Policiales

Reclaman custodia para un pibe baleado tres veces en un mes

Tiene 17 años y su madre dice que los atacantes son una familia del barrio Santa Lucía. Pidió protección en Tribunales pero "la policía no llegó".

Miércoles 05 de Febrero de 2014

Un adolescente de 17 años resultó herido de bala el lunes a la noche en la zona sur, sólo ocho horas más tarde de que su madre acudiera a Tribunales a pedir una protección policial para su hijo ante el temor de que sufriera un ataque. El joven había sido baleado en enero pasado en el barrio Santa Lucía y el sábado logró salir ileso de un nuevo incidente a tiros que su familia atribuye a un mismo atacante. Pero el resguardo judicial que intentó su madre para salvarlo de otro intento no alcanzó: el mismo día fue baleado con tres tiros y ayer se reponía, fuera de peligro, del tercer ataque armado que sufre en un mes.

"No sé más que hacer porque no encuentro seguridad en ninguna parte. No nos queda otra que agachar la cabeza y vivir el día a día. Es la segunda vez en un mes que me entregan a mi hijo herido y hoy ya bajé los brazos", dijo con resignación Verónica S. mientras su hijo Ezequiel permanecía internado en el Hospital de Emergencias. La mujer había requerido protección para el muchacho el lunes al mediodía en el juzgado de Instrucción Nº 9, que está en turno, y según fuentes judiciales se dispuso que una dotación policial acudiera a su domicilio. Pero según ella y otros vecinos que acompañaron su reclamo los efectivos nunca llegaron.

Esos mismos vecinos, tras la balacera que hirió al adolescente, regresaron ayer a Tribunales para reiterar un pedido de protección: aseguran haber sufrido, también ellos, intimidaciones, golpes y amenazas por ser allegados al joven de 17 años. El juzgado en turno le dio intervención a la sección Seguridad Personal de la policía rosarina.

Un clan conflictivo. El entramado de violencia que denunció el grupo de vecinos de Santa Lucía tuvo un punto de partida el 4 de enero pasado, cuando Ezequiel recibió un tiro en el estómago por parte de un vecino al que identificaron con nombre y apellido y al que ubican como jefe de un clan familiar con una conflictiva inserción en la zona. "Mi hijo andaba en una bicicleta prestada y este vecino tenía problemas con el dueño. Le dijo a Ezequiel: «Andá y decile que estos tiros son para él». Sacó un arma y le disparó", contó ayer Verónica sobre aquel incidente, por el cual el joven fue asistido en el Heca sin necesitar cirugía. Tras el ataque el muchacho se fue del barrio y se radicó en la casa de un familiar. Pero el sábado a la noche volvió a visitar a su madre aunque "no llegó a entrar a la casa que ya le estaban tirando". Ese incidente fue en la calle, frente a una escuela, donde otros vecinos y amigos de Ezequiel aseguraron haber sido golpeados. Entre ellos está María del Carmen S., de 38 años, quien sufrió una herida sobre la ceja izquierda. En un pasillo de Tribunales la mujer relató a este diario que iba a hacer compras a un mercadito cuando le pegaron en el rostro para saber de su amistad con la familia de Ezequiel. En la misma batahola, dijo, fue agredida su hija de 17 años que está embarazada de seis meses.

A raíz de ese incidente, el lunes al mediodía los vecinos fueron con Verónica a Tribunales a pedir protección policial. Mientras la gestionaban, según contaron, integrantes de la familia a la que denuncian se acercaron a la casa donde estaban los hijos de María del Carmen a exigirles que se fueran del barrio "o les iban a quemar la casa". Según revelaron, la custodia policial no llegó ni en ese momento ni más tarde.

En otro lugar. El último incidente ocurrió luego del pedido de custodia, el lunes a las 20, cuando Ezequiel bajaba de un colectivo para visitar a su hijo de un año en una casa de zona sur y fue agredido desde una moto. El parte policial de la comisaría 11ª indica que "en una pelea" recibió un balazo en la pelvis en Arijón y Ayacucho y que desde allí fue trasladado fuera de peligro al Hospital Sáenz Peña. Su madre, en cambio, indicó que el mismo sujeto que le había disparado en enero lo atacó el lunes desde una moto: un tiro que le atravesó el abdomen y pasó a un centímetro del hígado, otro en la pierna derecha y un tercero en la pierna izquierda.

"Lo siguieron hasta ahí. Esta familia es gente violenta a la que no le importa nada. Los médicos que lo atendieron por segunda vez me preguntaron qué estoy esperando, pero la verdad es que la policía nunca llegó, nunca vino a mi casa a preguntar nada y esta gente es dueña del barrio. No sabemos ya adónde acudir", planteó, y reiteró el pedido de custodia.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS