Policiales

Procesado por manejar el auto con el que se ejecutó un crimen mafioso

Es Andrés “Gitano” Fernández, quien se lo acusa de ser partícipe de un crimen resonante. Tras el crimen el vehículo fue pintado y sacado a otra provincia, donde la policía lo recuperó. 

Sábado 21 de Marzo de 2015

El juez de Instrucción Luis María Caterina procesó a Edgardo Andrés “El Gitano” Fernández por ser partícipe necesario de uno de los más resonantes asesinatos atribuidos a la banda de Los Monos: el de Diego Oscar Demarre, ejecutado de seis balazos en Maipú y Seguí el 27 de mayo de 2013, un día después del crimen de Claudio “Pájaro” Cantero, líder de esa organización.

   La decisión judicial convalida la hipótesis que dio sustento, hace diez meses, al procesamiento de Ariel Máximo “Guille” Cantero como autor material de los seis tiros que causaron la muerte de Demarre (ver abajo). Por esa acción Guille fue acusado por homicidio calificado, lo que supone una pena de prisión perpetua. Caterina coincide en su enfoque con el planteo que hizo la jueza Alejandra Rodenas al procesarlo: que Fernández conducía el vehículo en el que Guille iba de acompañante para concretar la matanza.

Las pruebas. Fernández es un vendedor de autos que tuvo local en San Martín al 3900. Estuvo casi un año prófugo y en la indagatoria se declaró inocente. El juez lo procesó tras enlazarlo en una cadena de indicios que forman “una secuencia coherente”: la que lo ubica en su Volkswagen Bora blanco en el Heca después del ataque a tiros contra el Pájaro Cantero y en el mismo vehículo doce horas después donde mataron a Demarre. También es decisiva una escucha telefónica en la que allegados a Los Monos revelan en forma indirecta que era él quien manejaba el auto y que el que disparó era “Roberto” (sobrenombre probado de Guille).

   De esa escucha surge la transcripción de un diálogo entre dos personas que están presas en Piñero como miembros de Los Monos. Son Emanuel “Ema” Chamorro y Leandro “Gordo” Vilches. El primero le dice al otro que Fernández lo puso a “Roberto que iba de acompañante” (Guille) “ventanilla con ventanilla” con el auto de Demarre, quien manejaba una Peugeot Partner junto a su mujer, Betiana Quintana. Demarre recibió seis tiros y su esposa sólo sufrió el roce de una bala.

   Chamorro no se refiere a El gitano por su nombre sino que alude a él como la persona a la que “le chocaron el auto ustedes”. En una interceptación telefónica previa aparece un comentario del “Gordo” Vilches sobre El gitano. Subraya entonces el juez Caterina: “Surge de allí que éste es cercano a Guille Cantero, que tiene un VW Bora y que con fecha 10 de mayo gente del Gordo habría chocado un auto que «Andrés» les prestara”. El choque aludido fue 17 días antes del crimen de Demarre.

   Según el texto judicial El gitano manejaba un VW Bora 1.8 T Hihgline blanco, dominio LQS 272 que fue tomado por una videocámara del Heca como parte del grupo que llegó allí para interesarse por el estado del Pájaro Cantero minutos después de que este fuera ejecutado frente al boliche que administraba Demarre.

   Menos de 12 horas después de ese registro en el Heca la videocámara de la casa de Demarre toma la secuencia en la que desde un VW Bora 1.8 T Hihgline blanco el dueño de esa vivienda es ejecutado. La imagen permite determinar que la patente de ese auto termina en “2”.

   Cuando no habían pasado 45 minutos del atentado, Ramón “Monchi Cantero” Machuca, hermanastro de Guille Cantero, fue captado en un diálogo telefónico con el policía Juan “Chavo” Maciel, procesado por integrar la asociación ilícita. El Chavo le dice a Monchi: “Un Bora blanco, lo único que hay, tené en cuenta que ese auto no esté más, ¿me entendés?”.

La pata policial. Caterina dice que eso significa dar claras indicaciones para ayudar a los autores del crimen a eludir la investigación. Y recuerda que Monchi le relata a Maciel sobre los allanamientos que tras el asesinato de Demarre se hicieron en su casa, en lo de su madre y en lo de su hermana, los que coinciden con medidas ordenadas sin resultados positivos. “Viste que buscan un Bora blanco, pero no creo que coincida la patente que habían visto”, dice Monchi. “Sí, termina en 2 la chapa de la otra”, responde el policía.

   Un aspecto significativo de la voluntad de deshacerse del auto es lo que pasó con el VW Bora en el que fue visto Fernández en el Heca. Ese auto fue pintado de negro en un taller de la zona oeste y vendido a un comprador de la ciudad de Córdoba, donde la Policía Judicial mediterránea lo recuperó.

   Las conclusiones de Caterina para procesar a El gitano como conductor del auto que emboscó a Demarre son idénticas a las de Rodenas para hacer lo propio con Guille al atribuirle la ejecución. Ambos jueces consideran que el asesinato de Demarre fue una venganza de los Cantero por el crimen de El pájaro, y lo caratularon como homicidio calificado por promesa remuneratoria, uso de arma de fuego y el concurso de dos o más personas.

   Los dos jueces concuerdan además en que El gitano utilizaba el VW Bora blanco que fue pintado, vendido y sacado de la provincia con afán de encubrir el crimen.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS