Policiales

Rechazan hábeas corpus a los hermanos Funes

La defensa de Alan y Lautaro reclamó el cambio de lugar de detención de los internos, actualmente en una celda de resguardo.

Lunes 17 de Junio de 2019

En una audiencia de hábeas corpus llevada a cabo ayer a la mañana el juez de primera instancia Facundo Becerra rechazó el recurso presentado para modificar el lugar de detención de los hermanos Lautaro y Alan Funes, que se encuentran detenidos desde 2017 en la cárcel de Piñero. El origen de la solicitud judicial es que los Funes están alojados desde finales de mayo en una celda de resguardo y según su abogado defensor, Juan Pablo Audisio, las condiciones de detención son “inhumanas, ni siquiera tienen agua caliente”.

   Según indicó Audisio, el juez Becerra dejó en claro que los internos están bajo la tutela del Servicio Penitenciario (SP) y que es competencia de ese organismo el destino de los internos. No obstante, el magistrado dispuso un plazo de siete días para que el SP resuelva la situación denunciada por la defensa de los reclusos.

   Ante esta resolución el abogado de los hermanos Funes adelantó que “vamos a apelar la resolución tomada, ya que hay muchas razones que hacen que debamos insistir para que se acepte un nuevo pedido de hábeas corpus”.

Volver

En concreto los hermanos Funes piden volver a estar alojados en el pabellón 16 donde, según explicó su defensor, “no tenían problemas con nadie”. En cuanto al pabellón 28, el letrado aseguró que “en ese lugar se encuentran alojadas algunas personas con las que los hermanos estuvieron enfrentados o tienen problemas”.

   En ese contexto el defensor recordó que “Lautaro está en prisión desde el 25 de septiembre de 2017. El 24 de mayo pasado el Servicio Penitenciario lo sacó del pabellón 16 argumentando que ese sitio no estaba preparado para contenerlos ni a él ni a su hermano Alan. Por eso los llevaron a una celda de ingreso del pabellón 28 y allí se los mantuvo en resguardo. Sin embargo en esa celda no hay agua caliente, no hay mobiliario y las condiciones son terribles”, sostuvo Audisio.

Acusaciones y condenas

A principios de este año Lautaro Nahuel “Lamparita” Funes fue condenado a siete años de prisión como líder de una asociación ilícita que cometió una serie de hechos delictivos con armas de fuego, especialmente delitos contra la propiedad entre diciembre de 2015 y mayo de 2017, además de una participación secundaria en el homicidio de Cristian “Bebe” Ferreyra.

   Además Lamparita Funes tiene pendiente en la Justicia Federal una causa en la que se encuentra acusado por hechos de comercialización de drogas.

   Por su parte su hermano Alan está detenido desde enero de 2018, imputado del homicidio de Marcela Díaz ocurrido en Lejarza al 5600 (zona oeste) cuando fue emboscada mientras circulaba en una moto con su pareja, de apellido González. Este hombre fue el testigo clave que identificó a Funes como uno de los pistoleros que los atacaron desde un Volkswagen Suran.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario