Policiales

Prisión preventiva sin plazo para la joven instigadora de un crimen

La joven de 23 años, Magalí P.Z.,  por ahora está en un lugar de detención, pero finalmente gozará de prisión domiciliaria por tener una hija de cuatro años a su cargo.

Miércoles 03 de Junio de 2015

La joven de 23 años detenida por el crimen de un chico de 18 al que asesinaron por error y en venganza de un robo, quedará en prisión preventiva sin plazo. La medida se dispuso dos días después de quedar imputada como instigadora del homicidio de Emanuel Diego Miño, ocurrido el viernes pasado en el barrio de Los Gráficos. La mujer seguirá detenida pero obtendrá el arresto domiciliario junto a su hija de 4 años en cuanto consiga alquilar una casa. Es que la vivienda donde residía fue incendiada por vecinos tras la muerte del joven, acribillado con 14 balazos que no eran para él.

El juez Gonzalo López Quintana dispuso la medida ayer al terminar una audiencia de prisión preventiva en la que tanto el fiscal Adrián Spelta como los defensores José Ferrara y Adrián Ruiz acordaron solicitar el arresto domiciliario en preservación del "interés superior del niño". La joven acusada tiene una nena de 4 años que hasta su arresto vivía con ella y ahora quedó con el padre, quien según plantearon los defensores debió solicitar una licencia en su trabajo para cuidarla.

Para que el arresto domiciliario se concrete, la joven deberá alquilar una propiedad fuera del barrio, ya que el lugar donde residía fue incendiado por los vecinos. Mientras tanto permanecerá en un lugar de detención del que no trascendiron detalles. El juez indicó que se evaluarán también las salidas laborales solicitadas por la mujer. Sus defensores señalaron que trabaja en un geriátrico de Fisherton y además es peluquera, aunque no ejerce este oficio.

Rocío Magalí P. Z., conocida como "La Gringa" o "Magui", nació en Mar del Plata, tiene 23 años y hasta el viernes vivía a escasos metros del lugar donde fue asesinado Miño, a quien apodaban "Rocho". El viernes a la noche, la joven sufrió un "escruche" en su casa y, según la acusación, contactó a cuatro personas a quienes les contó del robo y les dijo: "Estos no saben con quién se metieron, me las van a pagar".

A la caza. El fiscal indicó que el grupo salió en un auto Fiat Uno blanco y una moto Honda Tornado a buscar a los ladrones. Al llegar a Camino de las Carretas al 8500 (prolongación de Urquiza al oeste de Wilde) cruzaron a Rocho, quien iba caminando junto con un amigo al que le dicen Pelusa. La joven los llamó desde el auto. Las dos víctimas se acercaron y entonces ella descendió junto con un muchacho que le pegó un culatazo a Miño, seguido de 14 disparos, mientras que a su acompañante lo atravesó un disparo en el brazo. La joven intentó frenar el ataque al darse cuenta de que no eran los ladrones pero ya era tarde.

P.Z. estaba aún en la escena cuando llegó la policía. "Se quedó en el lugar del hecho y se presentó voluntariamente", indicó Spelta, quien de todos modos pidió la prisión preventiva porque está acusada como instigadora de un homicidio agravado, con pena mínima de 10 años y 8 meses.

Los vecinos habían dicho que la joven estaría al frente de un quiosco de drogas a 150 metros del ingreso al Jockey Club y que el robo habría sido de marihuana. El fiscal avanzó ayer sobre ese punto: dijo que los testigos aludieron a los atacantes como "soldaditos que protegen búnkers de venta de estupefacientes" y que por eso remitió copias a la Justicia federal para que investiguen actividades de venta de marihuana.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS