Policiales

Prorrogan prisión preventiva por las demoras en realizar un juicio

Un juez ordenó que se hiciera antes del mes en curso. El acusado lleva dos años tras las rejas por matar a Rocío Judith Martín el 13 de abril de 2014

Jueves 20 de Junio de 2019

Con la ratificación del pedido de una pena a 25 años de prisión, la Fiscalía debió solicitar la prorroga extraordinaria de la prisión preventiva de un joven que lleva detenido dos años, acusado del homicidio de Rocío Judith Martín, de 17 años, asesinada con disparos de arma de fuego en la cabeza a la salida del boliche Dorian, en abril de 2014.

En el hecho también resultaron heridos otros dos jóvenes tras ser baleado el frente del local, ubicado en Presidente Perón al 5600. El titular de la acusación solicitó la realización urgente del juicio y que se cumpla con una resolución anterior que ordenaba hacerlo antes del mes en curso.

Lentos plazos procesales

En una audiencia celebrada ayer en el Centro de Justicia Penal (CJP), el fiscal de la Unidad de Homicidios Adrián Spelta requirió de manera formal la urgente realización del juicio oral y público en virtud de la acusación formal que ya presentó en octubre de 2018 contra Gustavo Darío "Paraguayito" E., de 28 años, como autor del crimen de Rocío Martín.

El trámite puso en evidencia las demoras en la programación de algunos juicios sobre casos relevantes, cuyos plazos procesales están cerca del vencimiento, con las investigaciones concluidas. Incluso con audiencias preliminares ya realizadas durante las cuales se formaliza el pedido de pena.

En ese marco además opera el plazo de vencimiento de las prisiones preventivas de los imputados, que tiene un máximo de dos años. O como en este caso, por fallas administradas de la Oficina de Gestión Judicial (OGJ), el Fiscal se ve obligado a pedir la prórroga extraordinaria del encierro por un años más.

Si bien es excepcional y ese nuevo recurso está contemplado en el Código Procesal Penal (CPP), el propio sistema se coloca al borde de vulnerar los derechos no sólo de las personas sometidas al proceso, sino de las víctimas que reclaman una resolución del caso en un tiempo razonable.

Pedido no cumplido

En la audiencia celebrada ayer en la sala 2 del primer piso de Centro de Justicia Penal, salió a la luz esta situación, ya que el fiscal recordó que el 17 de octubre de 2018 cuando presentó la acusación con un pedido de pena a 25 años, el propio juez José Luis Suárez sugirió que el juicio debía realizarse en el primer semestre de este año.

Pero el debate no tiene fecha todavía. Entonces Spelta solicitó la prórroga extraordinaria de la prisión preventiva del acusado, a lo que se opuso la defensora Andrea Siragusa, quien además requirió la libertad de su asistido.

El juez Facundo Becerra hizo lugar al pedido del fiscal, pero recalcó y sugirió que el debate se organice lo antes posible. No obstante, fuentes judiciales consultadas por este diario expusieron que la grilla de juicios "esta abarrotada", y que prácticamente no queda disponibilidad para lo que resta de 2019. Con ese panorama poco alentador, el juicio recién podría plasmarse el año próximo.

Por el lado de los fiscales, esas demoras parecen atentar contra la calidad de la acusación. Es que en un contexto de temor o de lógicos cambios cotidianos, resultan complejo mantener el interés de los testigos para que declaren en el juicio. El paso del tiempo diluye la percepción de los detalles del hecho. Incluso hasta resulta complejo ubicarlos por los cambios de domicilio, por razones de salud, o simples cuestiones personales.

Por testigos

Gustavo "Paraguayito" E. cayó preso en 2017 después de que varios testigos lo ubicaran como el tirador. Está acusado de homicidio agravado por el uso de arma de fuego, y doble tentativa de homicidio agravado por el uso de arma de fuego y portación ilegítima de arma de fuego de guerra, todo en concurso real y en calidad de autor.

Según se pudo reconstruir en la pesquisa, se le atribuye la balacera cometida las 5.45 del 13 de Abril de 2014, en Presidente Perón al 5600, cuando a bordo de una motocicleta de alta cilindrada y encapuchado disparó a mansalva contra el frente del boliche Dorian, donde unas 20 personas salían de bailar.

A raíz del ataque recibieron impactos Rocío Judith Martín, quien esperaba un taxi y falleció en lugar, mientras que Miguel Alejandro Pereyra, de 19 años, y Ricardo Fernando Leiva, de 25 años, resultaron con heridas de distinta consideración y debieron ser hospitalizados, aunque pudieron reponerse.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario