaba a los parámetros internacionales tenían razón. La Cidh critica el sistema de juicio anterior y manifiesta su satisfacción por el cambio que está haciendo Santa Fe. Vino a decirlo la relatora para Argentina de la Cidh y eso nos gratifica".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario