Policiales

Prisión preventiva para un hombre que asesinó a puñaladas a un viejo rival

La medida se la dictó el juez Rafael Coria a Jonatan Raúl V., quien cometió el crimen delante de dos compañeros de trabajo en Granadero Baigorria.

Jueves 21 de Marzo de 2019

"Mirá dónde te encuentro", le dijo a Pablo Norberto Obregón el hombre que lo mató de una puñalada la tarde del 1º de febrero pasado en Granadero Baigorria. Eso contaron los testigos presenciales del crimen, dos empleados de una empresa de mudanzas que recién se bajaban de un colectivo junto a un compañero de trabajo al que apuntaron por el ataque. Se trata de Jonatan Raúl V., quien fue detenido el martes en la casa de su padre y ayer quedó imputado como autor de un homicidio simple. Le dictaron la prisión preventiva por el plazo legal de dos años.

El acusado escuchó la imputación dos días antes de que venciera una condena a 7 años de prisión por la que estaba en libertad condicional desde abril de 2017. El fiscal Florentino Malaponte lo acusó como autor del crimen de Obregón, quien tenía 25 años y vivía con su pareja y dos hijos pequeños en la ciudad de San Lorenzo. El día que fue apuñalado había ido a visitar a sus suegros a Granadero Baigorria, donde había vivido años atrás con su familia.

Una vieja disputa

Según evaluó el juez Rafael Coria, lo que originó el ataque fue "una disputa anterior, una bronca previa" que hasta ahora no está del todo clara. En la audiencia no se hizo referencia al motivo que había distanciado al agresor de Obregón. Sus familiares, presentes en la sala, tampoco lo saben: no conocen al imputado y no estaban al tanto del conflicto personal (ver aparte).

Según planteó el fiscal Spelta, el crimen fue el 1º de febrero pasado alrededor de las 15 en Calle 1 al 200 de Granadero Baigorria. Obregón estaba en la vereda cuando se acercaron caminando tres hombres vestidos con ropa de trabajo. Los tres eran empleados de una empresa de mudanzas de Rosario y habían bajado del colectivo cerca de allí.

Dos de ellos, testigos presenciales del ataque, contaron que al ver a Obregón su compañero "Jony" le dijo: "Mirá dónde te encuentro". Luego se le tiró encima y forcejeó con el muchacho, sacó una cuchilla de la mochila y lo arrojó a una zanja. "Se le tiró encima y lo apuñaló", dijo uno de los compañeros del acusado. "Era un cuchillo largo, de unos veinte centímetros, con mango plateado", contó el otro.

Un tercer testigo es un vecino que al advertir la situación llamó al 911. Contó la misma secuencia. Obregón fue trasladado al Hospital Eva Perón pero falleció al llegar. Tenía una herida en el tórax a la altura de la boca del estómago. El fiscal planteó que dos días después se hizo un allanamiento en la casa del padre del acusado pero no lo encontraron. Tampoco se recuperó el cuchillo usado en el crimen.

En libertad condicional

El acusado cumplía en libertad condicional una pena a 7 años de prisión por los delitos de privación ilegal de la libertad agravada por la violencia y robo calificado por uso de arma, dictada en 2012. Fue detenido el martes pasado en la vivienda de su padre, en Calle 12 al 2300 de Granadero Baigorria, donde se había montado una guardia policial.

La defensora pública Florencia Chaumet remarcó que no estuvo prófugo ya que el lunes fue a firmar al instituto que controlaba el cumplimiento de su condena. Por eso, si bien al inicio de la audiencia se abstuvo de declarar, sobre el final del debate el acusado pidió la palabra. Dijo que no fue atrapado sino que él decidió entregarse y que pudo hacerlo "gracias a la caballerosidad de la Policía de Investigaciones" que el lunes fue a su casa y al no encontrarlo dejó unos teléfonos de contacto.

"No me habían mandado una citación. Ellos ofrecieron su ayuda y a mí me pareció lo más justo presentarme con ellos. Acordamos que me iban a venir a buscar a las 8 de la mañana. Acá estoy, me presento con ustedes para brindar mi apoyo", dijo, y pidió que se rastreen sus llamados con los policías.

Pedidos denegados

La defensora pidió que V. no quede detenido y señaló que el dueño de la empresa de mudanzas, donde el acusado gana 700 pesos por día, está dispuesto a mantenerle el puesto de trabajo. Ofreció el pago de una caución de 50 mil pesos para que quede en libertad o el arresto domiciliario en casa de su pareja, que vive en Rosario con un hijo de ambos de 1 año.

El juez Rafael Coria impuso la prisión preventiva por el plazo de dos años, tal como requería la Fiscalía, al advertir que "los elementos son coincidentes y firmes". Por último le solicitó al Servicio Penitenciario que considere el pedido del imputado de quedar alojado en la Unidad VI.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});