Policiales

Roban más de dos millones y medio de pesos en un atraco de ribetes insólitos

Los ladrones abandonaron en zona norte un auto con más de 200 mil pesos, casi el 10 por ciento del botín. Y también hallaron en la zona sur celulares robados.

Viernes 08 de Noviembre de 2019

Tres ladrones desafiaron toda lógica ayer a la mañana y asaltaron una concesionaria oficial Nissan ubicada en Paraguay al 200. Con un dato certero a las 9 ingresaron al salón de venta y se expusieron ante al menos seis cámaras de vigilancia que captaron los dos minutos que duró el golpe, antes de huir en dos motos. Oficialmente se indicó que el botín ascendió a 2.600.000 pesos y seis celulares. Extraoficialmente circulaba una cifra en el orden de los tres millones. Dos de los ladrones huyeron por Catamarca y en pasaje Saguier, a unos 200 metros de la concesionaria, robaron un VW Gol gris oscuro posteriormente hallado a una cuadra de la comisaría 30ª, en Parquefield II. Cuando los policías requisaron el Gol se toparon con una bolsa de consorcio con 230 mil pesos, casi el 10 por ciento de lo robado, que los maleantes olvidaron.

Media hora después de que la concesionaria Senta abriera sus puertas, ingresaron tres ladrones. En el local no hay empleados de seguridad sino media docena de cámaras que monitorean los ingresos y boxes. Los hampones dividieron la tarea: mientras uno, haciendo ademán de portar un arma en la cintura, controló a unos 15 empleados, otros dos atravesaron la sala, unos 15 metros, entre gritos de temor y autos. Subieron por la escalera a la planta alta y caminaron hasta la oficina del gerente. Uno de los ladrones, el único que exhibió un arma, resueltamente se posicionó ante un armario (o escritorio) y exigió que le dieran el dinero que había en el interior. Cuando el hombre tuvo los 2.6 millones que oficialmente se dice que había, se fugaron.

"Ver, ver... nadie vio nada. Escuchamos el rugir de una moto. Cuando nos asomamos vimos que doblaba en Catamarca y que varios empleados corrían por detrás", contó una comerciante. Según ese relato esos motociclistas habrían robado luego el Gol en Catamarca al 1600. "Por acá no supimos de ningún robo a un auto, pero viste cómo es, puede pasar sin que nadie se entere", señaló un vecino de esa cuadra.

Oficialmente se indicó que al menos uno de los celulares robados en el atraco se activó en Génova y Chaco, en zona norte. Otros dos aparatos fueron descartados en una zanja en Dorrego y Padre Giaconne.

Una escena con muchas aristas extrañas: un atraco en pleno centro; un auto robado por los ladrones en fuga en que abandonan en Parquefield II; celulares descartados en Empalme Graneros y en la Villa Flammarión, todo diseminado en un triángulo de decenas de kilómetros con aristas en zona norte, centro y sur de la ciudad.

Los pocos empleados que afrontaron a la prensa, una vez que habían trascendido todos los datos duros, entre ellos el monto del robo, acataron ciegamente la orden gerencial de no hacer declaraciones.

Quirúrgico

El golpe a la concesionaria de Paraguay al 200 fue quirúrgico, basado en un dato de entregador y la osadía de tres hombres que ingresaron hasta las entrañas de Senta, la empresa robada, para llevarse 2.600.000 pesos. Todo en medio del enmarañado tránsito rosarino de un jueves post día del bancario. Lo que se conoce sobre el golpe en sí, la mecánica del atraco y los vaivenes de la fuga, se conocieron por fuentes oficiales: las áreas de prensa de Ministerio de Seguridad y Fiscalía Regional. Así se supo que el golpe comenzó a las 9 de la mañana. A esa hora el gerente Andrés M., de 34 años, llamó al 911 e indicó que tres hombres armados los amenazaron de muerte y los robaron. Se indicó que los ladrones llegaron y se fueron en dos motos. Dos de los hampones que huyeron por Catamarca tras transitar 200 metros robaron un Gol gris oscuro de tres puertas. Ese auto fue el que se encontró a diez kilómetros de la escena, en Parquefield II. Detrás del asiento del conductor los ladrones dejaron una bolsa de consorcio con el 10 por ciento del botín.

Desde prensa de Fiscalía se indicó que "según los primeros testimonios e indicios, tres hombres, no identificados al momento, ingresan a la concesionaria haciendo ademanes de poseer armas de fuego. Dos de ellos se dirigieron hacia planta alta, donde se está la oficina del gerente, y allí mediante amenazas le exigieron dinero en efectivo sustrayendo la suma de 2.6 millones de pesos y 6 teléfonos celulares", se indicó en el parte de prensa. Oficialmente se aportó el lugar donde se hallaron los celulares y ya sobre mediodía el lugar donde había quedado el Gol, a una cuadra de la seccional 30ª. Inicialmente la causa quedó en manos del fiscal de Flagrancia Pablo Socca, quien comisionó a efectivos de la Policía de Investigaciones (PDI) para que tomaran testimonio a empleados de la concesionaria y potenciales testigos; y que relevaran las cámaras de videovigilancia de la empresa robada y de la vía pública. Al cierre de esta edición el fiscal valoraba si remitiría el expediente al área de Investigación y Juicio o a la oficina con Imputados No Individualizados (NN).

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario