Policiales

Prisión preventiva sin plazos a acusados de robar el banco Credicoop de Pérez

Se trata de una banda compuesta por cuatro hombres que, junto a un menor, se llevaron más de 100 mil pesos de la entidad el jueves y cayeron tras una persecución y balacera.

Domingo 30 de Agosto de 2015

“De ahora en más se van a tener que cuidar los banquitos”. Según la acusación, esta frase extractada de una intervención telefónica al celular de Sergio Martín C. sirvió para acceder al momento de gloria en la vida de uno de los cuatro imputados por el robo al banco Credicoop de Pérez, cometido el mediodía del jueves pasado por una banda de cinco delincuentes. Este hombre, de 32 años, es el mismo que portaba la ametralladora FMK3 en la filmación del robo al banco Municipal de Empalme Graneros ocurrido el pasado 8 de mayo, cuando una banda robó 1.686.000 pesos. “Yo me escuchaba por Canal 3 y me meaba de la risa”, pudo escucharse en otro segmento de la intervención telefónica, leída ayer por la fiscal que conduce el caso, Cecilia Brindisi. Se refería a los audios que la televisión dio a conocer días después del atraco y en el marco de la pesquisa. Además, Sergio Martín C. fue acusado por el robo al banco Macro de Roldán perpetrado el pasado 8 de julio.

El alerta. Si bien no fue un aspecto trascendente en la audiencia imputativa celebrada ayer a la mañana en Tribunales, la intervención telefónica al aparato de Sergio Martín “El mono” C. fue vital para que la Sección Inteligencia de la Policía de Investigaciones (PDI) estuviera al tanto de que el jueves pasado se iba a cometer el robo a un banco en el departamento Rosario.

   En los diálogos captados, El mono habló de sus peripecias en los últimos tres meses y medio con varias personas y fue vinculado a otra investigación que lleva adelante el fiscal federal Mario Gambacorta, quien aportó las desgrabaciones. “El Fabri tiene el teléfono repinchado. Pero pinchado mal”, le dijo El mono a otro de sus interlocutores.

   En la audiencia de ayer también fueron imputados como parte de la pandilla armada que asaltó el banco Credicoop de Pérez el jueves pasado Matías Nelson G., de 24 años; Ceferino Adan M., oriundo de San Nicolás y de 51 años; y Darío Dalindo G., de 33. Todos fueron acusados como coautores de robo calificado por uso de arma de fuego y por su comisión en poblado y en banda, agravado por la participación de un menor, en concurso real tenencia ilegal de arma de guerra y resistencia calificada a la autoridad.

   Tras una persecución que incluyó varios intercambios de disparos, la gavilla fue detenida cuando el Ford Focus en el que huían terminó encajado en el cantero central de la autopista Rosario-Buenos Aires, pasando el cruce con la ruta A-012.

   El auto era conducido por Brian Manuel I., de 16 años, quien quedó a disposición de un Juzgado de Menores. Su presencia es la que agrava la imputación del resto de los detenidos. En el vehículo se incautaron una carabina, una ametralladora FMK3 con su numeración, una pistola calibre 9 milímetros y munición para ese arma. Pero no apareció ni un solo peso de los 130 mil que la banda se llevó de la entidad crediticia.

A sala llena. La sala de audiencia número 1 estuvo semicolmada. Una docena de policías, cuatro de ellos con ametralladoras FMK3, custodiaban a los acusados, cuatro abogados defensores, una docena de familiares (entre ellos dos bebes de meses), la fiscal Brindisi, el juez Juan Carlos Curto, la operadora de la Oficina de Gestión Judicial (OGJ) y un par de periodistas. La figura convocante para la crónica era Sergio Martín C., quien hasta el jueves era poseedor de una de las tantas ametralladoras FMK3 que pululan por las calles rosarinas. A su lado se sentó Matías Nelson G., al que también se lo mencionó con el nombre de Andrés Ezequiel. Ambos fueron representados por el penalista Leopoldo Monteil.

   Darío Dalindo G. fue representado por Ariel González Zevallos y el nicoleño Ceferino Adan M. por los abogados Maximiliano Special y Andrés Cal. Este último imputado fue el único que aceptó el convite de la declaración, relató que nada tenía que ver con el robo y que fue detenido cuando peregrinaba hacia la virgen de San Nicolás.

   El peso de la acusación recayó sobre Sergio Martín C., a quien la fiscal le imputó haber participado en los robos al banco Municipal de Empalme Graneros el 8 de mayo pasado (una investigación en manos de la fiscal Valeria Haurigot, quien agrupó todos los robos a las sucursales bancarias del Municipal en la ciudad); a la sucursal del Macro de Roldán, el 8 de julio último; y al Credicoop de Pérez el jueves.

La preparación. Al ser el personaje que tenía el teléfono intervenido por la PDI, fue sobre quien más se habló en la audiencia. “Nos quedamos sin bolsos para llevarnos más plata”, comentó El mono después del robo al banco de Empalme Graneros. La fiscal Brindisi detalló una lista de elementos que el hombre le solicitó a otras personas, entre ellas un cuello ortopédico, una silla de ruedas, “una nave” (un buen auto), una “camisa buena de salir” y demás objetos para el golpe del jueves. En la audiencia lucía una importante lesión en la rodilla izquierda producto de un accidente de tránsito anterior al atraco.

   Vale recordar que el robo al Credicoop comenzó cuando uno de los hampones ingresó a la entidad en una silla de ruedas, con cuello ortopédico, y acompañado por dos de sus cómplices. Al momento de solicitarle la prisión preventiva sin plazo para los cuatro detenidos, la fiscal hizo hincapié en la organización del atraco y su ejecución. Que incluyó una falsa alerta telefónica a la comisaría 22ª sobre el hallazgo de un cadáver a unos 5 kilómetros de la entidad crediticia y así lograr que el móvil que cuidaba el banco se moviera. Posteriormente fue hallado un maniquí vestido de mujer en la zona de la alerta.

   “El monto del dinero robado no está precisado y a ninguno de los acusados se les secuestró plata. El dinero virtual puede desaparecer, pero el real no”, le dijo el abogado Monteil a la fiscal, poniendo sobre el tapete que aún se desconoce el monto de lo robado en el Credicoop. Una mención que hizo sonreír a varios de los asistentes.

   A su tiempo la fiscal Brindisi indicó que se desconoce el monto de lo robado porque el banco no aportó el arqueo de las cajas, pero eso no quiere decir que el atraco no se materializó como lo exponen las videofilmaciones de las cámaras de vigilancia. La defensa de Sergio C. y Matías G. se concentró en discutir la calificación de los hechos imputados mientras que las de Ceferino M. y Darío G. negaron la acusación. Luego de más de dos horas de audiencia, el juez Curto se inclinó por la versión de la fiscal y dictó preventiva sin plazo para los cuatro detenidos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario