Policiales

Sancionan a "El viejo" Cantero y así se retrasa su salida transitoria

Junto a otro interno de "alto perfil" de Piñero taparon tres cámaras del pabellón donde están con la excusa de llamar la atención por un preso enfermo.

Sábado 23 de Marzo de 2019

Por tapar con trapos tres cámaras de vigilancia del pabellón de Piñero donde está alojado, Ariel Máximo "El viejo" Cantero recibió una sanción disciplinaria que supone un retroceso en su posibilidad de obtener la libertad condicional. En una audiencia de apelación, el padre de los jefes de Los Monos planteó ayer que se trató de un recurso de emergencia para que mandaran un médico porque un compañero de celda estaba descompuesto. La jueza de Ejecución Penal Luciana Prunotto confirmó la medida.

   Cantero fue condenado en 2018 a 6 años de prisión como integrante de Los Monos. En medio de extremadas medidas de seguridad, ayer participó de una audiencia junto a Carlos Damián "Toro" Escobar, el condenado por un homicidio que en 2013 denunció haber sufrido una extorsión policial en Jefatura.

   Los dos habían recibido el 17 de noviembre pasado una sanción disciplinaria del director del complejo penitenciario de Piñero. Fue a causa de un incidente ocurrido a las 20.30 del 1º de octubre, cuando cuatro internos taparon con trapos tres de las seis cámaras que controlan el pabellón 25, un sector de conducta destinado a presos de "alto perfil".

   La sanción fue apelada por ambos y ayer explicaron que se trató de un recurso extremo para llamar la atención de los guardias porque su compañero de celda Mariano Salomón, también condenado a 4 años y medio como integrante de la asociación ilícita, es diabético y estaba descompuesto.

Llamar la atención

Las abogadas Romina Bedetti y María del Carmen Varela, por Escobar, explicaron que al ser el pabellón de máxima seguridad el guardiacárcel que lo controla no tiene acceso siquiera a su teléfono celular y para comunicar una novedad debe esperar la visita de un superior. "Mariano Salomón estaba desmayado. Tapar las cámaras era la única forma de llamar la atención de las autoridades", explicaron.

   Fausto Yrure, defensor de Cantero junto a Carlos Varela, dijo que los presos se vieron obligados a "provocar un mal menor para evitar un daño mayor". Planteó que las cámaras se destaparon media hora después sin haber sufrido ningún daño y evaluó que la conducta no fue contraria a la finalidad del régimen disciplinario, que es el mantenimiento del orden, la seguridad y la convivencia.

   Varela añadió que la acusación no explica qué otra motivación habría impulsado a los internos a tapar las cámaras y catalogó al rótulo de "alto perfil" como una "construcción malsana, demoníaca e inconstitucional".

   La sanción impuesta a ambos presos fue un descenso de un punto en su consideración de conducta. Para los abogados de Cantero, esto le acarrea "un daño inconmensurable" a su cliente porque contaba con conducta y concepto ejemplares, que ahora pasaron a "muy bueno". "El viejo" estaba próximo a completar la segunda de tres fases que se deben concluir para obtener primero las salidas transitorias y luego, al cumplirse dos tercios de la pena, la libertad condicional. Los abogados dijeron que en mayo cumplirá 4 años de la condena pero esta sanción lo hace retroceder a la fase 1.

No hubo complot

El fiscal Adrián Mac Cormack pidió que se confirme la medida: "La decisión de la administración ha sido proporcional al contexto en el cual se dieron las conductas", dijo, acompañado por un asesor jurídico de la cárcel de Piñero.

   Para la jueza Prunotto fueron correctos tanto el procedimiento administrativo como la norma escogida, ya que Cantero y Escobar fueron acusados de inutilizar un bien penitenciario. En este caso, las cámaras D4, D5 y D8. "Al Servicio Penitenciario no le resulta lo mismo filmar las mesas que filmar tres trapos. Claramente, las cámaras fueron inutilizadas. Esos tres sectores se dejaron de filmar", concluyó.

   En cuanto a la supuesta emergencia que habría justificado esa conducta, la jueza señaló que no está acreditada porque un informe médico señala que Salomón no requirió atención esa noche. Por último consignó que las cámaras se taparon a las 20.25 y a las 20.43 acudieron dos superiores y los aparatos se descubrieron a las 21.09. Consideró que la sanción fue proporcional a la infracción y que "no hay razón para que se descrea de eso sólo por la alegación de un complot".

"No había forma de comunicar"

"Hay seis cámaras en el pabellón y tapamos tres para que vengan a ver. Salomón estaba enfermo, tirado en la cama. Yo pensaba que le iba a agarrar un ACV. Nos asustamos y otra manera no teníamos de comunicarnos", declaró ayer Ariel Máximo Cantero. El detenido explicó que fue una medida para que se acercaran al pabellón los superiores del celador, que estaba incomunicado.

   Sostuvo que la falta de comunicación ocasionó otros incidentes, como el de un celador al que "se le murió la madre y se enteró a las 2 de la mañana". O el de "otro celador al que le agarró un ACV y se murió". "Hay un solo celador y si no pasan los jefes no nos atiende. No podemos hacer fuego para que vengan. Ahora tienen un handy, pero no anda", dijo. "Yo tenía miedo, por eso hicimos eso. Dicen que somos peligrosos pero el que cierra la puerta ahí soy yo. Hacíamos cartelitos pero no los ponemos más por miedo a otra sanción".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});