Policiales

Realizan marcha a ocho meses del crimen de “Pichón” Escobar

Unas 300 personas marcharon ayer a ocho meses del hallazgo del cuerpo de Gerardo “Pichón” Escobar. Participaron familiares, amigos y organizaciones políticas y sociales.

Viernes 22 de Abril de 2016

“Hace ocho meses estaba en la morgue reconociendo el cuerpo de mi hermano y supe que la lucha por encontrarlo había terminado pero empezaba otra para hacer justicia. No voy a parar. Quiero volver a encontrarme con él y decirle «hice justicia por vos»”.
  Unas 300 personas marcharon ayer a ocho meses del hallazgo del cuerpo de Gerardo “Pichón” Escobar. La movilización, de la que participaron familiares, amigos y organizaciones políticas y sociales  recorrió nueve cuadras entre los Tribunales provinciales y los federales, donde se realizó un acto en el que se repudió la decisión del juez Marcelo Bailaque de rechazar investigar el caso como desaparición forzada.
  De 23 años, Pichón fue visto por última vez con vida el 14 de agosto de 2015 luego de salir del bar La Tienda de Tucumán al 1100. Videocámaras registraron que allí fue golpeado por un patovica y nada más se supo de él hasta que su cadáver apareció siete días después en el río.
  La hipótesis de la querella que representa a su hermana Luciana es que tras ser agredido el joven caminó hacia calle Catamarca donde habría sido levantado por un patrullero que lo llevó a la seccional 3ª sin registrarlo en la guardia. Por esa “alta probabilidad de participación policial” pidieron que la causa sea investigada por un juez federal y en marzo la Justicia provincial giró la causa que la semana pasada Bailaque rechazó y ahora espera resolución de la Cámara de Apelaciones.
  Tras media hora de caminata desde Pellegrini y Balcarce hasta Oroño al 900, se realizó en el cantero central del bulevar un acto sencillo y emotivo. Allegados a Pichón se turnaron en el micrófono para reseñar el camino de los últimos ocho meses en reclamo de justicia. Se refirieron a las “irregularidades de la causa”, expresaron su convicción respecto de la participación policial y cargaron contra Bailaque: “Primero decidió declararse incompetente y luego buscó los fundamentos para eso. Este caso demuestra la complicidad del Poder Judicial con la violencia institucional en un Estado que se encubre a sí mismo”, leyeron.
  Luego fue el turno de Luciana, quien recordó emocionada a su hermano y “esa noche que nos despedimos sin querer”. Contó cómo sigue “conociendo” a Pichón a través de las anécdotas que sus amigos le cuentan casi a diario. Y, flanqueada por familiares de otras víctimas de la violencia impune, resumió el sentimiento de todos ellos hacia ese Poder Judicial que no logra resolver sus pesares: “No nos pueden entender porque nunca les van a tocar a un familiar”, dijo con una mezcla de bronca, calma y dolor que sigue esquivando la resignación.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario