Policiales

Prisión preventiva a un changarín por atacar con un cuchillo a un vecino

"Yo no tuve intención de matar a nadie. Fue un revoleo de piñas, botellas, palos, piedrazos entre mucha gente", dijo ayer un changarín del Mercado de Productores de 28 años que quedará con prisión preventiva por el plazo de dos años e imputado por la tentativa de homicidio de un vecino, ocurrida a principios de diciembre en la zona oeste.

Jueves 10 de Enero de 2019

"Yo no tuve intención de matar a nadie. Fue un revoleo de piñas, botellas, palos, piedrazos entre mucha gente", dijo ayer un changarín del Mercado de Productores de 28 años que quedará con prisión preventiva por el plazo de dos años e imputado por la tentativa de homicidio de un vecino, ocurrida a principios de diciembre en la zona oeste. En la audiencia, el joven admitió haber golpeado a la víctima con los puños en medio de una pelea en la que él y su papá se enfrentaron con otra familia del barrio, pero negó haberle asestado las tres puñaladas que dejaron a su vecino internado por cinco días. Además dijo que, en esa gresca, él también sufrió golpes. Para su defensora, se trató de un caso de lesiones.

Ezequiel P., de 28 años, trabaja como changarín en el Mercado de Productores y fue detenido en un control vehicular porque sobre él pesaba un pedido de captura por una tentativa de homicidio del 2 de diciembre en 27 de Febrero y Lima.

Para el fiscal Luis Schiappa Pietra, que planteó la imputación en reemplazo de su par Ademar Bianchini, el sospechoso tuvo la intención de matar con una cuchilla a Matías R., un vecino de 24 años que vive en la misma cuadra que él.

La secuencia que expuso la Fiscalía comenzó a las 17.20 de ese día, cuando Matías estaba en la puerta de su casa y Ezequiel P. se acercó y le propinó varios golpes de puño. Matías —que había salido de la cárcel hace cuatro meses— terminó con un corte en la ceja. Ezequiel entró en su casa. Media hora más tarde, Matías fue a pedirle explicaciones y Ezequiel le respondió con una cuchilla. Matías terminó con heridas cortantes en el abdomen, tórax y brazo que lo dejaron internado cinco días en el Heca.

El arma blanca fue recuperada por los investigadores dentro de una mochila. No estaba en poder del supuesto agresor sino de dos adolescentes liberados después de que la familia del herido dijera que el atacante había sido Ezequiel.

Después de oír al fiscal, el imputado pidió contar su versión. "Yo no tuve intención de matar a nadie. Fue un revoleo de piñas, botellas, palos, piedrazos entre mucha gente", dijo Ezequiel, que no desconoció haber participado de la gresca pero negó haberlo agredido con un arma blanca. "Los que tenían la cuchilla llegaron después, cuando todo era un revoleo de trompadas", sostuvo.

El muchacho contó que él y su familia son nuevos en el barrio y dijo que la pelea con Matías empezó cuando su vecino agredió verbalmente a su hermanita de 13 años. "Salí y le dije «quiero hablar con vos», y él me quiso atacar con una botella de vidrio y un fierro", recordó.

Dijo que no sabía que era requerido por la Justicia. "Yo ese día me fui a lo de un familiar porque no quería que mi familia tuviera problemas. Nos empezaron a amenazar con que nos íbamos a tener que ir del barrio", expuso.

Para su defensora, Marianela Diponte, la imputación de tentativa de homicidio es excesiva. Enmarcó el hecho en un caso de lesiones. Además, se opuso a la pretensión fiscal de que Ezequiel quedara en prisión preventiva por el plazo de ley, es decir por dos años, y propuso que quedara en libertad con restricción de acercamiento a las víctima o en prisión domiciliaria con tobillera electrónica por un mes.

Sin embargo, el juez Gonzalo López Quintana ordenó que quede en prisión preventiva mientras el fiscal Bianchini solicita pruebas y descartó que se trate de un caso de lesiones.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});