Policiales

Polémica decisión de llevar una bala en la recámara del arma

Una resolución de Víctor Sarnaglia, jefe de la policía de la provincia, despertó una polémica que tuvo rápida respuesta de la titular de la Secretaría de Derechos Humanos de Santa Fe, Lucila Puyol.

Miércoles 15 de Enero de 2020

Una resolución de Víctor Sarnaglia, jefe de la policía de la provincia, despertó una polémica que tuvo rápida respuesta de la titular de la Secretaría de Derechos Humanos de Santa Fe, Lucila Puyol. El máximo responsable de la fuerza firmó la orden por la cual los agentes podrán tener una bala en la recámara de sus armas preparadas para disparar. Mientras que la funcionaria sostuvo mediante Twitter que "la mano dura no sirve y no resuelve los problemas de seguridad".

La resolución de Sarnaglia instruye "a todo el personal policial a que, según la situación en la que se proceda y los criterios de seguridad y de integridad física propia y de terceros, se habilite a dilucidar la posibilidad de poseer cartuchos (provistos oficialmente) en recámara".

En declaraciones a La Ocho la mañana de ayer Sarnaglia sostuvo que su decisión fue dejar sin efecto una orden "arbitraria e ilegal de 1998 que por razones equivocadas prohibía a los policías usar cartuchos en la recámara de sus armas reglamentarias". Y explicó: "Nosotros no decimos que lo usen pero si un ciudadano tiene autorización para portar armas y la lleva preparada para disparar, si un vigilador privado también lo hace, si un delincuente anda con un arma ilegal y mata, ¿yo le puedo prohibir a un policía que lo haga cuando debe proteger la vida de terceros y la propia".

"Pone en riesgo a todos"

Sarnaglia contextualizó su decisión en "la actual situación de inseguridad reinante y de violencia inusitada en la provincia, por lo que queremos resguardar la seguridad de la población y del personal policial" mediante "la unificación de criterios de actuación y protocolos de actividad".

Quien respondió a esa decisión fue la secretaria de Derechos Humanos de la provincia, Lucila Puyol, quien expresó en Twitter: "Como dijo el presidente (Alberto Fernández), la mano dura no sirve y no resuelve los problemas de seguridad. Llevar una bala en la recámara no garantiza la seguridad de la policía, menos de la población, al contrario, la pone en riesgo".

En ese sentido Sarnaglia dijo que el tema del gatillo fácil "es un delito y para eso está la Justicia y la aplicación del Código Penal. Nadie que esté decidido a cometer un hecho de violencia le va a prestar atención a una decisión administrativa del jefe de la policía porque nadie pide permiso para delinquir".

Finalmente, el ministro de Seguridad Marcelo Saín se refirió al tema la tarde de ayer avalando la decisión de Sarnaglia: "No tenemos temor de que ésto genere enfrentamientos, sólo queremos dotar a la policía de todas las herramientas necesarias para que responda al gatillo fácil de la delincuencia, es solamente una cuestión técnica".

Y agregó que "se está elaborando un protocolo de uso por parte de la fuerza de las armas letales e instrumentos no letales en defensa de la seguridad pública. Queremos que se esté presto para responder a eventos que necesiten el uso del arma de fuego".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario