Policiales

Robaron más de $ 30 mil en un raíd delictivo por la zona sur de la ciudad

Entraron por los techos a un súper, a una casa de GNC y a una electromecánica de avenida Ovidio Lagos. En todos los casos rompieron los sistemas de alarmas. Y en uno violentaron la caja donde...

Sábado 25 de Agosto de 2012

Tres comercios ubicados sobre la avenida Ovidio Lagos, entre las alturas catastrales del 4100 y el 5600, fueron asaltados ayer a la madrugada en un lapso de 180 minutos. En orden cronológico fueron robados una sucursal de supermercado Arco Iris, la sede de la empresa Electromecánica Omar SRL y el galpón de Petrolera Italo Argentina SRL. En los tres casos los ladrones trataron de violentar las alarmas, pero sólo lo lograron en el segundo de los locales, donde realizaron un boquete en las chapas del tinglado, desconectaron el sistema de vigilancia y, tras violentar dos cajas de seguridad, se llevaron 33 mil pesos entre efectivo y cheques.

En el supermercado Arco Iris, de Ovido Lagos 5620, los maleantes lograron ingresar por la terraza del local, violentaron dos puertas y cuando estaban revolviéndolo todo en dos oficinas, la alarma se activó a la 0.30 por lo que debieron huir. "Todavía no sabemos cuánto se llevaron, estamos haciendo un inventario. Trataron de desconectar la alarma y arrancaron un sensor de movimiento", explicó un encargado del súper.

En tanto, en la empresa de comercialización y renovación de sistemas de GNC para autos de Ovidio Lagos al 4100, la alarma no les dio chance. "Fue entre las 2 y las 3 de la mañana. Forzaron la puerta y cuando entraron se activó la alarma. Alcanzaron a llevarse una cafetera eléctrica y un celular que por el estado en que estaba daba vergüenza robarlo", dijo un encargado de Petrolera Italo Argentina.

El golpe acertado. El raíd delictivo que cronológicamente comenzó en el supermercado de Ovidio Lagos al 5600 y terminó en el negocio de venta y colocación de equipos de GNC para autos ubicado en el 4119 de la misma avenida, tuvo su epicentro en Electromecánica Omar SRL. En esa empresa familiar que se dedica a la venta de servicios y repuestos del rubro automotor desde 1976, los ladrones dieron su mejor golpe. La empresa está ubicada en lo que por naturaleza geográfica debiera ser Lagos al 4700, pero el desarrollo catastral indica que es el 4500 C. Allí, entre Fragata Sarmiento y pasaje Coulin, tiene su ingreso principal el negocio asaltado, un complejo de tres galpones con más de 1400 metros cuadrados de infraestructura con portón vehicular sobre la segunda de las arterias.

Allí los ladrones dieron un golpe de película basado en muy buena información sobre los detalles de la empresa en la que trabajan 16 personas. El atraco se produjo entre la 1 y las 2.15 de la madrugada, mientras en Rosario comenzaba a desplegarse una fuerte tormenta.

Desde arriba. Con una tijera para cortar chapas, los ladrones realizaron un corte en el tinglado que cobija a toda la empresa con "una precisión destacable", según dijeron los pesquisas. Y agregaron: "Realizaron el corte a la altura de donde se encuentra instalado el sistema de alarma, ubicado sobre el techo de las oficinas y el local de ventas". Una vez que abrieron la chapa, pisaron el techo de la oficina, desconectaron el sistema de alerta y cortaron los cables de teléfono. Con el sistema fuera de combate, trenzaron varios cables coaxil (similar al utilizado por la televisión por cable) y se descolgaron desde unos 3 metros de altura hasta el playón donde se reparan los vehículos.

Una vez en tierra firme, los maleantes siguieron exponiendo que contaban con información de primera. Se movieron por toda el área donde el sistema de alarma estaba desconectado, ya que la empresa tiene otro sistema para los depósitos. Luego ingresaron al salón donde se apiñan los repuestos para automotores y se encuentra el local de venta. Allí se toparon con cuatro cajas de seguridad pero atacaron las dos en las que estaban el dinero y los valores. Sin embargo, algo pasó que apuró la huida de los maleantes, quienes dejaron la persiana eléctrica del local de venta trabada.

Cuando los dueños de la electromecánica llegaron al local, alertados por un vecino, se toparon con herramientas nuevas tiradas en el piso, una linterna encendida, varias cajas con equipos estéreos nuevos y cuatro cubiertas de autos nuevas, estas últimas preparadas para ser llevadas. Pero sólo se alzaron con el dinero y se fueron en un Peugeot 307, según alcanzaron a ver algunos testigos. Para los pesquisas que trabajan bajo la tutela de la jueza de Instrucción Alejandra Rodenas, fueron al menos cuatro los maleantes que actuaron en el lugar.

Abatido. Lisandro Lovela, encargado e hijo del dueño de la empresa, estaba abatido ayer por la mañana mientras le contaba a los medios su desgracia. "Yo estuve en el local a la 1 de la mañana porque mi hermano necesitaba una linga para que remolcáramos su auto. Vine y estaba todo okey. A la 1.30 mi hermano pasó con el auto y estaba todo okey. A las 2.15 nos llamó un vecino. Nos dijo que la persiana del negocio estaba levantada y la puerta abierta y se escuchaban ruidos adentro. Demoramos lo que se tarda para hacer tres cuadras. Llegamos con mi hermano y mi tío y ya no había nadie. Enseguida llegó un patrullero", explicó Lisandro.

"Se llevaron unos 18 mil pesos de la caja registradora, y luego fueron al sector donde se encuentran dos cajas fuertes, una con documentación y otra con dinero, solo tocaron la del dinero". De la otra caja se llevaron unos 15 mil pesos. "Fue un hecho excepcional que hubiera tanto dinero en la empresa. Como mi padre está de viaje, las cajas las hacemos a la mañana", manifestó el muchacho.

Acerca de la mecánica del golpe, dijo que los ladrones "entraron por los techos, cortaron la chapa del tinglado como si fuera una caja y con cables, que también arrancaron, armaron una especie de soga para descolgarse. Sabían por dónde se movían. En la oficina hay cuatro cajas de seguridad y fueron a las que tenían el dinero. Las que contenían los documentos y los papeles, ni las tocaron. Se podrían haber llevado repuestos o las cuatro cubiertas nuevas que estaban al lado de la puerta, pero se llevaron plata y cheques", indicó Lisandro, quien radicó la denuncia en la seccional 15ª.

Precisos

La precisión de la información con la que se movieron los delincuentes en el raíd de la madrugada de ayer hizo recordar el robo en la empresa Metalbo SRL, en Ovidio Lagos al 6800, donde pasada la medianoche del lunes último tres ladrones que llegaron en un camión robaron unos 600 mil dólares y un kilo de oro que estaban escondidos detrás de una pared de durlock.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario