Policiales

Postergan la decisión de llevar a juicio a un agente por doble crimen

El policía Alejandro Rubén Bustos es el principal acusado de acribillar a Emanuel Medina y David Campos en la zona sur.

Jueves 24 de Octubre de 2019

El policía Alejandro Rubén Bustos, principal acusado de acribillar a Emanuel Medina y David Campos tras una persecución ocurrida hace dos años en la zona sur de la ciudad, seguirá en una clínica psiquiátrica privada al menos hasta el lunes. Ese día será la audiencia preliminar al juicio oral en la que se resolverá, precisamente, si está en condiciones de ser juzgado o es inimputable. Así lo resolvió ayer el juez Hernán Postma ante el pedido de la querella y la fiscalía (basado en recientes informes) para que el imputado fuera externado de la institución donde está con custodia y vuelva a una cárcel donde se le puede proporcionar el tratamiento que necesite.

El juez consideró que el ámbito para definir la imputabilidad o no de Bustos es "la audiencia preliminar que será en cinco días". Evaluó que la causa por la que el policía debe estar preso no está definida aún y sostuvo que no era momento de decidir dónde debe estar alojado.

Por eso requirió para el lunes la presencia de los peritos de parte, de los profesionales que lo tratan en la clínica Avenida y de la junta de salud mental que dictaminó que al momento de los hechos el policía "no estaba en condiciones" de portar armas y que "no resulta aconsejable" su participación en el juicio porque tiene "afectada la comprensión de los hechos".

El 23 de junio de 2017 Campos y Medina se estrellaron contra un árbol a bordo de un Volkswagen Up tras 40 minutos de persecución por la zona sur. El auto fue rodeado por policías que dispararon a mansalva. Medina, de 32 años, recibió nueve plomos; Campos, de 28, cinco. Las pericias arrojaron que siete de esas balas fueron disparadas por Bustos y una por Leonel Emiliano Mendoza. Ambos están imputados de homicidio calificado por abuso de la función policial, un delito que prevé prisión perpetua. Otros 19 efectivos del Comando Radioeléctrico y la Policía de Acción Táctica que estuvieron en la escena están en libertad e imputados de encubrirla.

Idas y vueltas

La controversia sobre la inimputabilidad o no de Bustos lleva varios meses de informes médicos con interpretaciones dispares, al punto que ya fue derivado dos veces de cárceles a instituciones psiquiátricas. En ese contexto la querella que representa a los familiares de las víctimas, representada por Santiago Bereciartúa, pidió la audiencia para que fuera llevado otra vez al ámbito penitenciario.

En la institución donde está alojado han recomendado varias veces que, "desde el punto de vista terapéutico no es aconsejable" que siga allí y que "el cuadro por el que fue internado no está vigente".

Asimismo, el mes pasado el Servicio Penitenciario afirmó en una nota que no sólo puede alojar y tratar a Bustos sino además que no puede asegurar una custodia adecuada en la clínica, por lo cual hay cierto riesgo de fuga. Por ello la querella pidió la externación del acusado.

El fiscal Adrián Spelta adhirió a ese planteo. "Bustos merece un tratamiento, se lo daremos, pero no en la clínica porque quienes lo tratan en ese lugar dicen que no puede estar allí", resumió. Y pidió que siga en prisión preventiva en el ámbito penitenciario.

El defensor Juan Ubiedo, en tanto, aludió a la junta de salud mental que evaluó que Bustos no está en condiciones de afrontar un juicio. Reseñó que desde 2013, por situaciones traumáticas que vivió en su trabajo, tuvo que haber recibido una readecuación en sus tareas y no estar en la calle portando armas. "Estamos discutiendo cosas que ya fueron resueltas, apeladas y confirmadas tres veces", dijo el abogado al pedir que siga internado.

En su réplica, Bereciartúa dijo que esos informes médicos tienen un año y que las personas evolucionan. "Nuestro pedido se basa en informes recientes", alegó, en sintonía con Spelta.

Puesto a resolver, Postma optó por esperar hasta el lunes, día fijado para definir cómo se llevará adelante el juicio. En este caso no sólo será el momento de proponer las pruebas como se suele hacer en las audiencias preliminares sino que se va a definir _nada menos_ si el principal acusado se sentará o no en el banquillo. En tal sentido, el juez pidió la presencia de todos los peritos que han evaluado a Bustos para saber si está en condiciones.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS