Crimen de Fabricio Zulatto

Prisión perpetua para los acusados por el crimen de Fabricio Zulatto

Fueron sentenciados en calidad de coautores del asesinato del joven que fue hallado muerto en un búnker. Uno de ellos ya había sido condenado por homicidio.

Lunes 12 de Agosto de 2019

La Justicia condenó a prisión perpetua a los dos acusados por el homicidio de Fabricio Zulatto, el joven que en agosto de 2016 fue hallado sin vida con tres disparos en el cráneo y tapado de escombros en la letrina de un búnker de venta de drogas en Génova al 2100.

Andrés Soza Bernard, de 33 años, y Omar Darío Motier, de 34, recibieron esa pena por el delito de homicidio calificado en calidad de coautores, por haber cometido el crimen por precio o promesa remunerativa agravado por el uso de arma de fuego.

>> Leer más: Revelan que Zulatto sufrió una feroz golpiza poco antes de que lo mataran

La sentencia fue dictada hoy por los jueces de primera instancia Martín Becerra, Ismael Manfrin y Juan Carlos Curto.

La fiscal de la Unidad de Homicidios Dolosos Georgina Pairola le atribuyó a Bernard y Motier haber participado en el hecho ocurrido el 9 de agosto de 2016 en Génova al 2100, donde Zulatto fue encontrado dos días después de su desaparición.

Ya había sido condenado por asesinato

Sosa Bernard, licenciado en comercio exterior, ya había sido condenado en 2010 por asesinar a su novia adolescente en plena calle. Y en mayo de este año había sido condenado a seis años de prisión por comerico de drogas.

>> Leer más: Un policía contó cuál fue la llave para desentrañar el crimen de Zulatto

El miércoles 29 de mayo, el acusado fue condenado por segunda vez en su vida. El Tribunal Federal Oral 3 (TOF3) de Rosario sentenció a seis años de prisión por comercio de drogas a este licenciado en comercio exterior de 34 años, que en 2010 había recibido 13 años por asesinar a su novia adolescente en plena calle. Ahora deberá cumplir 17 años de pena por la unificación de ambas condenas.

Las apariciones de Soza Bernard en la escena pública estuvieron signadas por la conmoción. La primera fue el 5 de agosto de 2008, cuando esperó a su novia Gabriela Núñez, de 16 años, a la salida del instituto de inglés donde estudiaba la chica en Mendoza al 4800, y la mató de un tiro en la cabeza en San Juan y Sucre. Por ese delito fue juzgado en 2010. Pese a la condena impuesta obtuvo de manera legal salidas transitorias porque estaba estudiando y tenía conducta excelente dentro de la cárcel de Piñero, lo que le permitió ese beneficio.

>> Leer más: Condenan por drogas a Andrés Soza Bernard, implicado en dos asesinatos resonantes

Pero cuando estaba en uso de la libertad condicional quedó involucrado en un nuevo hecho por el cual en diciembre pasado le pidieron prisión perpetua. Se trata del asesinato de Fabricio Zulatto, de 21 años, un jugador de futsal de Newell’s visto por última vez con vida el 9 de agosto de 2016. Apareció muerto de tres disparos en la cabeza una semana más tarde. Al allanar la casa de Soza Bernard en la investigación de este homicidio, un departamento de Santa Fe y Vera Mujica, le incautaron celulares, 604 gramos de marihuana, una bolsita de cocaína y unos 100 mil pesos, además de elementos para fraccionar drogas.

Por estos elementos secuestrados fue juzgado en una jornada única por comercialización de drogas. El Tribunal lo condenó a seis años de prisión. El fiscal federal Federico Reynares Solari había pedido una pena de 8 años.

¿Porqué estaba libre?

Soza Bernard mató a su novia en 2008, fue condenado a 13 años de prisión, y en 2016 fue detenido por volver a matar. ¿Por qué estaba libre? La pregunta se centró entonces en la jueza de Ejecución que autorizó su salida. Pero la magistrada para conceder el beneficio se ajustó a la ley.

La norma establece que la libertad condicional se asigna cuando el preso cumple dos tercios de la pena. Sin embargo la ley de Ejecución fue modificada en 2011 con un instituto que se reconoce como estímulo al estudio. Este apartado implica que se conceden dos meses de cumplimiento de pena por cada curso aprobado que no puede superar los 20 meses.

>> Leer más: Los motivos de la libertad condicional

Soza Bernard realizó numerosos cursos de formación profesional a lo largo de su detención en el Campo Virtual de la UNR al cual accedía con autorización en la biblioteca del penal. Obtuvo así 19 meses de adelanto con esos cursos acreditados mediante certificados: por ejemplo como agente transportista aduanero, despachante de aduana y perito en comercio exterior entre otros.

Esto le permitió salir 19 meses antes de cumplidos los dos tercios con toda legalidad. Accedió al beneficio el 5 de octubre de 2015, o sea, a los siete años de estar detenido. Su comportamiento en ese momento era ejemplar y nunca recibió una sanción disciplinaria. Y los informes para decidir la libertad condicional los impartieron el Organismo Técnico Criminológico y el Consejo Correccional con dictámenes favorables y por unanimidad.

En agosto de 2014 comenzó salidas laborales contratado para tareas administrativas por un estudio de comercio exterior. El juzgado realizó constataciones rutinarias: Soza Bernard siempre estaba allí no solo trabajando sino que su empleadora estaba conforme con su desempeño.

El pasado 29 de mayo fue declarado reincidente lo que impide que reciba beneficios de excarcelación. Además, por entonces, afrontaba el juicio por la muerte de Fabricio Zulatto, por cuyo juicio hoy le dictaron la prisión perpetua.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario