Policiales

Preventiva por matar a un ladrón de cubiertas en la zona noroeste

Un tal Frutilla fue imputado de crimen de Carlos Flores y de herir gravemente a Ismael Altamirano la madrugada del martes pasado en el barrio Ciudad Oculta.

Jueves 15 de Octubre de 2015

La audiencia donde Gastón Nicolás C. fue acusado de asesinar a escopetazos a Carlos Daniel "Tino" Flores el martes a la madrugada en barrio Ciudad Oculta, expuso una vez más las dificultades con la que el sistema procesal penal tropieza al trasladar lógicas jurídicas a realidades sociales marginales. El detenido, que tiene 26 años y es conocido por el apodo de Frutilla, fue acusado por el fiscal Rafael Coria por homicidio agravado por el uso de arma de fuego, dos tentativas de homicidio agravado y la portación ilegal del arma de fuego utilizada y no secuestrada. En ese marco, el juez Luis María Caterina le dictó prisión preventiva sin plazo.

Ciudad Oculta no es sólo un asentamiento pauperizado de la zona noroeste rosarina en la que al caminar por sus pasillos se pueden palpar postergaciones obscenas, sino que es un trozo de tierra regido por la ley del más fuerte o el más astuto. Está en el límite de barrio Rucci y la Zona Cero y allí viven 300 familias en condiciones de marginación y constante migración. Cualquiera que estuvo allí sabe lo complejo que es recrear ese escenario geográfico, sin embargo eso se trató de hacer ayer en una sala de Tribunales.

El señalado. Frutilla no escapa al detenido promedio. Pobre, educación primaria y un trabajo informal como vendedor ambulante. El hombre, según explicó el fiscal, estaba evadido de la cárcel de Piñero desde mayo pasado cuando incumplió una salida transitoria. "Vivo en Salvat al 2500 casa A 46. Tengo mujer y dos hijos, pero no estoy casado", le dijo al juez. En todo momento se mostró como un "hábil declarante", como se conoce en las cárceles a los privados de la libertad conocedores del sistema. Activo, atento a lo que se le planteaba y en constante interacción con su abogado, el defensor oficial Francisco Broglia. Tanto fue así que pidió un bolígrafo a uno de los periodistas para pasarle datos al abogado.

El fiscal Coria acusó a Frutilla de haber atacado con una Itaka a Tino Flores, a Ismael "Tito" Altamirano y a un tal "Jeta", primos ellos, después de que el trío le robara tres cubiertas de un Fiat 147 estacionado cerca de la casa de Frutilla.

 

El hurto.PUNCTUATION_SPACEJeta declaró que cerca de la 1 de la madrugada del martes fue junto a sus primos desde Granadero Baigorria hasta Ciudad Oculta, donde vive la madre de Tino Flores. Que al pasar por uno de los pasillos vieron un Fiat 147 y pensaron que era robado. Entonces fueron a hurtarle las cubiertas. Como no tenían una llave cruz se la pidieron a un vecino y comenzaron a desmontarlas bajo las tenues luces de las viviendas.

"Estábamos sacando la tercera cubierta y de una casa salió un hombre en cuero y short con una Itaka. Hizo un disparo al aire y todos salimos a correr. Escuché un «clack, clack» y el disparo con el que cayó Flores. Volví a escuchar «clack, clack» y un disparo derribó a Ismael Altamirano, que cayó arriba mío. El me dijo: «Corré, salvá tu vida». Y la ropa me quedó llena de sangre y carne. Volví a escuchar «clack, clack» y me corrió casi hasta la autopista", repitió Coria de la declaración de Jeta. "El testigo llegó corriendo hasta su casa", a unas 20 cuadras de la escena del crimen, dijo el fiscal. Aunque antes fue a contarle lo ocurrido a la madre de Flores. Luego se presentó ante la policía y éstos lo llevaron para que indicara de qué casa había salido el agresor. El pibe marcó la casa de Frutilla. En el mismo sentido declaró un hermano de Flores, quien dijo que "todos sabían que Frutilla tenía una escopeta".

Impugnaciones.PUNCTUATION_SPACEBroglia, por su parte, impugnó la orden de allanamiento por la que fue detenido Frutilla tildándola de ilegal ya que fue requerida vía telefónica. Y sostuvo que entre los hechos y la detención de su asistido pasaron tres horas. Además atacó los argumentos del fiscal tildándolos de "raquíticos" y describió al caso como un "hecho confuso". "El testigo nunca pudo precisar de qué domicilio salió la persona que les disparó. Tampoco pudo identificarlo por nombre, apellido o apodo", dijo el abogado. Y pidió la libertad del acusado.

Decisión y testimonio.PUNCTUATION_SPACEEl juez Caterina resolvió en primera instancia dándole la derecha al fiscal al entender que al estar en desarrollo la escena del crimen el pedido de una orden de allanamiento por teléfono, otorgada por el juez Héctor Núñez Cartelle, no era ilegal.

Luego Frutilla pidió hablar. Dijo que él y su familia salieron a mirar después de escuchar los disparos y que la Itaka en cuestión no fue encontrada. "Dicen que me sacaron unas zapatillas manchadas con sangre y yo salí en ojotas", dijo.

Tras escuchar los argumentos de las partes el juez se inclinó por la hipótesis del fiscal y dictó prisión preventiva sin plazos a Frutilla. Ismael Altamirano, en tanto, continúa internado en grave estado en el Heca por los dos escopetazos que lo alcanzaron sobre el costado derecho del abdomen.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS