Policiales

Revelan que la mujer hallada en el Saladillo pudo haber sido descuartizada para facilitar su desaparición

La titular del Instituto Médico Legal, Alicia Cadierno, dijo que se avanza en la identificación de la víctima y se mostró "sorprendida" porque nadie reclamó el cuerpo

Miércoles 12 de Febrero de 2020

La titular del Instituto Médico Legal, Alicia Cadierno, destacó que la mujer mutilada cuyos restos aparecieron en las últimas horas flotando en el arroyo Saladillo podría haber sido desmembrada "post mortem" y destacó que se trataba de una persona que estaba "bien cuidada".

En declaraciones a la prensa hoy, la profesional destacó que "lo que tenemos es un cadáver desmembrado segmentado con algún elemento cortante que ha sido probablemente fragmentado para desechar, para facilitar su desaparición, porque es muy difícil hacerlo con un cadáver entero, y es muy probable que se haya hecho post mortem".

También destacó que la mujer tendría "alrededor de 40 años" y que se trataría de una persona "bien cuidada, bien alimentada", sin marcas específicas ni tatuajes, y que se está trabajando sobre las huellas dactilares de la víctima para intentar cotejarlas con las del registro nacional de personas.

Cadierno dijo estar "sorprendida" de que ninguna persona haya reclamado por el cuerpo de la mujer lo que haría presumir que la víctima no sería de Rosario. También planteó como una "posibilidad" el hecho de que la víctima pueda ser extranjera.

>> Leer más: Hallan en el Saladillo partes de una mujer descuartizada

La tarde del lunes tres pescadores hallaron dos brazos flotando en el arroyo Saladillo, cerca de la desembocadura en el Paraná. Efectivos de Prefectura iniciaron un rastrillaje y entre la madrugada y la mañana hallaron, en distintas bolsas de consorcio, partes de una cabeza y dos piernas. Este martes se encontró un torso que presentaba un corte que lo dividía en dos partes.

Según datos del Ministerio Público de la Acusación (MPA) los brazos aparecieron flotando, en tanto parte de la cabeza y las otras extremidades estaban en bolsas. Lo primero en estudiar fueron las huellas dactilares y si bien parecía difícil obtenerlas por el desgaste que se produce en la piel luego de un tiempo en el agua, al cierre de esta edición se pudo obtener una. Las primeras constataciones biológicas estimaron que las partes habían estado en el agua entre 48 y 72 horas.

El torso seccionado fue el hallado luego de un profundo rastrillaje con perros, que husmearon en un apartado del arroyo. Todas las partes fueron ubicadas en un área de 400 metros a la redonda.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario