Policiales

Prisión preventiva sin plazos por dos crímenes para "Quico"

Claudio "Quico" M., el acusado de matar a un chico de 17 años la semana pasada en barrio Itatí y a la nena Melani Navarro el mes pasado, entró rengueando a la audiencia imputativa celebrada...

Jueves 27 de Febrero de 2014

Claudio "Quico" M., el acusado de matar a un chico de 17 años la semana pasada en barrio Itatí y a la nena Melani Navarro el mes pasado, entró rengueando a la audiencia imputativa celebrada ayer al mediodía por el caso más reciente. El hombre de 34 años, que días atrás fue baleado en una pierna, no prestó declaración y sólo respondió cuestiones formales. Y tras una hora de debate entre las partes, el juez de Instrucción Alejandro Negroni dio curso al pedido de la fiscalía y le dictó la prisión preventiva sin plazo y hasta que se defina si irá a juicio por el crimen del adolescente.

La audiencia se realizó para presentar las pruebas que pesan sobre Quico por el crimen de Mauro Joel Martínez, el chico de 17 años asesinado el jueves pasado en Juan Canals al 2600. Un ataque en el que también fue herida su madre y que derivó en una venganza en la que mataron a Laura Reynoso, una vecina de 54 años ajena al episodio. El caso se tramita bajo la modalidad oral del nuevo sistema penal.

A su vez M. está sindicado como tirador en la balacera del 22 de enero en Flammarión al 4900 donde murió Melani, de 5 años. Este crimen se investiga bajo la vieja modalidad en el juzgado de Luis María Caterina. Por esa causa, que cuenta con otros dos detenidos (ver aparte), Quico iba a ser indagado ayer pero una demora en su traslado postergó la medida para hoy a media mañana.

Tiros. Por el hecho ocurrido el jueves 20 de enero a las 14.30 M. está acusado del homicidio agravado por uso de armas de Martínez y la tentativa de homicidio de la madre de éste, Romina, quien en su intento por protegerlo recibió un balazo en el maxilar. Según relató en la audiencia imputativa el fiscal Adrián Spelta, Quico llegó a la casa de las víctimas en moto con un hermano menor aún prófugo, ambos con chalecos antibalas. Primero hirieron a Romina y luego le dispararon varias veces a Mauro.

Además de las actas policiales, el fiscal citó entre las pruebas los relatos de cinco testigos y el testimonio que minutos antes de la audiencia prestó Romina.

Spelta remarcó que fue la propia madre del imputado quien pidió que lo detuvieran porque estaba herido y necesitaba atención médica. La mujer, dijo el fiscal, reveló que su hijo mantenía una vieja disputa con Mauro, que se dispuso a enfrentarlo y que el día del crimen salió de su casa con esa intención.

Quico cayó el martes a la tarde cuando bajaba de una canoa del río Paraná, cerca del acceso sur. Llevaba más de un mes prófugo por el crimen de Melani y tenía una herida de bala reciente en el muslo derecho por la que fue operado en el Heca. Ayer se negó a declarar por la muerte de Martínez. Padre de una nena de ocho hijos, sólo respondió ser changarín, haber nacido en Rosario y vivir en Juan Canals al 2500.

Objeción. A su turno el defensor oficial Gonzalo Armas objetó cuestiones procesales y relativas a las pruebas. Dijo que su cliente no niega estar investigado en otras causas, pero que le adelantó en una charla informal ser inocente de esos cargos (además del crimen de Martínez y el de Melani se lo investiga por el de Adrián Oscar Ledesma, el 15 de septiembre pasado).

El defensor advirtió sobre contradicciones entre los testigos y planteó una versión diferente sobre la detención de Quico. Dijo que no fue sorprendido por la policía, sino que se entregó por un llamado de su madre, por lo tanto no hay peligro de que intente escapar. En suma, solicitó que quede en libertad o, caso contrario, que permanezca detenido en el pabellón evangélico de la Alcaidía porque "no ha profesado esa religión hasta el momento pero tiene intenciones de hacerlo".

Sin plazo. El juez Negroni hizo lugar al pedido de la fiscalía y le impuso a Quico M. prisión preventiva sin plazo. Fundamentó su decisión en indicadores de la "peligrosidad procesal" del imputado, dado el tiempo que permaneció con captura por otras causas y además porque cumple una pena de prisión de 8 años y 3 meses por la que salió con permisos transitorios y no volvió.

También contempló que en caso de recibir una pena por el crimen de Martínez será alta y remarcó "la importancia del daño" causado en los hechos que le imputan.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario