Policiales

Ponen una piedra sobre la autopista a Córdoba y asaltan a dos parejas en su auto

Una vez más uno de los accesos a la ciudad de Rosario se convirtió en una trampa para automovilistas. Una inmensa piedra colocada en medio del pavimento obligó al conductor de un Peugeot 207, oficial de Prefectura Naval, a detener la marcha en la autopista a Córdoba, poco antes de llegar a la avenida de Circunvalación.

Jueves 06 de Enero de 2011

Una vez más uno de los accesos a la ciudad de Rosario se convirtió en una trampa para automovilistas. Una inmensa piedra colocada en medio del pavimento obligó al conductor de un Peugeot 207, oficial de Prefectura Naval, a detener la marcha en la autopista a Córdoba, poco antes de llegar a la avenida de Circunvalación. Entonces, el hombre, su esposa y una pareja que los acompañaba, fueron abordados por una banda de delincuentes que le robaron todas sus pertenencias. El hecho ocurrió la noche del martes y culminó con un intercambio de disparos entre los ladrones y sus víctimas que no arrojó heridos.

Todo ocurrió a las 22.45 del martes cuando el ayudante de 1ª de Prefectura Naval Nelson Eduardo Ch., de 43 años, conducía un Peugeot 207 por la autopista Rosario-Córdoba, en dirección al este. El hombre iba acompañado por su esposa, otro agente de la misma fuerza de seguridad fluvial identificado como Marcelo Alejandro P., y la mujer de éste.

Según fuentes policiales, unos 300 metros antes de llegar a la avenida de Circunvalación, el auto impactó contra una gran piedra que había en el medio del pavimento y eso lo obligó a detener la marcha sobre la banquina para constatar si el vehículo había sufrido algún daño. En ese momento, las dos parejas fueron abordadas por un grupo de entre 5 y 6 maelantes armados que salieron de un pastizal que se erige a pocos metros del asfalto.

Bajo amenazas, los ocupantes del Peugeot fueron obligados a descender del auto y entonces los maleantes les robaron todas sus pertenencias. Según la denuncia, radicada en la comisaría , les llevaron dinero en efectivo, teléfonos celulares, cámaras digitales de fotografía y otras cosas de valor.

Aunque los agentes de Prefectura no se identificaron como tales al momento de ser atacados, una vez que los ladrones emprendieron la huida les dieron la voz de alto y pretendieron correrlos. Pero desde el medio de los pastizales llovieron sobre ellos varios balazos que los intimidaron y, ante la posibilidad de que alguna de las mujeres resultara herida, desistieron de su intento.

Hecho repetido. El ataque de la noche del martes ocurrió a tan sólo 17 días de que el conductor de un Volkswagen Passat sufriera un hecho similar en la avenida de Circunvalación, a la altura de Uriburu. Ocurrió en las primeras horas del sábado 19 de diciembre cuando el auto que manejaba Daniel D—Accorso fue blanco de un proyectil que pegó debajo del auto.

"En una subida pronunciada entre Presidente Perón y Uriburu tiraron un adoquín grande, no lo pude esquivar y pegó debajo del auto. Para que no me roben seguí unos 500 metros, hasta la bajada de Uriburu, donde el auto se paró porque tiene un sistema que corta la bomba de combustible para que no se prenda fuego. Se destrozó el motor", relató entonces el chofer a LaCapital.

"Como se acercaron policías no nos asaltaron. Pero los del obrador (de la Circunvalación) me dijeron que hubo varios casos que terminaron en robos", relató el conductor.

Tras ese hecho, la Jefatura de Unidad Regional II dispuso reforzar la vigilancia en la avenida de Circunvalación y dispuso la presencia de un patrullero de la Agrupación Cuerpos entre las 20 y las 8 de cada día a fin de disuadir en la zona acciones delictivas de ese tipo.

Trágico

El 31 de enero de 2010 Claudio Omar Frutos conducía un Chevrolet Corsa por el acceso Sur. Regresaba junto a su familia a su casa de La Plata tras pasar sus vacaciones en casa de allegados, en San Carlos Centro. Entonces, a la altura de avenida Uriburu, un adoquín partió el parabrisas del vehículo y le provocó heridas mortales. Tras ello, los maleantes desvalijaron a las víctimas. Por el hecho, Nahuel David Santamaría, de 18 años, y Rodrigo Nicolás Olguín, de 19, serán sometidos a un juicio oral y público acusados de robo calificado por homicidio.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario