Policiales

Ratificaron la prisión preventiva para policías por un doble homicidio

Les extendieron por 60 días la detención a 14 de los 18 uniformados acusados de matar a David Campos y Emanuel Medina en junio pasado.

Sábado 14 de Octubre de 2017

El juez Carlos Leiva ratificó ayer la prisión preventiva para 14 de los 18 policías imputados por el doble crimen de David Campos y Emanuel Medina y las prorrogó por 60 días después de que la abogada de los mismos, Yaneri Agusti, intentara pedir la libertad de sus pupilos al entender que existieron "serias irregularidades en la investigación" del fiscal Adrián Spelta. Éste, a su turno, defendió su investigación e incorporó los dichos de personas que estuvieron con los jóvenes asesinados momentos antes de que fueran abatidos por las balas policiales y el testimonio de una docena de policías que no participaron del procedimiento pero actuaron en apoyo. Estos últimos dichos parecieron complicar la situación de algunos de los detenidosacusados de encubrimiento doblemente agravado por el delito que encubre y por su carácter de funcionarios públicos en concurso real con falsedad ideológica. La secuencia seguirá el jueves 26 cuando la Cámara Penal resuelva la apelación realizada por las defensas de los unifromados tras la imputativa del 7 de septiembre pasado.

La audiencia de ayer tuvo sus momentos de color. Primero el fiscal Spelta recordó la denuncia que los representados por la abogada Agusti le hicieran el pasado 27 de septiembre ante el Fiscal Regional Patricio Serjal por incumplimiento de los deberes de funcionario público y de abuso de autoridad, y remarcó que "hoy la fiscal Valeria Pedrana (Villa Constitución) desestimó esa denuncia contra mi persona". Después llamó la atención que al ser retirado de la sala el imputado Walter Marcelo O., se puso a cantar "Yo soy Comando (Radioeléctrico) y no un cobachero", como en la jerga se reconoce a los policías que no realizan tareas de calle.

Del trámite no fueron parte cuatro de los 18 acusados, entre ellos el agente del Comando Alejandro Rubén B., imputado por homicidio calificado, ya que están en prisión preventiva hasta el 3 de noviembre.

Persecución fatal

El 23 de junio a las 11 de la mañana David Campos y Emanuel Medina se estrellaron contra un árbol en Callao al 5700 cuando iban en un flamante Volkswagen Up y una chata policial que lo perseguía desde media hora antes lo chocó de atrás. Acto seguido, según la acusación y varios testigos, el auto fue rodeado por policías que dispararon sin contemplaciones contra los jóvenes sin que éstos opusieran resistencia. Según la autopsia, Medina recibió al menos nueve tiros y Campos cinco. El 7 de septiembre, 18 policías del Comando Radioeléctrico y de la Policía de Acción Táctica (PAT) fueron imputados por el doble crimen y el 26 de octubre la Cámara Penal deberá resolver la apelación.

En ese marco, a las 9.20 de ayer comenzó en Tribunales la audiencia requerida por la abogada Agusti, quien entiende que se generó nueva prueba y eso la habilitaba a pedir al juez Leiva que valoré liberar a sus pupilos: Daniela Carolina A., Paola Lorena C., María de los Angeles R., Walter Marcelo O., Hugo Daniel B., Ricardo Daniel A., Fernando Hernán V. (todos del Comando); y Roxana María R., Marcelo Adolfo E., Alejandro Luis B., Leonel Emiliano M., Aldo Ricardo B., Alexis Iván Alejandro T., Claudio Sebastián C. (de la PAT). Vale recordar que todas las mujeres gozan de prisión domiciliaria.

Durante 40 minutos la abogada desgranó el protocolo de actuación con el que la Fiscalía y la policía trabajan desde el 10 de febrero de 2014, cuando entró en vigencia el nuevo Código Penal, sobre la escena de un crimen. Cuestionó que no se preservó adecuadamente la escena, que no se levantaron vainas y armas, que hubo falencias a la hora de volcar datos en las actas y que la cadena de custodia de los elementos secuestrados estuvo viciada. El foco estuvo en el secuestro de los revólveres plantados en el auto de las víctimas, uno con vainas en su tambor detonadas por otras armas. Planteó la duda respecto a si se podía confiar en lo que, a sus ojos, fue el desprolijo procesamiento de la escena del hecho y cómo ésto afectaba los intereses de sus defendidos.

Golpe bajo y respuesta

Para sostener sus dichos la defensora se valió de todos los elementos que tenía a su alcance. Exhibió un video de 46 segundos suministrado por la Policía de Investigaciones (PDI) y publicitado por la Fiscalía Regional en Facebook donde se aprecia el auto con los cadáveres de Campos y Medina en su interior para exponer lo que entendió eran deficiencias en la preservación de la escena. Eso fue demoledor para los padres de las víctimas, quienes estaban en la audiencia. Y al finalizar recalcó la parte humana de sus representados, como por ejemplo que Walter Marcelo O., al estar detenido, no había podido presenciar el nacimiento de su hijo. Cerró al borde del llanto pidiéndole al juez que "estos policías el domingo puedan estar junto a sus madres, esposas e hijos".

A la hora de responder, el fiscal Spelta remarcó que lo expuesto por Agusti no era prueba nueva sino una reinterpretación de los indicios vertidos en la preventiva del 7 de septiembre. Remarcó que en esta instancia lo que valía era el criterio de probabilidad y que no se estaba en un juicio. Un riesgo que, según se interpretó, tomó la abogada en su afán de lograr la libertad de sus defendidos. "Los encargados de preservar la escena del crimen eran ellos", dijo Spelta refiriéndose a los imputados. Y tras aclarar los puntos observados por Agusti, Spelta tomó la ofensiva y reconstruyó las últimas horas de las víctimas en la voz de las personas que estuvieron con ellos. A eso le sumó la lectura de testimonios parciales de una docena de policías que llegaron en apoyo pero no formaron parte del operativo, datos que fueron acercados por las querellantes Marcia López Marín y Luciana Torres (ver aparte).

Finalmente el juez Leiva coincidió con lo expuesto por la Fiscalía y la querella y resolvió ratificar las prisiones preventivas de los 14 policías destacando que la defensa debió pedir que se produjera nueva prueba en lugar de instalar dudas. "Eran los propios policías los que debían proteger la escena del crimen", remarcó antres de prorrogar las cautelares hasta el 13 de diciembre. Un dictamen que quedó sujeto a lo que debe resolver la Cámara Penal el próximo 26 de octubre.

reclamo. Familiares y amigos de Emanuel y David acompañaron la audiencia de ayer en Tribunales.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario