Policiales

Por una vieja bronca, dos familias se pelearon a tiros frente a la comisaría 12ª

Dos familias que se enfrentan a tiros y golpes desde hace al menos diez años en barrio Ludueña volvieron a hacerlo el domingo, con el resultado de diez demorados y una mujer herida. Los involucrados viven en Solís y Casilda, frente a la comisaría 12ª, donde ocurrió el tiroteo. El domingo hubo dos reyertas, una a tarde y otra a la noche, con una réplica la mañana del lunes. La primera fue a golpes a golpes, puñetes y palazos; la segunda se extendió unos 15 minutos durante los cuales "directamente empezaron a los tiros", comentaron los vecinos. En ese marco, se secuestraron una pistola calibre 9 milímetros y un machete.

Martes 11 de Agosto de 2020

Dos familias que se enfrentan a tiros y golpes desde hace al menos diez años en barrio Ludueña volvieron a hacerlo el domingo, con el resultado de diez demorados y una mujer herida. Los involucrados viven en Solís y Casilda, frente a la comisaría 12ª, donde ocurrió el tiroteo. El domingo hubo dos reyertas, una a tarde y otra a la noche, con una réplica la mañana del lunes. La primera fue a golpes a golpes, puñetes y palazos; la segunda se extendió unos 15 minutos durante los cuales "directamente empezaron a los tiros", comentaron los vecinos. En ese marco, se secuestraron una pistola calibre 9 milímetros y un machete.

El primero de los encontronazos fue pasadas las 17, pero "la policía salió de la comisaría y pudo dispersar a las familias, por eso la cosa quedó ahí", comentó un vecino. En ese marco una mujer se cruzó hasta la seccional y denunció a un hombre de la familia rival por haberle golpeado la puerta, amenazarla de muerte y romper una ventana de su casa.

La denunciante resultó baleada en el enfrentamiento posterior, registrado sobre las 21. En este caso se suscitaron corridas y balazos y, según los vecinos, "los milicos no respondieron ni usaron escopetas." En la escena el personal de la Agencia de Investigación Criminal recolectó unas 20 vainas 9 milímetros y un arma blanca tipo machete.

"La policía ni salió ni hizo nada. Cada vez que roban acá en la esquina de Casilda los policías ni se asoman y cuando estas familias se pelean los milicos no se enteran"., comentaron otros vecinos. Sin embargo luego de la fachada de la comisaría fuera alcanzada por balas los uniformados demoraron a ocho hombres y dos mujeres, que a media mañana del lunes recuperaron su libertad.

Antiguo conflicto

El conflicto entre estas familias es antiguo y algunos testimonios echaron luz sobre los probables motivos. "Una de las familias tiene un búnker donde venden drogas en la villa que está detrás de la comisaría y son pesados. Es más, cuando los liberaron el lunes, fueron hasta el kiosco que tiene la otra familia y les rompieron y les robaron todo".

La versión fue rechazada por integrantes de la familia que supuestamente regentea el búnker. "No es verdad. Ellos son los que andan armados y no sabemos por qué nos odian", respondieron.

En medio del tiroteo Nilda V., de 60 años, fue baleada en su casa. Según denunció la tarde del domingo habría entrado un miembro de la otra familia y le disparó en la pierna izquierda. La mujer fue derivada al Hospital Alberdi.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario