Policiales

Reclamo por el crimen de un vecino de barrio La República

"Tuvieron que matar a un vecino para que se sume más gente. Tenemos que dejar de tener miedo y salir a reclamar por más seguridad porque sino vamos a perder contra la delincuencia y nos...

Viernes 10 de Agosto de 2012

"Tuvieron que matar a un vecino para que se sume más gente. Tenemos que dejar de tener miedo y salir a reclamar por más seguridad porque sino vamos a perder contra la delincuencia y nos vamos a tener que quedar encerrados". Así se expresó anoche Pablo, uno de los tantos vecinos que se juntaron en Mendoza y Carriego para exigir mayor presencia policial en las calles y el esclarecimiento del crimen de Norberto Paladini, el empleado portuario que la noche del martes fue asesinado de un balazo cuando ingresaba su camioneta al garaje de su casa de Marcos Paz 4787, a escasos 50 metros de donde se hizo la concentración.

Fueron unos 150 vecinos, y cada uno de ellos tenía una historia distinta para contar. Aunque todos los relatos tenían un denominador común: personas y negocios del barrio alguna vez habían sido víctima de un delito. "A mí, hace menos de un mes, me robaron la moto en Lima y 9 de Julio. Iba con mi hijo y me emboscaron. Me pegaron varios culatazos en la cabeza para llevársela", recordó Pablo. Y agregó que su hijo, "desde ese momento vive con miedo y está bajo tratamiento psicológico. Cuando vamos al almacén de la esquina mirá para atrás para ver si no nos están siguiendo".

Mientras los vecinos no dejaban de hacer sonar los bombos y batían sus palmas, invitaban con una bandera a que los automovilistas se sumaran al recalmo tocando bocina. Y el ruido era ensordecedor.

Mabel, una de las mujeres que todos los miércoles participa en la esquina de Lima y Zeballos de las reuniones de los vecinos autoconvocados, contó a La Capital que la semana pasada fueron recibidos por el subsecretario de Seguridad Pública provincial, Osvaldo Laffatigue, y por el comisario Hugo Cabral, inspector de la 1ª Zona policial. "Les dijimos que queríamos más patrullajes, más presencia de uniformados, que ya no se podía salir a la calle y que no queríamos que mataran a alguien para que ellos reaccionen. Al final asesinaron a un vecino y nosotros seguimos sin tener respuestas".

La mujer aseguró que "generalmente, cuando pasan hechos graves como el del martes, mandan algunos policías a que caminen el barrio. Pero eso ocurre durante algunos días y después volvemos a la nada. Eso no alcanza, no ayuda". Y fue contundente cuando, en un mensaje a sus propios vecinos, dijo que "si uno no se hace cargo de lo que pasa no vamos a lograr nada. Ayer mataron a un hombre y hoy mucha gente del barrio prefirió quedarse en su casa. Por eso, la próxima marcha la vamos a hacer hasta la comisaría".

Carmen fue otra de las que sumó su reclamo y su historia. Vive en el pasaje Dumont al 1400. A su madre, de 87 años, la engañaron hace unos días para meterse en la casa cuando estaba sola y robarle 4 mil pesos. A su hijo, que tiene un quiosco en Mendoza al 4700, "ya lo robaron cuatro veces".

Crimen sin pistas. Norberto Paladini tenía 57 años y vivía con su esposa en una casa de dos plantas de Marcos Paz 4787. A las 20 del martes, tras ingresar de culata su Ford EcoSport al garaje de la casa, la mujer empezó a cerrar el portón de aluminio de tres hojas. Entonces, al menos dos muchachos con sus rostros semicubiertos pretendieron ingresar con fines de robo. La mujer corrió hacia el interior de la casa y su marido adelantó el vehículo para franquerles la entrada, pero uno de los malhechores metió su mano por la hoja aún abierta del portón y efectuó un disparo que atravesó el parabrisas del auto y se clavó en el corazón de quien lo conducía. Norberto alcanzó a bajar del vehículo y caminar hacia el comedor de la casa. Pero allí, ante la mirada de su esposa, cayó sin vida. Los delincuentes huyeron sin llevarse nada.

En cuanto a la investigación del crimen, fuentes de Jefatura sostuvieron ayer que "todavía no hay pistas firmes" y aseguraron que "sólo se cuenta con un par de datos de calle que hay que trabajar". En tanto, el juez de Instrucción Alejandro Negroni, quien estuvo en la casa de la familia Paladini pocos minutos después del asesinato, espera para las próximas horas las actuaciones policiales para entonces poder avanzar con la causa.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario