POLICIALES

Prisión preventiva para ex funcionario por amenazas

Agustín Andereggen es uno de los ocho apresados por una saga de delitos contra un kinesiólogo y su familia con el fin de cobrar una deuda

Domingo 16 de Agosto de 2020

Tres de los ocho hombres que habían sido detenidos por una decena de delitos cometidos en Rafaela en perjuicio de un kinesiólogo y su entorno familiar, a quienes reclamaban el pago de una abultada deuda contraída para comprar insumos profesionales y gastada en apuestas ilegales, quedaron presos por el plazo de ley mientras que los otros cinco acusados recibieron medidas alternativas a la restricción de la libertad. Entre quienes quedaron presos se encuentra Agustín Andereggen, quien entre abril de 2018 y diciembre de 2019 ocupó el cargo de representante del Ministerio de Seguridad de la provincia en el Nodo 5, regiones en las que se dividía Santa Fe durante la gestión del último gobierno del Frente Progresista.

En una audiencia que comenzó a las 18 del viernes y concluyó a las 3 de ayer, el juez José Luis Estévez dispuso las detenciones a pedido del fiscal Martín Castellano, quien acusó al grupo por los delitos de privación ilegítima de la libertad, violación de domicilio, daños y amenazas.

Aparte de Andereggen, el ex funcionario de 29 años, quedaron detenidos Fabricio Nicolás A., de 28, y Ezequiel Martín D.L.S., de 29. Por su parte, el juez dispuso que Martín Miguel B., de 32 años; Mateo Francisco F., de 30; Juan Manuel G., de 26; y Lucas O., de 34, recuperen la libertad bajo una caución de 700 mil pesos cada uno además de ordenarles la prohibición de acercamiento y comunicación con víctimas y testigos, tener y portar armas, ausentarse del territorio de la provincia y presentarse cada 15 días en la sede del Ministerio Público de la Acusación de Rafaela para estampar sus firmas. Finalmente, Darío Gabriel S. recuperó la libertad y deberá cumplir las mismas dispocisiones judiciales pero sin pagar caución alguna.

Las imputaciones

De acuerdo a lo que trascendió oficialmente, los tres detenidos fueron acusados como coautores de privación ilegítima de la libertad, violación de domicilio, daños simples y amenazas calificadas. Además, a Andereggen le achacaron amenazas coactivas y a Ezequiel Martín D.L.S., la coautoría de ese delito.

Por su parte, a Fabricio Nicolás A. el fiscal Castellano le atribuyó amenazas calificadas, privación ilegítima de la libertad agravada (por violencia o amenazas) y la autoría y coautoría de amenazas coactivas. A su vez, Martín Miguel B., Mateo Francisco F., Lucas O. y Juan Manuel G. quedaron acusados como coautores de tres hechos de amenazas coactivas y al último le sumaron la autoría de otro hecho de amenazas. Finalmente, Darío Gabriel S. quedó imputado por el delito de amenazas simples y amenazas coactivas.

>> Ver más: Ocho acusados por amenazar a una familia en reclamo de una abultada deuda

Según el fiscal, “los delitos inculpados fueron cometidos a partir de enero de este año”, cuando “en distintas oportunidades y circunstancias los acusados hicieron entregas de dinero por montos variables, tanto en moneda nacional como extranjera a Martín V. F. hasta alcanzar los 200 mil dólares”. Ese dinero la víctima lo utilizó “para llevar adelante compras de artículos e insumos médicos necesarios para el ejercicio de su profesión comprometiéndose a devolver tanto el capital como los excedentes obtenidos”. En ese sentido, dijo el fiscal, “con el pretexto de esa deuda, los imputados llevaron adelante maniobras intimidantes, coaccionantes y violentas para obtener un beneficio económico ilegítimo”.

Hechos amenazantes

En ese sentido, dijo que “entre el 27 de julio y el 1º de agosto pasado, los imputados ejecutaron en forma grupal e individualmente según los casos distintos actos agresivos e intimidatorios en perjuicio de la víctima, de sus padres y de sus hermanos para exigirles elementos patrimoniales que hagan frente a la deuda que tenía el kinesiólogo”.

Esos hechos se concretaron en amenazas personales a familiares de Martín V.F. como así también el rapto del dueño de la casa que la víctima alquila para vivir y tener su salón de kinesiología, donde provocaron desórdenes y dejaron pintadas atemorizantes. Y no dejaron de apretar al propio kinesiólogo, quien sostuvo que no tenía el dinero porque “lo había perdido en apuestas de juego”. A ello se sumaron mensajes de WhatsApp, el encuentro de Andereegen con el padre de Martín V. F. a quien acusó de ser cómplice de su hijo y decirle que si no aparecía la plata los obligaría a irse de Rafaela. “Yo no voy a judicializar la deuda, hay otras armas para solucionar el tema”, dijo el funcionario de acuerdo a la acusación. Y un día después balearon la casa del kinesiólogo, la madrugada del 2 de agosto, cuando todo salió a la luz.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario