Policiales

Prisión preventiva sin plazo al acusado de un crimen en Granadero Baigorria

Oscar Alberto "Tucu" Velázquez, de 28 años, fue imputado ayer en una audiencia de ser el autor material del crimen de Orlando Darío "Chome" Ferreyra, el pasado lunes 27 de julio.

Sábado 15 de Agosto de 2015

Oscar Alberto "Tucu" Velázquez, de 28 años, fue imputado ayer en una audiencia realizada en los Tribunales provinciales de ser el autor material del crimen de Orlando Darío "Chome" Ferreyra, ocurrido la madrugada del pasado lunes 27 de julio en la localidad de Granadero Baigorria, hecho por el cual el juez Luis María Caterina le dictó prisión preventiva sin plazo. Por el mismo crimen hay dos hombres que se encuentran prófugos y que habrían actuado como cómplices del ahora imputado, mientras que un policía del Comando Radioeléctrico de la vecina ciudad y cuñado de "Tucu" está detenido y acusado de entorpecer la investigación y amenazar a varios testigos.

El jueves a la noche "Tucu" Velázquez se presentó en los Tribunales y se puso a disposición de la Justicia penal que había dictado un pedido de captura para su persona. Lo hizo acompañado de su abogado defensor, Miguel Sapera, quien explicó ayer a La Capital que "hay muchas opiniones y versiones encontradas sobre este crimen y varios testigos que no hablan. Por eso decidimos que mi cliente se presentara, porque es la única forma que tiene de hacer valer sus derechos".

En ese marco, a las 11 de la mañana de ayer Velázquez ingresó a la sala de audiencias con una bota plástica en su pierna derecha y ayudado por muletas, las mismas que, según testigos del homicidio, usó para golpear a Ferreyra. Una vez sentado escuchó cómo el fiscal de la Unidad de Homicidios Adrián Spelta argumentó en su contra al sostener que "el homicida conocía perfectamente a la víctima y había una disputa entre familiares de ambos", hecho que podría haber sido el origen del fatal episodio.

Prófugos. El fiscal abundó en su alegato y manifestó que "Ferreyra fue abordado en primer lugar por dos hombres (Víctor C. y Jorge Fabián "Tochi" V., ambos prófugos) con los que discutió y quienes le pegaron. La pelea continúo así, en desventaja, hasta que apareció Velázquez y le asestó a la víctima una puñalada fatal con una faca de carnicero".

Luego de relatar el hecho, el fiscal encuadró la causa y pidió al juez que "Tucu" sea acusado como autor de un "homicidio simple consumado".

A su turno Velázquez optó por no declarar y su defensa no formuló objeciones a la calificación legal, mientras que Spelta solicitó la prisión preventiva por el plazo máximo establecido por ley.

En tanto, la defensa argumentó que el imputado recién conoció que se había producido el hecho a partir de un allanamiento que la policía realizó en su domicilio y que, ante ello, decidió presentarse voluntariamente en la sede del Ministerio Público de la Acusación para así "hacer valer sus derechos", por lo que pidió el menor tiempo de prisión preventiva posible.

Ante las posturas expuestas, el juez Luis María Caterina resolvió "hacer lugar a la petición de la fiscalía y por lo tanto imponer prisión preventiva a Velázquez sin plazo".

Policía encubridor. La causa por el asesinato de Orlando "Chome" Ferreyra tiene una particularidad que llevó al inicio de un expediente judicial concatenado. Es que el policía Brian Ezequiel "Gordo" González, de 22 años y cuñado del principal imputado, también está preso. Es por tratar de encubrirlo como autor del crimen, colaborar con su escape del lugar del hecho, entorpecer la investigación y amenazar a los testigos.

La pelea en la que perdió la vida Ferreyra se desarrolló a la 0.30 del 27 de julio en Asunción y Lima, en Granadero Baigorria. Allí, tras discutir con los prófugos "Tochi" V. y Víctor C., la víctima recibió una fatal puñalada de parte de Oscar "Tucu" V.

Alertados por los vecinos, varios policías llegaron a la escena, entre ellos el cuñado de "Tucu", quien según los testigos ayudó a su familiar a cambiarse de ropa, subirse a un taxi y escapar del barrio escoltado por la camioneta oficial Volkswagen Amarok que el conducía. Nada dijo a sus superiores sobre eso.

En ese marco, el jueves pasado el agente González se sentó frente al juez Caterina y los fiscales Spelta y Karina Bartocci tras ser acusado de entorpecer la investigación y amenazar a varios testigos del crimen. "Once personas lo señalaron como quien estuvo en el lugar y ayudó a ‘Tucu' a escapar tras el crimen, además de ser quien los amenazó días después de ocurrido el hecho", afirmó Spelta. Y detalló que esos testigos prefirieron mantener sus identidades en reserva ante el temor que les despertaba el policía.

Niegan que el caso Fraticelli sea revisado por la Corte nacional

La Corte Suprema de Justicia de la provincia denegó un pedido del fiscal de Cámara de Venado Tuerto, Fernando Palmolelli, para que la causa por la muerte de Natalia Fraticelli, ocurrida en mayo de 2000, sea elevada para su revisión a la Corte nacional. Así, con la determinación del máximo tribunal santafesino y luego de un derrotero de 15 años, la causa judicial por la muerte de la hija del ex juez penal de Rufino quedó a punto de cerrarse definitivamente.

Palmolelli había presentado un recurso extraordinario ante la Corte provincial después de que ese organismo, en marzo pasado, decidiera declarar inadmisible un recurso de inconstitucionalidad presentado por el mismo fiscal. La Corte afirmó entonces que la falta de certeza sobre la acusación al ex juez Carlos Fraticcelli "hace imposible destruir la situación de inocencia". Y agregó que a pesar de los años transcurridos desde la muerte de Natalia Fraticcelli, "no existió otra hipótesis incriminatoria de la fiscalía".

El alto tribunal sostuvo que "un procedimiento que se ha prolongado más de 14 años excede todo parámetro razonable, dilatando el estado de indefinición en el que se ha mantenido a los imputados, en violación de su derecho constitucional a obtener un pronunciamiento judicial en un plazo razonable".

Tras ello Palmolelli presentó un recurso extraordinario para que el expediente llegue a la Corte de Justicia de la Nación, pero el máximo tribunal santafesino se lo denegó.

El "Caso Fraticelli" se inició la madrugada del 20 de mayo de 2000 cuando Natalia, la hija adolescente del entonces juez penal de Rufino, fue encontrada muerta en su dormitorio. En una primera instancia el juez y su esposa, Graciela Diesser, fueron condenados a prisión perpetua y encarcelados por homicidio calificado por el vínculo y alevosía.

Sin embargo, en 2006 la Corte Suprema de Justicia de la Nación revocó la sentencia por prejuzgamiento, puso en jaque a todo el sistema judicial santafesino (lo que derivó en que se implemente el nuevo sistema penal) y ordenó que se dicte un nuevo pronunciamiento.

Así, en noviembre de 2009 la Cámara de Apelaciones de Venado Tuerto revocó la condena contra el matrimonio y lo absolvió por el beneficio de la duda. Pero el fiscal Palmolelli planteó, primero el recurso de apelación al entender que la sentencia resultaba arbitraria; y luego un recurso de inconstitucionalidad que en marzo pasado fue rechazado por la Corte santafesina.

Como última carta Palmolelli presentó un recurso extraordinario para que el caso sea revisado por la Corte Suprema de Justicia de la Nación pero el máximo tirbunal de la provincia lo rechazó terminantemente y destacó la inexistencia de elementos probatorios que permitieran destruir el estado de inocencia de Fraticcelli.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario