Policiales

Preso por robo en Rosario Bus implicado en una salidera

De los tres implicados en el atraco a la empresa de transporte en abril pasado, a uno también le achacaron un hecho que pasó desapercibido.

Sábado 13 de Junio de 2015

Los tres hombres acusados de concretar un violento robo en las oficinas de la empresa de transporte Rosario Bus, de donde se alzaron con 600 mil pesos en abril pasado, fueron imputados ayer en Tribunales. Mientras que a dos de ellos le endilgaron ser coautores de "robo agravado por el uso de arma de fuego en un lugar poblado y en banda", el tercero fue imputado de ser "partícipe secundario" ya que entregó datos precisos para concretar el golpe. De los tres, sólo uno transitará la prisión preventiva tras las rejas ya que, además, se lo culpa por una violenta salidera de la que fue víctima un portavalores secuestrado a plena luz del día cuando salía de una reconocida casa de cambios céntrica y a quien despojaron de 20 mil euros y 30 mil reales (ver aparte).

"Estos giles se están llevando una banda de guita". ¿Quién?, pregunta otra voz. "No viste Manzana, ese coso de los colectivos, te acordás que se llevaron 600 lucas".

Esa fue una de las escuchas de las que se valieron los fiscales, entre otras evidencias, para sostener la acusación contra Emanuel O., de 27 años y custodio de la Facultad de Bioquímica; Juan Carlos C., remisero de 40 años; y Guido H., empleado de una panadería, de 27 años. Los tres quedaron implicados en el robo a las oficinas de Rosario Bus, ocurrido en Villa Gobernador Gálvez a las 8 de la mañana del 24 de abril.

En la audiencia imputativa de ayer, el fiscal de la Unidad de Investigación y Juicio Fernando Dalmau describió el modus operandi del grupo. Dijo que todo se planificó a partir de "un dato justo y preciso que aportó uno de los imputados sobre el día y hora en que el dinero estaría a mano", ya que iba a ser destinado al pago de las horas extras de los choferes.

Según la hipótesis fiscal, Juan Carlos C. fue quien le dio esa información al hermano de Emanuel O. (Maximiliano, aún prófugo y con pedido de captura), para que planificaran el atraco. "Ese día ingresó al lugar Emanuel seguido por un cómplice a quien apodan Kelo, y detrás de ellos fueron Guido H. y Maximiliano", relató Dalmau.

Todo filmado. En las cámaras de videovigilancia de la firma quedó registrado que, una vez adentro de la oficina, Emanuel extrajo un arma de fuego y encañonó a uno de los empleados mientras le vociferaba a otro admnistrativo: "Abrime la puerta o le vuelo la cabeza". Otros dos choferes que estaban a punto de cobrar fueron reducidos a punta de pistola y luego maniatados con precintos.

Luego obligaron a los empleados a dirigirse hacia un sector donde se encontraban los billetes. En el camino, los maleantes ejercieron suma violencia sobre otros empleados, a quienes fueron despojando de sus pertenencias. Una vez que se alzaron con el botín, lo cargaron en una mochila y emprendieron la fuga por la ruta 21 en dirección a Rosario y a bordo de un Peugeot 106 bordó que, según se comprobó, era propiedad de Emanuel O. En el trayecto fueron acompañados por un Chevrolet Astra negro cuya titularidad se le atribuye al prófugo Maximiliano O.

La investigación incluyó varios allanamientos a los domicilios particulares de los acusados, donde fueron detenidos al principio de esta semana. En la casa de Emanuel se hallaron un revólver calibre 32 largo, otro calibre 38 y una pistola calibre 9 milímetros aptas para el disparo según las pericias, y otras dos pistolas calibre 22 pero sin capacidad de fuego.

Entre los secuestros también se contabilizó un bolso con precintos plásticos, el Peugeot 106 bordó y el Astra negro, uniformes del Correo Argentino, 56.000 pesos y 3.850 reales, además de otro vehículo adquirido supuestamente con parte del botín.

Cuando a los acusados se les cedió la palabra, prefirieron abstenerse de declarar. Aunque las defensas de Juan Carlos C. y Guido H. relativizaron las escuchas donde aparecen sindicados. "No hay número de referencia, tampoco se sabe de quienes son esos teléfonos", argumentaron los abogados Gonzalo Rucci y Maximiliano Nicossia, antes de pedir por Guido una prisión domiciliaria en virtud de su arraigo y trabajo estable como panadero.

La jueza Marcela Canavesio finalmente hizo lugar a la petición fiscal respecto a la calificación de la imputación contra Emanuel O., y decidió su prisión preventiva sin plazo y de cumplimiento efectivo, luego de rechazar un pedido de la defensa, encabezada por el abogado Hernán Tasada, quien solicitó la morigeración de prisión por una domiciliaria porque "es sostén de familia y padece un cuadro de asma". No obstante, ordenó que lo sometan a un examen médico forense para determinar la gravedad de la afección que padece y el tratamiento necesario para el caso.

Roles diferentes. Respecto de Guido H., también acusado de encubrimiento (hallaron en su poder ropa robada en un local céntrico), la jueza admitió un acuerdo de partes para que transite la medida cautelar en su domicilio, cuya garantía personal ofreció su madre.

Y mientras para el remisero Juan Carlos C. el fiscal pidió se lo acuse de "partícipe necesario" por facilitar la información para el atraco, la jueza evaluó que la banda "podía obtener esa información igualmente por otros medios", y encuadró la conducta como "partícipe secundario". Por eso la magistrada ordenó su libertad aunque sigue ligado al proceso y deberá pagar una caución de 20 mil pesos a depositar en el banco Municipal de Rosario.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS