Policiales

Profunda estocada de carnicero a su agresor en súper chino de zona oeste

Fue un duelo entre hombres en la carnicería de un supermercado chino en los confines de barrio Belgrano, ayer al mediodía, en Pellegrini y Provincias Unidas. Allí dos jóvenes, uno menor, entraron buscando al carnicero. No iban a desearle un buen 2008 sino que querían increparlo por motivos personales.

Viernes 04 de Enero de 2008

Fue un duelo entre hombres en la carnicería de un supermercado chino en los confines de barrio Belgrano, ayer al mediodía, en Pellegrini y Provincias Unidas. Allí dos jóvenes, uno menor, entraron buscando al carnicero. No iban a desearle un buen 2008 sino que querían increparlo por motivos personales. Y dos se trenzaron en una pelea. Uno de ellos, de 20 años, sufrió un profundo corte en la zona derecha del tórax y debió ser asistido en el hospital Carrasco. Los tres terminaron imputados por lesiones en riña.
  “No sabemos. No sabemos”, fue la escueta explicación que dieron, en una compleja aleación de chino mandarín y español, los encargados del autoservicio Soles. “Primero vi pasar a tres pibes, que son hermanos y conocidos del barrio, que iban para el súper. Dos caminaban y uno iba en bicicleta”, comentó un vecino del lugar. Según ese relato el de la bicicleta se quedó afuera y los otros dos entraron al súper chino.
  Los comentarios sobre el por qué de la visita eran dispares. La hipótesis que más cuadró entre los pesquisas fue la pasional. Un duelo por el honor de una mujer. En el interior del autoservicio, en la carnicería, con su cuchilla de depostar en la mano, Nelson F., de 28 años, despachaba al público. Según pudo saberse, el carnicero alquiló el sitio a los dueños chinos hace algo más de diez días. Y a su encuentro fueron Germán Darío L., de 20 años, junto a uno de sus hermanos de 16 años.

Los antecesores. Según relató una mujer de la cuadra, los hermanos L. habían trabajado en la carnicería del súper chino por cinco días. Y después comenzó la labor de Nelson, el carnicero. De la pelea entre los contendientes Germán Darío L. salió tomándose el lado derecho de su tórax. Bajo su mano se escapaba un hilo de sangre. Un vecino dijo que el corte, en forma horizontal, tenía unos diez centímetros de largo. “Llamen a una ambulancia”, gritaba el hermano menor.
  En eso llegó un móvil del Comando. Mientras los vigilantes retenían a los participantes de la gresca, el tercer hermano L., se marchó a todo lo que le daban sus piernas a los pedales. Germán Darío fue trasladado al hospital Carrasco donde le realizaron varios puntos de sutura y, tras ser vendado, confinado junto a su hermano de 16 años a la seccional 14ª. Allí estaba arrestado el carnicero Nelson. Los tres quedaron a disposición del Juzgado de Menores 2 y de Instrucción 7ª.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario