Policiales

Rechazan absolución de un joven por la muerte de un conductor en acceso sur

Los camaristas Carina Lurati, Ramón Ríos y Daniel Acosta revisaron la sentencia absolutoria para Santamaría, que había llegado a un juicio oral y público por la muerte de Claudio Omar Frutos. Este era un conductor a quien le arrojaron un adoquín para frenar su auto y así robarle, incidente que provocó su muerte.  

Miércoles 19 de Diciembre de 2012

Seis meses atrás Nahuel David Santamaría, joven de 21 años imputado por el mortal ataque de un piedrazo a un conductor en el acceso sur, fue absuelto por el beneficio de la duda. Para los integrantes del tribunal que lo juzgaron no había pruebas concluyentes para aplicarle una sanción penal. Pero ayer la Cámara Penal revocó esa resolución que benefició al joven al considerar que hubo una valoración inapropiada de la prueba. Y por ello dispuso que se dicte un nuevo fallo.

Los camaristas Carina Lurati, Ramón Ríos y Daniel Acosta revisaron la sentencia absolutoria para Santamaría, que había llegado a un juicio oral y público por la muerte de Claudio Omar Frutos. Este era un conductor a quien le arrojaron un adoquín para frenar su auto y así robarle, incidente que provocó su muerte. La Cámara Penal consideró que los jueces valoraron los indicios en contra del acusado en "forma fragmentaria y aislada impidiendo una visión de conjunto de la prueba reunida". Por este mismo suceso, en un juicio abreviado previo, un joven amigo de Santamaría había recibido condena.

El ataque. A las 5.30 del 31 de enero de 2010 Frutos conducía un Chevrolet Corsa por el acceso Sur. Regresaba a La Plata junto con su esposa, el hijo de 11 años de la pareja y una hermana de la mujer, tras visitar a parientes en San Carlos Centro. A la altura de Uriburu les arrojaron un adoquín que atravesó el parabrisas e impactó en la cabeza de Frutos. Con el conductor inconsciente el auto terminó contra un guardarrail. Entonces se acercaron cuatro jóvenes y, exhibiendo cuchillos y armas de fuego, se apoderaron de unos 500 pesos, celulares y documentación de los ocupantes del auto. Diez días después Frutos murió.

El juicio. El fiscal Aníbal Vescovo había sostenido su pedido de condena de 14 años de prisión en dos elementos encontrados por efectivos de la comisaría 11ª en la casa de Santamaría. El primero era una tarjeta de un hotel de Mar del Plata donde la familia Frutos había estado unos días antes del 31 de enero del 2010, día en que el conductor fue atacado mortalmente. El segundo fue el comprobante de una carga de combustible realizada por Frutos el 17 de enero en una estación de servicio de Zárate con su tarjeta de débito. En el debate, el fiscal también requirió que se incorporara como elemento de prueba la condena a 5 años de prisión que Santamaría había recibido por un hecho con la misma modalidad delictiva ocurrido el 22 de diciembre de 2009.

Sin embargo, los integrantes del tribunal (María Isabel Más Varela, Georgina Depetris y Rubén Bissio) entendieron que esos elementos fueron "meros indicios" que no alcanzaron para condenar a Santamaría y decidieron absolverlo por el beneficio de la duda. El fallo fue apelado entonces por Vescovo.

Ahora, en su voto, la camarista Lurati sostuvo que los jueces valoraron el secuestro de esos dos elementos "en forma errónea" y resaltó una contradicción. "Dicen los jueces que «no puede dejar de señalarse la perplejidad que genera en este tribunal la circunstancia de que Santamaría conservara dichos objetos en su poder». La perplejidad es producto de no tratar los indicios con una visión integral. Y de la perplejidad pasan a señalar como probable y pretender que se investigue el encubrimiento que por la amistad que unía a Santamaría con Olguín le hizo el favor de guardar esos dos papeles". Por el homicidio de Frutos, en abril de 2011, Rodrigo Nicolás Olguín fue sentenciado a 14 años de prisión en un juicio abreviado.

Lurati sostuvo que esta hipótesis no se puede ponderar siquiera como probable. "Son dos trozos de papel sin valor económico, sin sentido alguno de ser guardados, pero con superlativo valor probatorio de autoría. Uno de los papeles tenía sangre. Guardarlos es una muestra cabal del desprecio por la vida del otro. No me desprendo de la sangre, la guardo como «cucarda». Guardo celosamente con los objetos viejos de mi familia la sangre que yo mismo derramé", indicó en un tramo de la resolución.

La otra cuestión que tuvieron en cuenta los magistrados para absolver a Santamaría fue que no fue reconocido como autor en las audiencias por las otras víctimas del trágico hecho —la esposa de Frutos, Rosa Villarroel, y su hermana Adriana— y recordaron que las mujeres tampoco lo apuntaron en rueda de personas.

Con relación a esta cuestión, en la audiencia de apelación, el fiscal de Cámaras Guillermo Camporini señaló que el hecho de que las mujeres no hubieran apuntado a Santamaría no es una prueba que pueda considerarse de descargo. De los testimonios de las dos víctimas, según la magistrada, no surge que pudieran señalar a los cuatro atacantes. "Adriana dijo que pudo ver a tres, no a todos. Y Rosa dijo que pudo ver detenidamente al que la arremetió y luego a una segunda persona de la que no recordaba el rostro. Ver no implica poder reconocer", sostuvo Lurati. Y afirmó: "El error en la valoración de la prueba está dado por concluir que no existen pruebas que lo ubiquen (a Santamaría) en el lugar del hecho a partir de la valoración de estos dos testimonios".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS