Policiales

Preso por asesinar a un almacenero en el robo a su comercio

La detención del muchacho se produjo luego de que un llamado a la Central de Emergencias del 911.

Sábado 19 de Octubre de 2019

Poco después de las 2.30 de ayer Alan B., de 24 años, fue detenido cuando se encontraba robando dentro de un local comercial de la zona oeste. En su poder tenía dos armas de fuego, y cuando los policías que lo apresaron consultaron sus antecedentes supieron que sobre él pesaba un pedido de captura originado en el crimen de un almacenero ocurrido en agosto en Gaboto al 6000 por lo que quedó tras las rejas y el martes será imputado por la fiscal Marisol Fabbro.

   La detención del muchacho se produjo luego de que un llamado a la Central de Emergencias del 911 alertara de su “sospechosa” presencia en un local de Provincias Unidas y Riobamba. Mientras las cámaras de videovigilancia ubicadas en esa esquina registraban la actitud del joven, un patrullero llegó al lugar y lo detuvo.

   Alan B. tenía en su poder dos revólveres calibre 22, uno de ellos cargados, dinero en efectivo y tres celulares. Inmediatamente, desde la misma Central de monitoreo se les informó que el muchacho tenía una orden de captura por el crimen del almacenero Juan Domingo Colombo, quien tenía 70 años y fue apuñalado en su casa la madrugada del 3 de agosto pasado.

Feroz

El asesinato de Juan Domingo Colombo sumió a su familia y al vecindario de barrio Triángulo en un indignante dolor. Ocurrió entre las 4 y las 4.30 del 3 de agosto cuando uno de los hijos del almacenero, quien reside junto a su familia en el piso superior del inmueble de Gaboto 6042, advirtió ruidos extraños y el ladrido del perro de la casa. Cuando se despertó y se dirigió a una habitación en la cual su padre preparaba algunas viandas que vendía en el local, se topó con el cuerpo sin vida del hombre, asesinado con inexplicable ferocidad, repleto de heridas de arma blanca.

   Según la investigación, a él o los autores del homicidio los habría movilizado el robo como primera intención tras ingresar a la propiedad por un ventiluz. Luego del atroz ataque se llevaron unos pocos pesos que guardaba el comerciante.

   Colombo llevaba 40 años residiendo en el mismo lugar junto a su esposa, sus tres hijos y sus cinco nietos. Trabajaba desde las 6 de la mañana hasta las 21, cuando cerraba el local para cenar en familia e irse a descansar para volver a la rutina pocas horas después.

   En los primeros momentos del episodio sangriento nadie supo explicar si Colombo se resistió al atraco, pero los forenses constataron que recibió una respuesta atroz. Recibió puñaladas en el tórax, la espalda y la cabeza. Y según los datos preliminares, los asesinos robaron una escasa cifra de dinero.

   Una nuera de la víctima que el día del hecho habló con La Capital refirió que desde hacía algunos meses el barrio era escenario de hechos de inseguridad como arrebatos, robos y gente caminando por los techos. Pero nunca se había llegado al extremo de la muerte. “Hace tiempo que se terminó el barrio tranquilo. Todos los días roban en la calle, hay arrebatos, entran a las casas, y la policía brilla por su ausencia. Acá estamos olvidados”, clamó una vecina del almacenero al cronista de este diario.

   La investigación del crimen quedó en manos de la fiscal de Homicidios Marisol Fabbro, que en principio ponderó el robo como móvil principal del crimen y que el lunes imputará por el hecho al ahora detenido Alan B.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS