Policiales

Quiso defender a su esposa mientras era asaltada y lo mataron de un tiro

La víctima, de 69 años, salió a la vereda a ayudar a su esposa a bajar unos paquetes del auto cuando apareció un ladrón que disparó y huyó corriendo.

Lunes 25 de Marzo de 2019

No se escuchó el motor de ninguna moto. Sólo un tiro y gritos desesperados. Eran pasadas la 1 de ayer en Reconquista al 1200, pleno Arroyito. Tendido en la calle y con un balazo en el pecho quedó Oscar Bellioti, de 69 años. Un ladrón solitario le arrebató el bolso a María Elena, su esposa de 65, y él fue en su ayuda. Entonces el ladrón le disparó mientras corría hasta la bocacalle cercana. Bellioti recibió un impacto en el pecho, agonizó unos cinco minutos y murió en la puerta de la casa donde había vivido los últimos 20 años. El ladrón se esfumó con "un celular y dos mil pesos", comentaba ayer una vecina.

El sábado María Elena fue a la casa de una de sus hijas. Pasada la medianoche decidió regresar, subió a su Volkswagen Gol y recorrió el camino de siempre hasta su casa de Reconquista entre Alberdi y Ferreyra. "Su hija llamó a Oscar al celular y le dijo que la madre había llegado, serían la una menos cuarto", contó una vecina. La mujer estacionó el auto casi enfrente de su casa. A esa hora no había nadie en la calle.

María Elena bajó del auto y Oscar salió del pasillo en donde viven en ojotas, camisa y un pantalón largo, para ayudarle con unos paquetes. La mujer quedó cerrando el auto con la cartera al hombro y enfiló para su casa. Pero de pronto un hombre, al parecer joven, se le acercó, la encañonó y le arrebató el bolso en el que llevaba varias cosas, entre ellas su celular y unos dos mil pesos. Oscar vio la escena y fue a ayudar a su mujer. Entonces el ladrón le disparó. Un solo tiro al pecho.

"Tremendo"

Ayer los vecinos de Reconquista al 1200 estaban desgarrados. "Yo estaba durmiendo cuando escuché un tiro y un grito tremendo. Mi esposo salió y lo vio al señor tirado en medio de la calle, con mucha sangre que le salía del pecho. Me levanté y empezamos a salir todos los vecinos mientras Mary lloraba y gritaba. Fue tremendo", contó una vecina.

Una mujer que estuvo allí las tres horas que duró la escena fatal comentó que "un muchacho le hizo a Oscar maniobras de resucitación. El abdomen le subía y le bajaba. Respiraba, pero con cada masaje le salía más sangre", aseguró. "Después vino una chica que vive a media cuadra y es médica. También le hizo masajes y respiración boca a boca, pero ya no daba señales de vida", recordó la tarde de ayer mientras bajaba la voz.

En minutos los vecinos se multiplicaron. "Mary quería llamar a una de sus dos hijas pero no se acordaba el teléfono ni tenía celular, así que le prestamos uno y pudo comunicarse. Vinieron muchos familiares y esperamos la ambulancia, que llegó un ratito después."

"No había nadie en la calle, no escuchamos ni el motor de una moto ni el de un auto. El que le robó a Mary no se peleó con el vecino, directamente disparó mientras corría para escaparse", dijo otra vecina.

"El barrio es tranquilo en la traza, con calles largas y muchas cortadas y en esta cuadra además no hay negocios. Pero eso trae como problema que en la calle siempre hay poca gente y eso lo hace peligroso, A varios vecinos ya les robaron", agregó la mujer mientras recordaba que cuando se llevaron el cuerpo de Oscar "a Mary sólo le quedó en la mano la ojota de él ensangrentada."

El fiscal de Homicidios Florentino Malaponte solicitó esa misma noche al Gabinete Criminalístico de la Policía de Investigaciones (PDI) el levantamiento de rastros. En principio secuestraron a menos de un metro del cuerpo una vaina calibre 9 milímetros. Asimismo, ordenó el relevamiento de cámaras de vigilancia, que fueron retiradas en la mañana del domingo para así intentar determinar la identidad del agresor y el trayecto por el cual se fugó.

Pedido de colaboración

La Fiscalía pidió también colaboración a quienes puedan aportar datos o indicios sobre los hechos y garantizó la reserva del caso. En este sentido, quienes puedan aportar información deben dirigirse a la Unidad de Homicidios Dolosos del Centro de Justicia Penal, Sarmiento 2850, planta baja, o llamar al 341 614 6583.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});