Policiales

Revocaron la prisión al acusado de matar a un gendarme retirado

Para un juez no hay pruebas que lo vinculen al crimen de Ubaldo Miranda, ocurrido el 21 de abril frente al comercio que custodiaba.

Miércoles 30 de Abril de 2014

Roberto Martín O., el jardinero de 38 años acusado de haber asesinado al gendarme retirado Ubaldo Miranda en el ingreso a un comercio de electrodomésticos donde la víctima cubría un servicio de vigilancia, fue excarcelado ayer. Así lo decidió el juez penal José Luis Suárez tras revocar la prisión preventiva que le había impuesto ante la ausencia de evidencias suficientes para acusarlo. No obstante, el hombre seguirá vinculado al caso y podría volver a prisión si se encuentran nuevas pruebas que lo involucren.

Cerca de las 17.50 del 21 de abril Ubaldo Miranda, suboficial mayor retirado de Gendarmería Nacional, realizaba la custodia de "Casa Marcelo", un comercio dedicado a la venta de electrodomésticos y muebles en Biedma y Cafferata. Estaba vestido de civil y tenía en la cintura una pistola Bersa calibre 380. Según la reconstrucción que realizó el fiscal Pablo Pinto en la audiencia imputativa, a esa hora llegaron dos hombres en motos. El acusado arribó en una Yamaha Cripton negra de 110 centímetros cúbicos y la estacionó sobre calle Biedma. Su acompañante (prófugo y sin identificar) lo hizo en una Yamaha YBR roja y se detuvo sobre Cafferata.

Tras ello Roberto O. se encaminó con un revólver calibre 38 largo hacia el ingreso del negocio con la intención de concretar un asalto. Pero su propósito se frustró cuando Miranda le salió al paso. En ese momento, según Pinto, se produjo un intercambio de disparos entre el maleante y el suboficial retirado. En el tiroteo Miranda recibió tres balazos que le atravesaron el hombro y la mano izquierda y le perforaron el tórax a la altura del corazón. En el incidente, además, la pareja del dueño del local resultó herida de bala en un tobillo.

Después Roberto O. escapó por calle Biedma en la moto en la que había llegado. Pero cinco minutos después de las 18 el muchacho ingresó a la guardia del hospital Roque Sáenz Peña con un balazo en la zona inguinal. Dijo ser un remisero que había sido baleado en un intento de robo cuando trasladó en un Renault 12 a dos pasajeros hasta Salvá al 6000. Según el fiscal, el detenido explicó que le pidió a un vecino que se contactara con el padre y éste lo llevó al hospital.

El mediodía de ayer se realizó una audiencia a raíz de que la defensa del imputado requirió la revisión de la prisión preventiva sin plazo que había dictado una semana atrás el juez Suárez. La defensora pública María Melania Carrara objetó el registro de la filmación de las cámaras de videovigilancia del local en la que se apoyó la acusación y sostuvo que las imágenes no permiten identificar "claramente" a Roberto O.

Las dudas del video. En el video de referencia, exhibido ayer en la audiencia, se observa el arribo de un motociclista con un casco blanco a "Casa Marcelo". El hombre se baja de la moto y en ese momento recibe un disparo desde el interior el local. A raíz del balazo, el recién llegado cae al suelo. Enseguida se incorpora, se sube al rodado y se aleja de la escena del suceso. En la filmación quedó registrado que el suceso ocurrió a las 17.52. Precisamente, la proximidad entre el horario del hecho y el arribo del hombre acusado al Hospital Roque Sáenz Peña, adonde llegó herido, fue otra de las impugnaciones de Carrara al planteo acusatorio. "El oficial Cristian Acosta, el segundo jefe de la sección Homicidios, señaló que Roberto O. ingresó al hospital Roque Sáenz Peña a las 17.50. Por lo tanto no coincide con el horario del hecho que aparece en el video", afirmó la defensora. El fiscal Pinto replicó diciendo que, según un informe de la Policía Motorizada, Roberto O. llegó al hospital a las 18.05.

La defensora puso enfásis en el casco blanco que supuestamente tenía puesto Roberto O. cuando llegó al negocio y que la ex pareja del hombre entregó a la policía que allanó su casa. La valoración la hizo a partir de la presunción de que el jardinero acusado haya ido a esa vivienda ubicada en colectora de Circunvalación y Ameghino. "La casa de la ex mujer está ubicada a 30 cuadras del local de Biedma y Cafferata y a unas 40 del hospital", sostuvo.

Carrara también objetó el secuestro de la ropa que llevaba el acusado cuando ingresó al hospital. Las prendas, según Pinto, eran las mismas que vestía cuando llegó al comercio: un jean azul y zapatillas negras con vivos verdes fluo. La defensora sostuvo que dos mujeres que presenciaron el suceso dijeron que el agresor tenía una vestimenta oscura y una campera azul con el escudo de Rosario Central. Y tenía puesto un casco negro.

El fiscal pidió esperar el resultado del ADN

El fiscal Pablo Pinto requirió que se mantenga la prisión preventiva de Roberto O. Para sostener la acusación se apoyó en los dichos de un testigo que indicó que el motociclista sospechado del hecho llevaba un casco de color blanco y que el protector tenía un raspón y un “respiradero” en la parte superior.

El responsable de la acusación recordó que se debe aguardar el estudio de ADN para determinar a quién pertenecen las manchas de sangre encontradas en la puerta de “Casa Marcelo”, en el sitio donde cayó el agresor y en el slip y las zapatillas de Roberto O. Tras escuchar a la fiscalía y a la defensa, el juez José Luis Suárez decidió revocar la prisión preventiva a raíz de que no existen “elementos suficientes para sostener la imputación. Además no se pueden esperar seis meses con una persona privada de su libertad para tener los resultados de ADN”, sostuvo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario