Policiales

Prorrogan la prisión al acusado de matar a la madre del clan Funes

A "Juanchi" Almada le imputan la muerte de Mariela Miranda, lo que disparó una cadena de asesinatos contra la banda de los Caminos en zona sur

Domingo 06 de Enero de 2019

"No sé como van a hacer para armar este juicio para junio. Que Dios los acompañe". Así el juez de garantías Héctor Núñez Cartelle le puso epilogo a la audiencia en la que la justicia provincial aceptó la prórroga extraordinaria de prisión preventiva para Juan Manuel "Juanchi" Almada hasta el 4 de junio en el expediente que investiga el asesinato de Mariela Miranda, madre de los hermanos Funes, el 11 de marzo de 2016. En esa fecha el imputado cumplirá tres años detenido sin haber llegado a juicio. La audiencia preliminar en este expediente quedó fijada para el 11 de febrero próximo y será presidida por el juez José Luis Suárez.

En octubre pasado, la fiscal Marisol Fabbro había solicitado altas penas para los dos imputados del crimen de Miranda: 30 años de prisión para "Juanchi" Almada, como autor de los disparos; y 25 años para Alexis Caminos por manejar la moto desde la que tiró su acompañante.

El otro asesinato

Almada, de 23 años, está acusado además de haber participado en el asesinato de Ulises Funes, uno de los hijos de Miranda en enero del año pasado; del homicidio de Ariel "Tubi" Segovia en la cárcel de Coronda (24 de abril de 2018); y de integrar una asociación ilícita dedicada a la usurpación de viviendas en el barrio Municipal, extorsiones, amenazas, robos calificados por el uso de armas de fuego y por haber sido cometidos en poblado y en banda.

Para los fiscales Viviana O'Connel y José Luis Caterina, el jefe de la banda es Alexis Caminos, hijo de Roberto "Pimpi" Caminos, el ex líder de la barra de Newell's asesinado en 2010 frente a un bar de la zona oeste. "Juanchi" y Alexis son primos. Ambos fueron imputados por el asesinato de Miranda.

Al escuchar en boca del fiscal Adrián Spelta la cronología de incidentes callejeros, asesinatos y dilaciones judiciales en el expediente en el que se investiga la ejecución de Mariela Griselda Miranda, el 11 de marzo de 2016, se puede comprender el cierre que le dio a la audiencia el juez Nuñez Cartelle. El crimen de Miranda —madre de Ulises, Jonathan y Alan Funes— está enmarcado en la pelea sin cuartel que desangró la zona sur de Rosario y que tuvo como animadores a los hijos de la mujer, al que se le sumó Lautaro "Lamparita" Funes (hijastro), contra la banda de Alexis Caminos con el apoyo de "Tuby" Segovia. Los protagonistas de esta guerra están presos o muertos. Presos "Lamparita" y Alan Funes, por un lado, y Alexis y varios de sus compinches, por el otro.

Del crimen de Miranda fueron testigos sus hijos, ya que el ataque era contra ellos. Pero sólo Alan llegó a declarar. Ulises fue asesinado el domingo 7 de enero de 2018 en la puerta de un pasillo de Garay 1400, barrio La Lata. Jonathan, también conocido como "Bam Bam", fue acribillado el 5 de febrero de 2018 cuando salía de visitar a sus hermanos Lautaro y Alan en la cárcel de Piñero. A los ojos de la fiscalía el asesinato de los hermanos también fue en el marco de la guerra entre bandas. En mayo de 2018 la fiscal Fabbro, ante la escalada de violencia que se vivía en las calles, solicitó una audiencia para asegurar prueba y Alan Funes declaró anticipadamente el 14 de mayo. Lo hizo ante "Juanchi" Almada y Alexis Caminos. "Soy el único testigo del hecho: mataron a mis otros dos hermanos y quedé yo", dijo Alan.

Alan relató en la audiencia de "anticipo de prueba" que al momento del asesinato de su madre él estaba apoyado en el Peugeot 208 negro de su papá, que estaba estacionado sobre la vereda en Ayacucho al 2100, y a la par de ese vehículo sobre la calle había un colectivo parado. Entonces apareció una Honda Tornado por Ayacucho en contramano.

"El de adelante era Alexis (manejaba la moto), con un casco sin visor; y el de atrás era «Juanchi», con un casco levantado", rememoró Alan. Contó que la moto venía fuerte pero antes del colectivo aminoró un poco la marcha. Se escuchó una primera ráfaga de disparos. Pasaron la línea del colectivo y hubo una segunda serie de disparos y en la tercera saga de plomo le pegaron a Miranda. Alan apuntó a "Juanchi" como el tirador. Dijo que hizo entre 10 y 13 disparos. Entre sus hermanos cargaron a Miranda en el 208 y la llevaron al hospital Roque Sáenz Peña. "Ya estaba muerta cuando la llevamos. Los tiros los tenía en la espalda, a la altura del corazón", dijo.

La audiencia en la que Alan declaró pasó a un cuarto intermedio hasta la reproducción de un video de una cámara de seguridad que no pudo mostrarse por cuestiones técnicas. Nunca se retomó y así comenzaron una serie de dilaciones que incluyeron una audiencia suspendida por falta de juez.

Un caso especial

En octubre la fiscal del caso adelantó las penas que pediría para "Juanchi" y Alexis y solicitó una prórroga excepcional de la prisión preventiva para el hijo de "Pimpi" por un año, teniendo en cuenta que está implicado en una investigación compleja y conectado con otras causas penales. El juez Luis María Caterina aceptó extender ese plazo pero lo acotó a seis meses.

Así se llegó al viernes. El fiscal Spelta reemplazó a Fabbro y la defensora del Servicio Público de la Defensa Daniela Asinari, asistió a "Juanchi", quien anteriormente había sido representado por Francisco Broglia. Spelta solicitó una prórroga de un año a partir del 4 de junio de 2018, cuando debió continuar la declaración de Alan Funes. El juez Cartelle le dio curso al pedido y en los próximos cinco meses se deberán agilizar los pasos para llevar a juicio el expediente. El plazo vence el 4 de junio de 2018. La próxima cita será el 11 de febrero próximo cuando se realice la audiencia preliminar por el crimen de Miranda y dos tentativas de homicidio.

"Juanchi" está acusado también de integrar el grupo que estranguló en Coronda a Ariel "Tubi" Segovia en abril pasado

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario