Policiales

Sancionaron a una ex jueza por no ir a la escena de un homicidio

La Corte Suprema de la provincia le impuso una multa a la ex jueza de Instrucción María Luisa Pérez Vara por no hacerse presente en la escena del crimen de Luis Medina y su novia, el 29 de...

Viernes 28 de Febrero de 2014

La Corte Suprema de la provincia le impuso una multa a la ex jueza de Instrucción María Luisa Pérez Vara por no hacerse presente en la escena del crimen de Luis Medina y su novia, el 29 de diciembre pasado, a pesar de que su juzgado estaba en turno. La actuación de la magistrada quedó bajo análisis del máximo tribunal santafesino tras advertirse irregularidades en su desempeño de esos días, a lo que siguió el escándalo por la manipulación de la netbook de Medina por empleados del Poder Ejecutivo. La sanción impuesta a la jueza se ajusta a los últimos días en que estuvo en el cargo ya que el gobernador Antonio Bonfatti aceptó su renuncia el 30 de diciembre.

El apercibimiento a la ex titular del juzgado de Instrucción Nº 5 fue resuelto en forma unánime por la Corte en la acordada realizada en Rosario el lunes pasado y se plasmó en el punto 8 de esa resolución.

El reclamo. La mención a una falta disciplinaria de la magistrada había llegado a la Corte de la mano del procurador Jorge Barraguirre, quien solicitó una investigación administrativa porque Pérez Vara estuvo ausente de su juzgado en los últimos días del turno. Luego el titular de la Cámara Penal, Otto Crippa García, elaboró un informe sobre la actuación de la funcionaria. En base a esos elementos, más un descargo de la propia jueza (ver aparte), se expidió el máximo tribunal.

La Corte le impuso a Pérez Vara una multa de cinco jus, una unidad de medida equivalente a 590 pesos, lo que supone el pago de 2.950 pesos. La magistrada presentó su renuncia el último día de 2013 y tras la feria judicial gozó de licencia. Hoy es su último día bajo la órbita jerárquica del Poder Judicial: desde mañana cobrará la jubilación.

La ausencia de Pérez Vara salió a la luz pública el día del crimen de Luis Medina y su novia Justina Pérez Castelli, acribillados a tiros el domingo 29 de diciembre en el acceso Sur y Ayolas. Fue cuando funcionarios policiales y un fiscal intentaron anoticiarla del hecho y no la encontraron. Luego sus superiores del fuero penal intentaron contactarla y la magistrada alegó un problema de salud. Eso obligó a dejar la causa por el doble crimen en manos de Raquel Cosgaya, entonces a cargo del juzgado de Instrucción 6, hasta que finalmente recayó en la jueza Alejandra Rodenas.

Ese fue el primer tropiezo en la investigación. Le siguió el affaire por la manipulación de la netbook de Medina por parte de dos funcionarios del Ministerio de Gobierno provincial sin autorización judicial, lo que motivó una denuncia penal de tres diputados justicialistas contra los funcionarios y la propia Pérez Vara. Los entretelones del uso de la PC derivaron en la interpelación al ministro de Gobierno, Rubén Galassi, en la cámara de Diputados. Y otra sombra se posó sobre la causa cuando dos policías inspeccionaron sin permiso judicial el country de Pilar donde vivía Medina.

Argumentos. La resolución de la Corte señala que la ausencia de la jueza se detectó por no haberse presentado en el lugar del doble crimen. El lunes 30 los camaristas Carina Lurati y Ernesto Pangia intentaron sin éxito ubicarla. "No ha sido posible contactarse y siendo las 11.40 no ha concurrido al juzgado, como tampoco se ha podido establecer contacto telefónico con su hija —su marido se comunicó el domingo para dar a conocer que internarían a la doctora— para lograr, al menos, procurar la devolución del teléfono celular oficial que se asigna al juez de Instrucción en turno", reseñaron los camaristas en un informe.

Más tarde Pérez Vara se comunicó con Lurati para informarle que "el celular de turno desde el sábado estaba en el juzgado, que no lo tenía consigo y que estaba enferma". Lurati le ofreció enviarle un médico a su casa para que tomara licencia por enfermedad, pero se rehusó.

El escrito consigna que, pese a lo manifestado por la jueza, el secretario del juzgado Mariano Ríos Artacho sólo encontró en la oficina la caja con el cargador del celular que nunca apareció: "El lunes 30 (la jueza), sin hacerse presente en el juzgado, solicitó que se confeccionara una nota en la que se informara el extravío del mencionado celular, sin que se hubiera adjuntado una denuncia policial".

"Pérez Vara no respondió los llamados al celular oficial y tampoco lo hizo en días anteriores del turno", planteó la Corte. De esto concluyeron que "de manera sistemática y continuada faltaba a su deber de atender las consultas", lo que revela "un notable desapego a sus responsabilidades" y "falta de colaboración que pudo haber frustrado actos importantes para la investigación".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS