Policiales

Proponen una batería de medidas para evitar las salideras bancarias

El trágico hecho registrado la semana pasada en La Plata tuvo resonancia en Rosario. Hay un protocolo de actuación hecho por la provincia y distintas propuestas de los ediles locales.

Sábado 07 de Agosto de 2010

El trágico desenlace que tuvo la salidera bancaria ocurrida la semana pasada en La Plata, cuando una mujer embarazada fue atacada a balazos tras retirar dinero de una entidad financiera y como consecuencia de ello su bebé falleció ocho días después de nacer por una cesárea de urgencia, ha despertado una serie de manifestaciones que tuvieron su rápido correlato en el ámbito político (ver página 34). Así, mientras en Buenos Aires y la Capital Federal los distintos estamentos de gobierno proponen medidas de seguridad dentro y fuera de los bancos, en Rosario el Concejo Municipal se hizo caja de resonancia y desde los distintos bloques se sugieren soluciones para paliar las consecuencias de este tipo de delito. Además, desde el Ministerio de Seguridad de la provincia se aseguró que "se viene trabajando desde el año pasado con reuniones periódicas en las cuales se monitorea esta modalidad delictiva e implementan mecanismos de control", según dijo el titular de la cartera, Horacio Ghirardi.

"Las salideras bancarias son de muy difícil prevención y resolución si no se articulan medidas entre todos los involucrados, es decir el gobierno, la policía, los bancos y los clientes", aseguró Ghirardi en diálogo con La Capital . El ministro sostuvo que, en ese orden, "se ha establecido un protocolo de actuación tendiente a disminuir este tipo de hechos que, en Rosario, no ha tenido los niveles de violencia registrados en otros lados".

Respecto al protocolo de actuación en el que trabajan el Ministerio de Seguridad, la Secretaría de Seguridad Comunitaria, la policía rosarina, agencias de vigilancia privada y representantes de los bancos y la Justicia, en el mismo se indica que son las entidades financieras las que "deben tener un efectivo control de los salones de atención al público a fin de prevenir la presencia de personas que, simulando ser clientes, puedan estar observando los movimientos con la finalidad de marcar a las posibles víctimas". En este sentido, se sugiere "destinar recursos humanos y tecnológicos posibles y adecuados a las superficies y cajas de cada banco" para cumplir tal función.

Asimismo, se recomienda en ese protocolo que el personal dispuesto al control de los salones, ya sea de seguridad pública o privada, "preste especial atención a las personas que no puedan justificar su presencia en el salón o que transcurrieran en el mismo durante un tiempo mayor al necesario para la realización de un trámite". Y que, en caso de detectar algún tipo de sospechas, "se deberá dar parte inmediata a la comisaría del barrio o al 911 para montar un rápido operativo en los alrededores de la sucursal".

Pocos y rápidos. Sobre la caracterización del delito, el Ministerio de Seguridad sostiene que así como las salideras se han trasladado desde el microcentro a los barrios, "donde actualmente se hacen patrullajes de saturación en los horarios bancarios", los grupos que cometen este tipo de hechos "no están integrados por más de cuatro o cinco personas con roles diferentes (marcador, seguidor, arrebatador) que actúan muy rápidamente y que no sólo perpetran el atraco en las inmediaciones de los bancos sino que poseen vehículos y sistemas de comunicaciones que les permiten seguir a sus víctimas hasta sus domicilios o lugares de trabajo". Y, en este orden, las autoridades no dejan de reconocer que "esos grupos cuentan con información precisa otorgada por cómplices ocasionales o personal de los mismos bancos".

"Más allá de estos protocolos también hay que recomendarle a la gente que sea más cauta a la hora de hacer operaciones bancarias en las que se mueve mucho dinero", dijo Ghirardi. "Hay que evitar mover físicamente grandes sumas y hacerlo mediante medios electrónicos, hay que ser reservado en la información cuando se realizan ese tipo de operaciones y recurrir a los responsables de los bancos cuando, en caso de tener que manejar efectivo, no se haga en el mostrador a la vista de todo el público sino en lugares reservados".

Celulares no. Al menos tres concejales de la ciudad presentaron en estos días distintos proyectos de ordenanzas para prevenir delitos en los locales bancarios y en las zonas cercanas a los mismos.

En este sentido, el edil socialista Edgardo Falcón elevó una propuesta tendiente a imposibilitar la marcación de las posibles víctimas dentro de la entidad "inhibiendo las señales de los teléfonos celulares dentro de los locales bancarios". Además, sugiere la "construcción de boxes espejados con video de vigilancia individual para control de cliente y cajero con un sistema integrado de registro de ingreso y egreso fehaciente de personas".

Para ello, Falcón sostiene que es necesario "que las cajas sean multifuncionales, de manera de no generar segmentación de las transacciones", y también sugiere la "prohibición de movimientos de caudales fuera de la entidad". Aunque de no ser posible eso por razones de infraestructura, el edil pide que "esas operaciones se realicen en contra de horario de atención al público o en forma nocturna".

Motos no. Por su parte, el concejal radical Jorge Boasso volvió sobre su proyecto de evitar o controlar la circulación de motos de alta cilindrada con dos personas a bordo en los sectores bancarios de la ciudad. "Sabemos que pagarán justos por pecadores pero si no es la restricción hay que ejercer un férreo control en dichas áreas", argumentó.

Igual que Flacón, Boasso también propuso la inhibición de los celulares dentro de los locales bancarios y la exigencia de que se hagan las reformas arquitectónicas necesarias a fin de que las operaciones comerciales que realizan los clientes no puedan ser visualizadas por los demás presentes en los salones de atención. Finalmente, sostiene que la custodia policial o de seguridad debe extenderse al perímetro exterior del banco.

Cámara sí. Finalmente, el justicialista Diego Giuliano insistió con su proyecto de instalación de cámaras de video para seguridad y vigilancia en los espacios públicos, especialmente en las zonas bancarias, que transmitirán información a un centro de monitoreo durante las 24 horas.

Para el edil, de acuerdo a un mapa delictivo de la ciudad, se pueden establecer las distintas zonas "según su grado de vulnerabilidad o índice de criminalidad" y así determinar dónde y cuántas cámaras instalar. "Eso actuará como un método disuasorio" de delitos como las salideras bancarias, dijo el concejal.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS