Policiales

Procesaron a cuatro policías por facilitar una fuga de la alcaidía

La medida fue firmada por el juez de Instrucción Juan Carlos Vienna y alcanzó a quien era jefe de esa repartición policial, a un celador, un oficial de guardia y un custodio.

Viernes 11 de Abril de 2014

Cuatro policías de la alcaidía mayor de Jefatura fueron procesados por facilitar intencionalmente la fuga de un preso que se fue caminando por el portón de Francia al 5200 en octubre pasado. La versión oficial fue entonces que el detenido, condenado por el homicidio de un joven gitano, fue acompañado hasta la reja de entrada porque un familiar iba a entregarle un paquete y le pasaron un arma con la que redujo a su custodio para escapar. Sin embargo, la investigación arrojó elementos que hacen presumir una connivencia, como el hecho de que se borraran los registros de las cámaras de seguridad del día y la hora de la evasión.

Los cuatro uniformados están en libertad y además de ser enviados a juicio se les trabó a cada uno un embargo de 10 mil pesos. Con ellos también fue procesado el fugitivo, Brian Emanuel Cáceres, un interno al que le dicen "Soretito" y que fue recapturado al mes siguiente, luego de que amenazara a familiares de la víctima del crimen por el que purga condena. Ahora, de nuevo en prisión, quedó de cara a un nuevo juicio por el delito de evasión.

La resolución fue firmada por el juez de Instrucción Juan Carlos Vienna y está apelada por las defensas. El magistrado intervino en el caso porque tras la reforma penal quedó a cargo del juzgado de Instrucción Nº 6, donde originalmente había recaído la causa. La jueza entonces a cargo, Raquel Cosgaya, ordenó de inmediato la detención de tres policías al tomar conocimiento de su dudosa actuación en la evasión del 20 de octubre pasado.

Cinco días más tarde la jueza dispuso el arresto del jefe del presidio, el comisario principal Walter De Marco, desplazado del cargo tras ser sacudido por dos fugas en menos de una semana. Es que a la evasión de Cáceres le siguió la fuga de Víctor Ignacio "Meteoro" Suárez, un recluso de 40 años que el 24 de octubre ganó la calle tras golpear a un guardia y salir corriendo.

En libertad. De Marco ahora fue procesado por el facilitamiento doloso de la evasión de Cáceres, delito agravado por su carácter de funcionario público. Bajo la misma figura fueron procesados los policías Ismael César Menotti, César Ariel Facciano y Juan Manuel Márquez. Uno de ellos era el celador del pabellón y quien acompañó a Cáceres hasta la puerta; otro fue supuestamente golpeado por el fugitivo con un arma; y el tercero estaba a cargo como oficial de guardia. Todos están en libertad.

Al jefe, además, le endilgaron el delito de "ocultamiento, destrucción y/o inutilización de elementos destinados a servir de prueba", dado que fue borrado de las cámaras de seguridad el segmento horario en que ocurrió la fuga. Algo que para el magistrado no ocurrió de manera accidental sino para ocultar lo ocurrido.

Cómo fue. La fuga de Cáceres ocurrió el domingo 20 de octubre alrededor de las 18.30, en un día de visita. Al preso Brian Emanuel Cáceres lo conocen por su sobrenombre de "Soretito" y cumplía condena a 13 años y medio de prisión por el crimen del joven gitano Juan Marcelo Miguel, baleado en un robo en pasaje Martinoli al 4200 el 21 de febrero de 2012.

Según el acta de procedimiento por la fuga, el celador del pabellón comunicó a la guardia que el interno había pedido permiso para salir para recibir un paquete en la oficina de guardia, situada en el acceso. Luego retiró al preso del pabellón y lo escoltó hasta la entrada donde lo esperaba una joven en moto.

Según el parte, cuando Cáceres se acercaba al portón otros dos internos —dos hermanos de apellido S.— caminaban por delante, escoltados por otro agente, para entrevistarse afuera con su madre. Al abrirse la puerta de ingreso la chica que esperaba a Cáceres le alcanzó un arma de fuego, con la que el preso supuestamente redujo a su celador, traspasó el portón y escapó en moto con su cómplice. De acuerdo con el encuadre penal que asignó Vienna al caso, sin embargo, no ocurrió una negligencia sino que al preso lo dejaron escapar.

Tras la fuga, familiares de Miguel denunciaron que fueron amenazados con armas de fuego por el evadido. El 11 de noviembre, a menos de un mes de su huida, Cáceres fue recapturado en un allanamiento en una casa donde al parecer lo estaban "aguantando".

En la misma resolución por la fuga, en tanto, Vienna dispuso el sobreseimiento de un policía acusado de encubrimiento y la falta de mérito de otro efectivo sospechado de favorecer la evasión. Asimismo, señaló que no existen elementos para convocar a indagatoria al jefe de la Unidad Regional II, José Luis Amaya.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario