Policiales

Prisión preventiva por entregar el crimen de un ex concejal de San Lorenzo

Matías Alfredo B. tiene 24 años. Cayó en su casa el miércoles y le achacan haber dado los datos para que una banda robe y mate a Luis Lovato el 22 de diciembre.

Sábado 03 de Enero de 2015

"Pero yo no hice nada, jefe". Con los ojos llorosos, Matías Alfredo B., de 24 años y conocido como "Papu", le habló al juez Guillermo Pérez de Urrechu al finalizar la audiencia en la que fue imputado como partícipe en el homicidio del ex concejal sanlorencino Luis Lovato, ocurrido la madrugada del 22 de diciembre. Papu fue detenido por efectivos de la Policía de Investigaciones (PDI) el último día de 2014 y ayer se sentó en el banquillo de los acusados. El fiscal de San Lorenzo, Juan Carlos Ledesma, lo acusó de ser partícipe necesario en el homicidio agravado por el uso de arma de fuego del ex concejal peronista. No es el autor material del crimen, sino que la Fiscalía considera que fue quien entregó el fatal robo. La defensa no discutió la calificación legal, pero solicitó que su pupilo siga el trámite en libertad. El juez Pérez de Urrechu dictaminó la prisión preventiva por 30 días y le pidió a las partes que "trabajaran más" sobre el caso.

Para la acusación, Papu es quien suministró los datos para que cuatro hombres ingresaran armados la madrugada del lunes 22 de diciembre a la casa de Lovato, ubicada en Entre Ríos al 1600 de San Lorenzo, y lo asesinaran de un balazo.

El "Indio" Lovato fue concejal hasta 2007 y funcionario por el peronismo sanlorencino cercano al actual senador Armando Traferri, de quien era asesor. Vivía con su esposa, el hijo de la pareja de 16 años y su anciana madre. Junto a un socio tenía una empresa de transporte de cargas, y según trascendió, los ladrones se llevaron una bandolera con alrededor de 7 mil pesos. El arma homicida no fue secuestrada.

Iletrado. Papu tiene 4 hijos pequeños y es un fiel exponente del acusado del sistema penal santafesino. Pobre, joven, changarín, analfabeto, adicto y "la junta" lógica del barrio en el que vive: el Mitre de San Lorenzo. "No sé leer ni escribir. Nunca fui a la escuela. No tengo DNI, pero si la partida de nacimiento", le contestó al juez Pérez Urrechu cuando el magistrado le preguntó sus datos personales. Papu trabaja circunstancialmente para Lovato y su socio. Es locuaz y pidió declarar: "Luis Lovato era mi amigo. Me ayudaba. Me decía «vos, si necesitas plata, pedime». Yo lloré por él", dijo el muchacho. "Yo nunca hablé (brindar datos) de Luis o de Roque. ¿Por qué iba a hablar si ellos me pagaban bien? Me daban 500 pesos por dos horas de laburo", dijo.

Sospechas. El asesinato del Indio Lovato es investigado por el fiscal de San Lorenzo, Leandro Lucente, pero al estar en feria la acusación quedó en manos de su par Juan Carlos Ledesma. La acusación fue extensa e incorporó una tentativa de robo que la familia Lovato sufrió una semana antes de su asesinato, el domingo 14 de diciembre. En esa oportunidad el ex edil puso en fuga a los ladrones empuñando una cuchilla. El 15 realizó la denuncia en la comisaría 1ª de San Lorenzo. Según los testimonios recabados por la fiscalía, Luis le habría manifestado a sus familiares y a su socio que sospechaba que Papu lo había entregado. De hecho se leyeron testimonios de que fue a increpar al muchacho personalmente, pero sin embrago no hizo mención en la denuncia y sólo indicó una descripción de uno de los ladrones.

Pero Lovato hizo una investigación paralela en la que habría identificado a los autores. "Luis puso en Facebook que sabía quiénes eran los que lo robaron y dónde vivían", dijo ayer Papu, al momento de contestar preguntas del fiscal Ledesma. E incluso dijo cuales eran los nombres que le dio a Lovato.

También se leyó el testimonio de un familiar de Papu que refirió haber escuchado cómo el acusado le entregaba el trabajo a otro. Y que le habría advertido a Lovato: "Tené cuidado porque estos pibes están de la cabeza y se la ponen a cualquiera", según la lectura de la acusación en la audiencia. También se hizo referencia a distintas circunstancias en las que Papu habría alardeado de sus contactos con pibes choros de su barrio. El fiscal se centró además en lo calificado de los datos que manejaba el acusado sobre los movimientos de dinero de Lovato y su socio; y de la casa del Indio y su familia.

A la hora de la defensa, el abogado Emiliano Ehret no discutió la calificación de la acusación. Pero sí sobre los 60 días de prisión preventiva que solicitó el fiscal. Pidió la inmediata liberación de su cliente entendiendo que "se quiere construir un relato ordenado que tenga coherencia con testimonios sueltos". Y calificó la acusación de "endeble". También resaltó que los dos allanamientos a la casa de Papu fueron negativos. Y sobre una causa pendiente que el muchacho tiene desde 2012, cuando en un expediente por robo fue declarado en rebeldía por el juzgado de Instrucción de San Lorenzo, el defensor dijo: "Cuando lo quisieron detener (por la causa Lovato), fueron y lo encontraron. Esa causa tiene más de dos años y no sé porque no lo fueron a buscar".

El juez Pérez de Urrechu dictaminó 30 días de prisión preventiva con vencimiento. "La fiscalía tiene un caso con el grado de probabilidad requerido para esta instancia", dijo. Y en el último diálogo con Papu, que sollozaba tras la audiencia, el magistrado le dijo: "Yo no le creo, ni le dejo de creer". Antes le había pedido a las partes —fiscalía y defensa— que trabajaran para afinar más un caso basado en testimonios y al que le faltan varias medidas periciales importantes, como por ejemplo, lo que surja del celular del único detenido por el asesinato del ex concejal Indio Lovato.

Santa Fe: con un certero disparo matan a un convicto

La cruenta estadística de homicidios en la cuidad de Santa Fe, que terminó 2014 con 153 víctimas fatales, se reabrió ayer cuando en el humilde barrio Saladero Cabal fue asesinado de un disparo un hombre que estaba cumpliendo condena en la cárcel de Las Flores y que gozaba de una salida transitoria.

La víctima fue identificada como Alejandro Gómez Quiroz, de 33 años, que había salido con motivo de las fiestas de fin de año y a menos de 40 horas de iniciado 2015 se convirtió en la primera víctima de la violencia criminal de la ciudad capital.

Tras un 2014 récord en materia de muertes, Quiroz, quien cumplía una condena por robo y contaba con un frondoso prontuario, fue sorprendido a las 14 de ayer en el frente de su casa de Edmundo Rosas y Ayacucho, en el populoso barrio Saladero Cabal, cuando desconocidos que pasaron en un auto no identificados comenzaron a dispararle. Según testigos se escucharon más de seis detonaciones, aunque Gómez Quiroz sólo recibió un tiro en el tórax.

En el acto.PUNCTUATION_SPACEEl balazo fatal derrumbó al hombre, quien apenas atinó a intentar meterse en su vivienda, aunque la herida lo dejó en muy malas condiciones y sin posibilidades de movilizarse. En tanto, los agresores se dieron a la fuga. El hombre fue trasladado por unos vecinos al hospital José María Cullen, pero al arribar al centro asistencial los médicos de la guardia hospitalaria constataron que el hombre había fallecido en el trayecto.

De acuerdo a lo informado por la policía, la víctima purgaba una condena en la cárcel de Las Flores por un robo y contaba con salidas transitorias. Había dejado el penal de Las Flores el 31 de diciembre al mediodía y, aparentemente, tenía que volver ayer mismo. Gómez Quiroz era un hampón conocido en Santa Fe y tenía en su haber causas por homicidio, intento de homicidio, robo calificado y evasión.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS