Policiales

Prisión preventiva por dos años para la pareja que descuartizó a una mujer

Marcelo Alberto F., argentino de 53 años, y Josefa R. C fueron imputados del crimen de María Isabel Ruglio, una docente jubilada de 73 años propietaria de la vivienda de la quev pretendían apoderarse.

Viernes 06 de Marzo de 2020

Un hombre y una mujer fueron imputados hoy por el crimen la mujer cuyo cuerpo descuartizado apareció en el arroyo Saladillo y la Justicia les dictó prisión preventiva por el plazo de la ley (dos años).

En una audiencia realizada en el Centro de Justicia Penal, Marcelo Alberto F., argentino de 53 años, y Josefa R. C, de nacionalidad española y de 56 años, fueron imputados por el delito de homicidio calificado por codicia en grado de consumado y en carácter de coautores. El homicidio de María Isabel Ruglio, de 73 años, se llevó a cabo para apropiarse de la vivienda de la víctima.

El fiscal Adrián Spelta, de la Unidad de Homicidios Dolosos, les imputó a los acusados el hecho ocurrido entre las últimas horas del pasado 6 de febrero y las primeras del 7 de febrero, cuando los detenidos asesinaron a María Isabel Ruglio, de 73 años.

Según especificó en la audiencia el fiscal Adrián Spelta, la pareja desmembró el cuerpo de la víctima en siete partes utilizando diversos elementos cortantes y las colocó en bolsas de residuos para luego arrojarlas al arroyo Saladillo, a la altura del Parque Regional Sur de Rosario.

>> Leer más: Un llamado y las dudas develaron la identidad de un cuerpo descuartizado

"Entendemos que el objetivo del crimen era el de hacerse con la casa de la víctima. Hubo una prueba objetiva de luminol. Paralelamente con ellos trabajamos con los canes de la División Perros, que buscan restos humanos en descomposición. Estos mismos perros se llevaron al inmueble y señalaron un desagüe de la pileta", comentó Spelta luego en conferencia de prensa.

>> Leer más: Hallan en el Saladillo partes de una mujer descuartizada

Sobre si la pareja convivía con la víctima, el fiscal comentó: "Es una casa con un patio común y en la parte posterior vivía la pareja. Ella los había invitado a su casa y ellos vivieron cerca de un año en ese inmueble. Había una posibilidad de comprarle la casa a a Marisa -como todos conocían a la víctima- la que iban a comprar con la venta de un departamento que tenían en un Fonavi y con el dinero de una indemnización. Pero últimamente Marisa, según los testigos, había decidido no venderla la propiedad. Entendemos que esta negativa de vender y el intento tal vez de expulsarlos de la vivienda llevó a este desenlance".

Sobre cómo había sido la mecánica del crimen, el funcionario judicial detalló: "El resultado de la autopsia no determina la causa de la muerte. Los cortes fueron postmorten, por lo que entendemos que la causa de la muerte fue diferente a los seis cortes que desmembraron el cuerpo. Pero sí sabemos que cada uno tuvo un rol diferente pero que tuvieron una planificación previa que era la de quitarle la vida a la propietaria para quedarse con su vivienda".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario