Policiales

Procesaron al “gigoló” Javier Bazterrica por estafar a su ex novia rosarina

Hace tres años una joven denunció a Javier Bazterrica,  de 37 años, por robarle 82.000 pesos del departamento en el que ambos convivían en calle Alvear al 500.

Jueves 31 de Marzo de 2016

Javier Bazterrica, quien logró una inusitada trascendencia al ser denunciado públicamente por varias mujeres a las que estafó haciéndose pasar por un adinerado hombre de negocios, fue procesado por la Justicia provincial por quedarse con 82 mil pesos de una ex novia rosarina que lo acusó de abusar de su confianza. Al también tildado “gigoló”, de 37 años, le trabaron un embargo de 30 mil pesos y seguirá en libertad. Hoy llegaría a la ciudad para notificase de la resolución, donde se describe la trama de mentiras que hilvanó para lograr su objetivo.
  La resolución lleva la firma de la jueza de Instrucción Delia Paleari y es consecuencia de un hecho que se investigó a partir de la presentación de María Fernanda, una joven estudiante de derecho con quien Bazterrica entabló una fugaz pero intensa relación sentimental entre junio y agosto de 2013 luego de contactarla a través de las redes sociales. El muchacho llegó a Rosario el 24 de junio de aquel año y se instaló en un departamento de calle Alvear al 500, donde la pareja convivió, y hasta planificaba casarse. El supuesto contador, jugador de polo y empresario no sólo conquistó el corazón de la mujer, sino que rápidamente se ganó la confianza de toda su familia.
  “Venía supuestamente por un día y se terminó quedando mes y medio. Se empezó a llevar bien con mi familia, hasta le festejamos el cumpleaños el 4 de Julio”, declaró la víctima. Todo se encaminó de tal manera que Bazterrica participó activamente en la venta de un departamento de una tía abuela de María Fernanda, transacción que se realizó el 1º de julio, y de la cual la pareja recibió 120 mil pesos de adelanto para hacer frente a sus proyectos.
  “Me dijo que él podía guardar ese dinero en una caja de seguridad de su cuenta para que estemos tranquilos, que podía confiar en él, ya que era mi futuro esposo y jamás me defraudaría”, declaró la joven en sede judicial.
  Así el dinero quedó en manos de Bazterrica, quien nunca lo depositó. “Estaba en un mueble, en un neceser marrón que le habíamos regalado para su cumpleaños”, describió María Fernanda.
  Con los días, la madre y un hermano de la joven empezaron a sospechar sobre Bazterrica. Comprobaron que había mentido su fecha de nacimiento y su condición laboral y social. Además contactaron a una mujer colombiana que dijo haber sido estafada en 120 mil pesos por el falso polista. Pero él negó todo.
  La estrategia se derrumbó el 30 de julio de ese año cuando la joven determinó que le faltaban unos 32 mil pesos del dinero que le dio a Bazterrica y al que sólo ellos dos tenían acceso. Cuando María Fernanda le pidió la plata él se comprometió a conseguirla. Mientras tanto, encontraron recibos de sueldo como mozo en diferentes restaurantes y el boleto de un micro en el que llegó a Rosario cuando había dicho que lo trajo el chofer de su padre.

Demorado. Cuando la damnificada advirtió el engaño llamó a la policía. “Lo vinieron a buscar. Se iba con su mochila y la ropa que se había comprado”, recordó su ex pareja. Este diario dio cuenta de ese hecho, que se publicó en una nota con foto el 3 de agosto de 2013.
  Al regresar de la comisaría 3ª donde Bazterrica rindió cuentas, las mujeres volvieron a contar el dinero con más tranquilidad y notaron que en realidad no faltaban 32 mil pesos, sino 82.100.
  Al otro día el falso novio solicitó un remís en la puerta de Tribunales, desde donde viajó a Buenos Aires. Llevaba una bolsa con fajos de billetes de 100 pesos y al llegar desapareció sin abonar el servicio.
  El trámite judicial al que quedó sujeto avanzó con pruebas, evidencias y testimonios (de las víctimas y testigos), la denuncia, fotos, antecedentes de denuncias de otras personas estafadas con mail remitidos y mensajes que acreditan el modus operandi, lo cual no sólo acreditó la existencia del hecho sino su participación directa en la estafa.
  Para la jueza, “la maniobra delictiva es clara pero teniendo la convicción de que necesitó de otras personas para llevarla a cabo”. Bazterrica, que hoy deberá presentarse en Rosario para notificarse de la resolución, fue procesado por estafa, un delito que contempla de 1 mes a 6 años de prisión y fue embargado en $ 30 mil pesos.

“Odio a los rosarinos, no los puedo ni ver”

Ayer Javier Bazterrica descargó toda su bronca con los productores periodísticos de Radio 2 que lo llamaron para hacerle una entrevista a la que se negó. Entonces dejó frases para el recuerdo:
  • “Rosario nunca me trató con respeto; yo odio a los rosarinos, no los puedo ni ver”.
  • “No te voy a contar nada flaco, dejá de llamar a mi pareja porque te vas a comer un problema en serio”.
  • “Si no sabés mi problema con Rosario, enteráte. Con Rosario no quiero saber más nada”.
  • “A Rosario no lo voy a tratar bien. ¿Por qué no se ocupan de los narcos en vez de joder a mi novia?”
  • “Salvo con Rosario Central, no quiero saber nada más con Rosario”.
  • “El periodismo de Rosario me chupa un h... Son todos unos cuatro de copas”.
  • “Si en Buenos Aires me crucifican, me la re banco; pero en Rosario no. En Córdoba me trataron muy bien, en Misiones también”.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario